A Bielsa lo que es de Bielsa: Leeds regresa a la Premier League –


Esta «Premier Leeds» se corresponde con una siembra ilustre y fecunda: merecida por el propio camino repaso en el Championship y de corte vindicatorio de la deuda eterna que le endilgan al rosarino sus detractores.

La conquista incluso estará acompañada por la chapa de campeón de la categoría en caso que Brentford -tercero- resigne algún punto mañana en su invitado a Stoke City o correctamente el domingo si el propio Leed suma al menos un igualada en campo del Derby County.

Convencido, formado, dedicado, pedagogo y carismático a su pesar, Bielsa goza del logro recién llegado a su puerta a tres décadas de su primicia como preparador de Newell’s y a pocos días del cumpleaños 65, que será el martes próximo.

Un Bielsa biológicamente otoñal y pasionalmente verde, en la medida que se alude a un animal futbolero de los que sólo persiguen horizontes capaces de potenciar lo propio sin dejar de honrar las expectativas de sus contratantes.

Un Bielsa, que no es el portador de las mejores respuestas a las peores preguntas, pero siquiera, ni de acullá, un exclusivo producto de la sobreactuación del laboratorio y el método.

Aceptadas las legítimas objeciones a una forma de concebir el fútbol y a los alcances de sus derivas -eso que a grandes trazos se entiende como “los resultados”-, es inaceptable, injusto por donde se mire, subsumir su carrera en la estrepitosa caída del Mundial 2002.

Han pasado 18 abriles del Waterloo de Migayi, habían pasado 12 abriles desde sus primeros pasos en el fútbol profesional y desde septiembre comenzará a escribir páginas en un universo, el de la agrupación veterano de la tierra de los inventores del gozne de la pelota número 5, que lo recibirá con respeto y valoración.

Con el mismísimo Pep Guardiola a la persona, que en enero extremo, cuando Manchester City cedió a préstamo a Ian Poveda, dijo que para el joven sería “increíble” hacer su experiencia con uno de los mejores entrenadores del mundo.

En esa Premier League, y el reseña brinco a la clarividencia, de magras estadísticas en materia de técnicos argentinos: casi nada si los cordobeses Osvaldo Ardiles y Mauricio Pellegrino y el santafecino Mauricio Pochettino en Tottenham Hotspur y al que Bielsa, tan luego, orientó desde las divisiones menores de Newell’s, promovió e impulsó en dirección a los mejores abriles de su trayectoria de defensor central internacional.

Devenido Gran DT, en la cresta de la ola en los Spurs, Pochettino se deshizo en palabras de elogio para con Bielsa, al punto de ponerlo a la misma categoría de próceres como Carlos Salvador Bilardo y César Luis Menotti: “Marcelo es como mi padre, un segundo padre. Es un gran director técnico y es mi deseo que haga un trabajo fantástico y cambie la realidad del Leeds. Lo quiero y siempre lo voy a querer”.

Y vaya si Bielsa ha cambiado la sinceridad de un elefante dormido que tras su cresta de la ola en no menos de cuatro décadas del Siglo XX había sufrido una caída evadido que incluso puso en aventura su existencia misma; al Leeds que puso de pie y llevó a la Premier tras 16 temporadas al mando de una materia prima de lo más temporal.

Para conocimiento de legos, despistados y malintencionados, el plantel del Leeds United que hoy celebra el avance no consta entre los de veterano función ni el sostenido por un suspensión presupuesto destinado a los refuerzos.

Lo cual, por añadidura, invita a recordar que Leeds es un equipo de autor por la reconocible impronta de su breviario, más fundamentalista en el Championship aludido, el que terminó en secreto de autodestrucción, quizá más pragmático hoy, pero siempre inspirado en los pilares de la franqueza en pos de la tenencia de la pelota y el ataque denodado, en la intensidad y en definitiva en esa regla de oro que da en denominar “ejercer el protagonismo”.

Luego, la aseveración de Pochettino, la que lo destaca en el mismo rango que Bilardo y Menotti, es igual de indemostrable que de fortalecida por un punto de meridiana claridad: en términos de cultivo de trabajo propiamente dicho y de prestigio acumulado en el extranjero, lo de Bielsa se inscribe a la categoría de los mejores técnicos argentinos de todos los tiempos.

“Loco”, llaman a Bielsa, pero no todos los locos son Bielsa: el 90% de los jugadores que ha dirigido estiman su huella y lo aprecian, un estadio lleva su nombre, le han dispensado 18 libros y hasta ha sido admirado en Game of Thrones: en una entrevista para la televisión, el actor anglosajón Nikolaj Coster-Waldau, el que se puso en la piel de Jaime Lannister, habló de un “tipo al que hay prestar atención, llamado Bielsa, que llega y mágicamente transforma el mundo en algo grandioso. Y luego todos diremos: ¡confiamos en Bielsa!”.

Coster-Waldau es sólo uno de los miles y miles de seguidores del Leeds United que a estas horas levantan una copa acompañada por otras copas y en otras geografías, puesto que si no se ha subrayado hasta aquí, por raro que parezca, en todo caso igual de raro que de palpable, este señor con triunfo de desangelado, al que el Dios Fútbol mucho le ha quitado y hoy le da, dispone del infrecuente privilegio de ser un técnico con hinchada propia.



FUENTE

Be the first to comment on "A Bielsa lo que es de Bielsa: Leeds regresa a la Premier League –"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*