Ahora están las bases para cerrar un acuerdo


P.: ¿Cree entonces que a partir de ahora el acuerdo con los bonistas está más cerca?

E.C.: Hay muchas cosas que son inciertas, porque hay muchos bonistas que no están representados por los grupos y hay algún que otro fondo que está más duro, pero pienso que ahora las bases están para cerrar un acuerdo. Puede ser un acuerdo total o eventualmente podría ser parcial. De todas formas, tengo esperanzas que se llegue a un acuerdo en el corto plazo.

P.: ¿Cuál sería el impacto en el sector privado?

E.C.: La reacción ya la vimos hoy (por ayer) sin un acuerdo porque los mercados respondieron muy acertadamente. Es un paso en la dirección correcta. Después tiene que venir el acuerdo con el Fondo y por postrer debe venir un software crematístico. La situación del mundo es complicada; la de Argentina, más. La caída del Producto va a ser de dos dígitos. Estamos delante una crisis histórica y no tenemos posibilidad de financiarnos, entonces se ha emitido de más. En este situación no va a ser realizable enhebrar un software crematístico, pero hay que hacerlo. Si Argentina arreglara con el Fondo y pudiera obtener algunas líneas de financiación internacionales, aunque el monto sería más pequeño que el de países vecinos, pero por lo menos sería una ayuda, y con un software crematístico sensato, habría un cambio de expectativas para mejor. Porque hasta la semana pasada, las expectativas eran muy malas y ahora puede tener con esta sucesión de cosas, un cambio de expectativas significativo. Entonces, podríamos comenzar un camino en la dirección correcta.

P.: Cuando hace mención a un plan crematístico sensato, ¿de qué tipo de plan deje?

E.C.: Desde el aspecto monetario hay que contrapesar el exceso de radiodifusión durante los próximos meses. Sobre todo a partir del año que viene. Y posteriormente, hay que hacer una reforma impositiva. Lamentablemente hay una presión impositiva que no funciona. El Gobierno debería ser creativo y por lo menos tener algunos alicientes impositivos para la inversión, para nuevos proyectos. Por ejemplo, en Uruguay, en materia de construcción, hay grandes incentivos fiscales para la coexistentes de empleo. Porque lo que va a humillar es empleo. Ahora están las moratorias impositivas que se anunciaron, pero es una frazada corta porque el Estado no tiene bienes. Hay que ser creativos, hay que ser ortodoxos asimismo en materia monetaria, en disciplina fiscal. Pero asimismo hay que darle oxígeno al sector privado, que es el que está más magullado. Caso contrario, va a ser muy difícil divertir un circunstancia de inversión.

P.: Las iniciativas del Gobierno, vinculadas a un pacto social y empresarial, ¿cómo las evalúa?

E.C.: Pienso que eso se hace por sector. Estamos en una emergencia económica y social y hay que tener flexibilidad de todos los sectores para entrar a la salida más auspiciosa. Tenemos por todos lados enormes limitaciones, por el estropicio de la recesión, que obviamente disminuye la demanda. El sector divulgado recauda menos, el patrón no tiene ventas pero tiene que respaldar los sueldos, la parentela se queda sin empleo. Es una situación complicada, donde hay que instrumentar programas especiales, de apoyo, de ayuda. Va a ser una salida lenta. En el mejor de los casos, sería una recuperación lenta, pero lo importante es estar en la dirección correcta.



Click aqui para ir a la notificación diferente

Be the first to comment on "Ahora están las bases para cerrar un acuerdo"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*