Acechado, renunció el gobierno del Líbano  | Lo anu…


 El primer ministro libanés, Hassan Diab, anunció la renuncia de su gobierno tras la partida de varios ministros y las protestas sucesivas por la devastadora acceso ocurrida hace seis días en Beirut.

El presidente del gobierno, que se presenta como independiente, culpó a la clase política tradicional de su fracaso, y arremetió contra la «corrupción» que llevó a este «terremoto que golpeó al país».

«Hoy, anuncio la dimisión de este gobierno», dijo en un discurso televisado. «La catástrofe que afectó a los libaneses en el corazón ocurrió a causa de la corrupción endémica en la política, la administración y en el Estado», añadió Diab, profesor universitario que formó su junta en diciembre de 2019, en respuesta a la ola de protestas que estalló en el país el 17 de octubre en contra de la clase política tradicional. 

«Algunos no han leído bien la revolución de los libaneses del 17, era contra ellos, pero no lo entendieron», agregó siempre sin dar nombres.

Responsabilizó de la catástrofe de Beirut a la «clase política» que «lucha con todos los medios sucios» y subrayó que su Gobierno tecnócrata hizo «todo lo que pudo por salvar el país», pero hay una «gran barrera» frente al cambio.

Este gobierno que se presentó como un equipo de tecnócratas tuvo que negociar las carteras con un solo campo político, el movimiento chiíta del Hezbolá y sus aliados, especialmente el partido presidencial, la Corriente patriótica vacuo (CPL).

Tras anunciar su audacia, Diab se reunió con el mandatario del país, Michel Aoun, en el palacio presidencial para informarle oficialmente de la audacia. Aoun aceptó la renuncia del gobierno, pero le pidió que siga en funciones hasta la formación de un nuevo Ejecutivo.

Cuando Diab iniciaba su discurso, se registraron choques en el centro de la ciudad en los alrededores del parlamento. Manifestantes lanzaron piedras contra las fuerzas de seguridad que replicaron con gases lacrimógenos.

«¡Renunció, renunció!», gritaba Rasha, de 27 primaveras, en medio de unos tímidos gestos de celebración, mientras un centenar de manifestantes se enfrentaba con las fuerzas de seguridad. «Lo que pasó ahora tendría que haber pasado antes. La explosión mató a gente y por eso dimiten, pero no es suficiente. Todo el sistema debe cambiar, empezando por el presidente hasta los diputados», afirmó Rasha, mientras se aleja con prisa del centro de los disturbios.

Esta renuncia no daría satisfacción al movimiento de protestas que pide la salida de toda la clase política acusada de corrupción e incompetencia.

Cuatro miembros de su junta ya habían dimitido luego de la acceso del 4 de agosto que provocó la asesinato de al menos 160 personas y 6.000 heridos y reactivó las protestas populares.

Casi una semana luego de la acceso, las autoridades libanesas acusadas de corrupción e incompetencia por la ciudadanía aún no respondían con claridad a la pregunta que se hace todo el mundo: ¿por qué una enorme cantidad de azoato de amonio se encontraba almacenada en el puerto de la hacienda libanesa?

La acceso de casi 3.000 toneladas de azoato de amonio que estaban almacenadas en el puerto desde 2014 sin las debidas medidas de precaución, tal y como admitió Diab el día de los hechos, ha generado un sorpresa dominó, mientras el número de muertos sigue creciendo.

El Ministerio de Salud elevó ayer a 220 los fallecidos y señaló que ya hay «menos de veinte» desaparecidos, aunque sigue la búsqueda de cuerpos bajo los escombros tras la catástrofe, que causó encima más de 7.000 heridos.

El Ejército libanés anunció en un breve comunicado que equipos de rescate militares de este país, inmediato a los grupos de búsqueda de Francia y Rusia, recuperaron cinco cadáveres.

Tras las tensas manifestaciones de sábado y domingo, los ministros de Finanzas, Ghazi Wazni, y de Justicia, Marie-Claude Najm, anunciaron su dimisión, lo que elevó a cuatro las renuncias de integrantes del ejecutor. El domingo ya habían anunciado su marcha del ejecutor la ministra de Información, Manal Abdel Samad, y el de Medio Ambiente, Damianos Kattar. Nueve diputados además renunciaron a su cargo.

El primer ministro había asegurado que estaba dispuesto a mantenerse dos meses en su cargo hasta la estructura de elecciones anticipadas.

En las protestas del fin de semana, reprimidas por las fuerzas de seguridad, los manifestantes clamaban venganza contra una clase política acorralada.

«Todos quiere decir todos», gritaban los manifestantes que desconfían de la clase política.

En el división de la acceso, los socorristas perdieron la esperanza de encontrar a nuevos supervivientes. Quedan menos de 20 personas desaparecidas, según las autoridades.



FUENTE

Be the first to comment on "Acechado, renunció el gobierno del Líbano  | Lo anu…"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*