Argentina le pidió a Preska terminar de una vez con el Juicio del Siglo


La organización fue una recomendación directa de los abogados de CGS&H, y se podio en la creencia que Preska tendrá que marrar en varias causas megamillonarias en su magistratura del Segundo Distrito Sur de Nueva York. Uno de esos casos tendrá hoy un nuevo y fundamental capítulo. Preska recibirá a los representantes legales de la Argentina y de los fondos abanto Burford y Eton para determinar cómo continuará la causa iniciada por los litigantes por la guisa en que el país renacionalizó la petrolera YPF en 2012. La jueza decidirá una cuestión esencia para las posibilidades de éxito del país: si acepta o no aplicar las leyes argentinas en su corte; poco que sólo con buena voluntad de su parte se podría aplicar. Además de este caso, Preska tendrá que marrar por el publicidad del fondo abanto Aurelius por el caso Cupón PBI medido según las normas de 2014; y, en el futuro, los eventuales casos de apresuramiento que los fondos de inversión que hoy están negociando con la Argentina presenten en su magistratura, en el caso que finalmente no haya acuerdo frente a la última propuesta de Martín Guzmán.

Para todo esto Argentina pidió hace un mes acelerar los pagos a los acreedores residuales que aún no cobraron (por propia voluntad) el parné del acuerdo firmado en abril de 2016; avalado definitivamente por el propio Griesa en mayo de ese año. Ese acuerdo fue división por el exministro de Economía Alfondo Prat Gay y se basaba en ojear el total de la deuda detentada por los holdouts, fondos abanto y particulares que no habían ingresado en los canjes del 2005 y 2010 (y que habían ganadería el “Juicio del Siglo” en los tribunales de Manhattan, con fallos firmes en segunda y tercera instancia de los Estados Unidos); más un interés de 3% anual sobre saldo. Argentina liquidó unos u$u9.300 millones, cerrando casi un 7% del total de la deuda caída en default del 2001, con lo que el 98,5% del total del pasivo generado por la crisis estaba solucionado. Sin secuestro quedaron sin aceptar la propuesta argentina unos u$s800 millones; para los que Argentina dejó abierta la posibilidad de saldo abierta. Para esto, debían presentarse en el futuro en el tribunal de Griesa; luego manejado por Preska. Unos u$s 250 millones de ese parné fue pagándose entre septiembre de 2016 y el primer semestre del 2019. Para septiembre de ese año, el gobierno de Macri le pidió a la jueza acelerar al candado definitivo de la causa, a lo que Preska accedió. La jueza debía ahora poner precio a los reclamos, determinando si por otra parte del parné a matar según los términos del parecer de Griesa de mayo de 2016, el país debía además remunerar los costos de los abogados y otras multas y punitorios. La buena mensaje para la Argentina es que sólo se deberá remunerar el parné del acuerdo; ya que, en síntesis, los que perdieron el pelea fueron los demandantes. Según el parecer de Preska del martes, Argentina tendrá que virar en poco tiempo (cuando ella lo habilite) unos u$u156,3 millones a Trinity Investments y u$s67,9 millones a Attestor Master Value.

El próximo parecer será el cálculo del parné que se le tendrá que remunerar al fondo Bracebridge, que reclama por títulos impagos desde el 2001 por unos u$u34 millones originales, que se transformarían en unos u$u50 millones. Pasarían luego por caja un relación de fondos que integran, entre otros, HWB Victoria Strategies Portfolio, Drawrah Limited, NW Global Strategy, Schmidt y el U.V.A. Vaduz. Finalmente será el turno de los casos más complicados: los tenedores de deudas particulares que aún mantienen vivos sus reclamos en los tribunales de Preska, disgustados por el acuerdo del 2016 con Paul Singer y compañía, y por haberse considerados ninguneados durante todos estos primaveras de pelea y poslitigio. Se comercio, en genérico de un puñado de irreductibles bonistas en su mayoría ciudadanos argentinos, que en su momento se unieron en el “Grupo Varela”; bautizados así por el propio Griesa quien en algún momento escuchó los reclamos de Pablo Alberto Varela. Los pedidos de este bonista conmovieron al añoso magistrado, que luego de escucharlo decidió colocarlo primero en el relación de reclamantes argentinos . Se agrupaban luego los nombres de Lila Inés Burgueño, Mirta Susana Diéguez, María Evangelina Carballo, Leandro Daniel Pomilio, Susana Aquerreta, María Elena Corral, Teresa Muñoz de Corral, Norma Elsa Lavorato, Carmen Irma Lavorato, César Rubén Vázquez y Norma Haydée Ginés. El relación podría completarse con más acreedores y fondos por ahora desconocidos; ya que los identificados sumarían unos u$s450 millones, pero se cree que fuera de los canjes del 2005 y 2010; del cuota a los fondos abanto y holdouts de abril del 2016 y de los acreedores residuales que ahora se están regularizando habría aún tenedores por unos u$s500 millones más que nunca se presentaron en los tribunales de los Estados Unidos ni los lugares de cuota que se abrieron en Buenos Aires desde juni



Click aqui para ir a la mensaje diferente

Be the first to comment on "Argentina le pidió a Preska terminar de una vez con el Juicio del Siglo"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*