Amigas, rivales y campeonas: las hermanas Serena y Venus Williams, leyendas que cambiaron el tenis mundial


El mundo de la pala está satisfecho de grandes rivalidades. Pero ninguna tan exclusivo como la de Serena y Venus Williams, marcada no solo por la competitividad y los duelos adentro de la cancha, sino incluso por un vínculo allegado muy esforzado. Las hermanas estadounidenses dieron juntas los primeros pasos en este deporte, se transformaron en dos estrellas que revolucionaron el tenis femíneo y construyeron un historial de enfrentamientos con capítulos emocionantes. Este jueves, desde las 13.30 de la Argentina, se verán las caras por 31° vez, en los octavos de final del Abierto de Lexington.

Serena (38 primaveras), la pequeño, pero quien más títulos y logros lleva acumulados en su carrera, venció en el primicia a su compatriota Bernarda Pera, 13 primaveras pequeño que ella, en un partido en el que fue de menos a más. Fue el primero para ella desde febrero, luego del parate por la pandemia de coronavirus. Venus, la longevo, se impuso frente a Victoria Azarenka en cómodos dos sets y demostró que a los 40 primaveras sigue siendo competitiva. Ahora chocarán entre sí por primera vez desde 2018.

Cuenta la epígrafe que tras ver en televisión por casualidad una final de tenis femíneo que le dejó a la ganadora un premio de 40,000 dólares, Richard Williams soñó en 1978 que su esposa Oracene y él tendrían dos hijas, que se convertirían en dos grandes campeonas de tenis. Y aunque él no sabía absolutamente mínimo de ese deporte ni las niñas estaban en los planes de la pareja, decidió ponerse a trabajar para hacer verdad ese sueño.

Leyó todo lo que encontró sobre tenis, miró cuanto video se cruzó en el camino y hasta tomó clases para entenderlo mejor. Y hasta convenció a su mujer de agrandar la grupo. Así, el 17 de junio de 1980, cerca de dos primaveras posteriormente de ese sueño profético, nació Venus. Y el 26 de septiembre de 1981, Serena.

Serena y Venus Williams, con su padre Richard en un entrenamiento en el Abierto de Estados Unidos, en 2002.
Foto AFP

Serena y Venus Williams, con su padre Richard en un entrenamiento en el Abierto de Estados Unidos, en 2002.
Foto AFP

Cuando sus hijas tenían 4 y 5 primaveras, Richard puso en destreza el plan y comenzó a entrenarlas con métodos que incluían no solo lecciones de tenis sino incluso ejercicios de fútbol sudaca y básquetbol para potenciar sus físicos. Desde muy pequeñas les enseñó a ser competitivas, a dejar todo en la cancha para vencer, a trabajar y entrenar muy duro para aparecer a ser las mejores. Pero incluso a dejar la rivalidad en la cancha, porque la grupo es más importante.

Los métodos de entrenamiento de Richard fueron el centro de las críticas de muchos, que lo trataron de compensador y manipulador y lo acusaron de «torturar» a sus hijas para conseguir su objetivo. Y hasta de manipularlas y arriesgarse de antemano quién ganaría los duelos entre ambas en los primeros primaveras de sus carreras. Sin bloqueo, las hermanas nunca hablaron mal de su padre y siempre tuvieron una excelente relación con él.

Más allá de las controversias, el plan de Richard funcionó. Venus debutó como profesional en 1994 y asombró con su talento y su capacidad física. Y tres primaveras más tarde entró en secuencia Serena, que opacó un poco la transformación de su hermana y terminó convirtiéndose en una de las mejores jugadoras de la historia.

Muchos hablaron de celos y hasta de peleas entre ambas, pero quienes mejor las conocen aseguran que siempre se apoyaron y nunca dejaron que los enfrentamientos deportivos afectaran su relación.

Venus perdió ante Serena en la tercera ronda del US Open 2018. Igual la alentó desde la tribuna en la final. 
Foto AFP

Venus perdió frente a Serena en la tercera ronda del US Open 2018. Igual la alentó desde la tribuna en la final.
Foto AFP

«Normalmente, le pido a la gente que me aliente. Pero ahora le digo que apoye a quien quiera. Nunca voy a hinchar en su contra, no importa en qué situación estemos. Y creo que esa es la parte más difícil de estos partidos: cuando realmente querés que alguien gane, pero al mismo tiempo sabés que tenés que vencerla. Y sé que ella siente lo mismo, siempre me está alentando», comentó Serena en la previa del posterior partido que jugaron, en la tercera ronda del US Open 2018.

Las Williams siempre presentaron un frente unido. En Indian Wells 2001, Venus, de 20 primaveras, se retiró minutos ayer de la semifinal contra Serena, de 19. El notorio lo entendió como un montaje para que fuera la pequeño de las hermanas quien llegara a la final. Y durante ese partido los espectadores mostraron sus descontento con insultos racistas contra Serena y su grupo. 

Dolida, la pequeño decidió no retornar a divertirse -al menos por un tiempo- en el desierto californiano. Y la longevo, que había vivido esa final en la tribunas y había sufrido incluso en primera persona las palabras de los espectadores, apoyó la intrepidez de su hermana. 

De la misma modo se acompañaron a lo holgado de sus carreras y se ayudaron a aventajar lesiones y malos momentos. Serena fue un apoyo importante para Venus tras ser diagnosticada en 2011 con Síndrome de Sjögren, una enfermedad autoinmune que produce pesadumbre muscular y dolor en las articulaciones. 

En Londres 2012, Serena fue campeona olímpica en singles y junto a Venus se colgó también la medalla dorada en dobles.
Foto AP

En Londres 2012, Serena fue campeona olímpica en singles y próximo a Venus se colgó incluso la medalla dorada en dobles.
Foto AP

Venus estuvo al banda de su hermana cuando tras dar a luz a su hija Olympia en un parto por cesárea, en septiembre de 2017, sufrió una embolia pulmonar y una hemorragia interna que, según contó luego, puso en peligro su vida.

A principios de ese año, se habían enfrentado en la final del Abierto de Australia, que terminó con un triunfo de Serena en dos sets. Venus era una de las pocas personas que sabían que en ese momento la campeona estaba gestante.

«Cuando jugamos ese partido, eran dos contra una. No fue justo», bromeó poco posteriormente.

Aunque cada una se encargó de construir su propia carrera y de escribir su propia página exitosa en la historia del tenis, juntas marcaron una era. Entre las dos llevan acumulados 122 títulos y 1.645 victorias en singles. Serena es dueña de 23 trofeos de Grand Slams, uno menos que el récord de 24 de Margaret Court. Venus se consagró siete veces en esa categoría.

El último duelo entre ambas lo jugaron en el US Open 2018.
Foto AFP

El posterior duelo entre ambas lo jugaron en el US Open 2018.
Foto AFP

Como dupla ganaron 14 títulos en dobles. Ambas llegaron al número uno del ranking mundial y cosecharon medallas doradas en singles y dobles -tres, jugando como pareja- en los Juegos Olímpicos.

Pero más allá del dominio en el serie y esas estadísticas que asombran, las Williams se transformaron en modelos a seguir para las nuevas generaciones. «Haber visto mientras crecía a Venus y a Serena enfrentándose fue la principal razón por la que empecé a jugar al tenis», comentó la japonesa Naomi Osaka, ex número uno del mundo.

Palabras más, palabras menos, esa frase la repitieron en los últimos primaveras casi todas las nuevas estrellas del circuito.

Las Williams revolucionaron el tenis femíneo. Abrieron el camino para las jugadoras negras. Y demostraron que se puede ser buenas amigas y hermanas y al mismo tiempo grandes rivales y campeonas adentro de la cancha.

La rivalidad, en números

Serena y Venus Williams se enfrentaron 30 veces a lo lo holgado de sus carreras. La pequeño lidera el historial con 18 victorias, ocho de las cuales consiguió en los últimos diez choques que disputaron.

La primera vez que se vieron las caras adentro de la cancha fue en la segunda ronda del Abierto de Australia de 1998, en la que Venus se impuso por 7-6 (7-4) y 6-1.

Serena tuvo que esperar el cuarto duelo entre ambas para anotarse la primera conquista. Fue en la desaparecida Grand Slam Cup, organizada por la ITF en Munich. La estadounidense se quedó con el título al imponerse por 6-1, 3-6 y 6-3 frente a su hermana.

Entre Miami 2002 y Wimbledon 2003, Serena hilvanó seis triunfos, la mejor jugada de su historial frente a Venus, quien desde hace casi diez primaveras no suma triunfos consecutivos frente a su hermana. Los últimos se dieron en el Masters de 2008 y Dubai 2009.

En Grand Slams se cruzaron 16 veces, con 11 festejos de Serena y cinco de Venus. Nueve de esos duelos fueron en finales, de las que la pequeño se llevó siete y la longevo, dos. El posterior partido que jugaron fue lícitamente en esta categoría. En 2018 chocaron en la tercera ronda del US Open y Serena, que luego se consagraría campeona, se impuso por 6-1 y 6-2.

El año pasado habían quedado frente a frente para divertirse en la segunda ronda del Abierto de Roma, pero Serena se retiró por una agravio en una rodilla.

«Es muy emocionante para mí volver a jugar contra Serena. Quiero enfrentar siempre a las mejores del mundo y voy a cumplir mi deseo jugando contra ella», afirmó Venus, en la previa del duelo que disputarán este jueves en Lexington.

HS

Mirá incluso

Mirá incluso



FUENTE

Be the first to comment on "Amigas, rivales y campeonas: las hermanas Serena y Venus Williams, leyendas que cambiaron el tenis mundial"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*