Barcelona, vacía por el virus | Ante el rebrote de …


Las calles de Barcelona, segunda ciudad de España, amanecieron el sábado más vacías y con un sentimiento de desolación entre los ciudadanos, llamados a quedarse en casa correcto al aumento de los casos de coronavirus, mientras la pandemia parece activo tocado techo en países muy castigados como Brasil. El aumento de los contagios en los últimos días en la región de Barcelona hizo que las autoridades instaran a sus habitantes a quedarse en casa. Por ahora es una recomendación, pero podría ser la antesala de medidas más estrictas.

España, uno de los países más afectados por la pandemia con más de 28.400 fallecidos, impuso a mediados de marzo un severo confinamiento, pero desde que se levantaron las restricciones, el 21 de junio, se vive una apresuramiento de los contagios y hay actualmente más de 150 focos activos en el país, fundamentalmente en Cataluña y en la vecina región de Aragón. El primer ministro francés, Jean Castex, dijo este sábado que no se descarta un nuevo suspensión de sus fronteras con España.

«Esto es un desastre», resume, con desolación, María Quintana, frente a la terraza vacía de su bar frente a la Sagrada Familia de Barcelona, donde las autoridades pidieron a sus ciudadanos que se queden en casa frente a un virus que arrecia nuevamente. La segunda ciudad española amaneció taciturna este sábado, cuando empezaron a aplicarse las medidas del gobierno regional catalán para frenar la proliferación de casos que se triplicaron en una semana y suman casi 800 nuevos contagios en siete días.

Entre ellas está la recomendación de no salir de casa si no es necesario, la prohibición de reunirse más de diez personas y el suspensión de teatros, cines, discotecas o salas de conciertos. «Ahora justo que se empezaba a notar un poco de reactivación y había algún turista de fuera de España, es un paso atrás», asegura María Quintana, de 35 abriles, desde el interior de su pequeño establecimiento. Frente a la mostrador del bar han retirado los taburetes, porque las autoridades regionales les prohibieron servir allí. En la terraza, las mesas están separadas ampliamente, aunque siquiera hay clientes entre quienes abastecer la distancia de seguridad. «Si vuelven a imponer confinamiento y nos obligan a cerrar, yo bajaré la persiana, pero con mi cuello debajo, a modo de guillotina, porque no podremos subsistir», lamenta.

Las nuevas restricciones llegan menos de un mes posteriormente del fin del estado de alerta en España, que enmarcó el severo confinamiento decretado por el gobierno para ceñir notablemente la transmisión de un virus que se cobró más de 28.400 vidas en el país. También dañó gravemente el tejido financiero del país, especialmente en sectores como el transporte y el turismo, que confiaba en mitigar pérdidas durante la temporada de verano. 

Pero enfrente de la inacabada santuario de la Sagrada Familia, uno de los monumentos más visitados de Barcelona, los turistas se podían contar con los dedos de las manos a media mañana, la mayoría ajenos a las nuevas restricciones decretadas por el gobierno regional. «No lo sabíamos, aunque es verdad que no hay mucha gente en la calle. Pero no creo que vayamos a cambiar nuestros planes», decía Karolina Kapounova, una checa de 23 abriles, sudando detrás de la mascarilla sanitaria, cuyo uso en espacios públicos es obligatorio en la mayoría de regiones de España.

«Con el calor, es un poco molesto», añadía.

La ciudad se vacía

«Se ven algunos turistas, pero son pocos. Y luego vienen y se encuentran con que la Sagrada Familia está cerrada, el bus turístico no funciona…», explica Joan López, un quiosquero de 39 abriles situado frente al templo. Aunque «necesita el turismo como el aire que respira», él prefiere que se tomen medidas estrictas para ceñir al mayor el virus. «Estar ahora sí ahora no, es perder el tiempo», explica. «Con recomendaciones, la gente no hace caso. Hoy la ciudad parece vacía, pero porque ayer se fueron todos fuera de fin de semana (…) La gente se ha ido antes de que nos encierren», exclama.

Aunque el gobierno regional pidió a los más de tres millones de habitantes de Barcelona y su dominio metropolitana no hacerlo, los servicios de tráfico registraron la salida de unos 350.000 vehículos en torno a las zonas costeras cercanas. «Es un error», advirtió en la radiodifusión nave Rac1 el director del comité regional de seguimiento del coronavirus, el doctor Jacobo Mendióroz. «El siguiente paso es el confinamiento domiciliario», añadió.

Olga Torres, que toma un refresco con una amiga en una terraza, retraso que no se llegue a ese extremo. «No hace ninguna gracia pensar que nos volverán a confinar, pero creo que se lo pensarán mucho porque económicamente será una hecatombe», dice esta mujer de 55 abriles.

Y a la retraso de calcular los daños de este paso antes, se multiplican las críticas al gobierno catalán, al que acusan de desidia de preparación para controlar la enfermedad, pese a que durante meseslas autoridades locales han reprobado la gobierno de la pandemia hecha por el ejecutante castellano, dando a entender en muchos casos que, de activo tenido plena autonomía, ellos habrían conseguido mejores resultados.

«La mala gestión nos aboca a un nuevo confinamiento», rezaba este sábado el editorial del diario catalán Ara, cercano al separatismo.



FUENTE

Be the first to comment on "Barcelona, vacía por el virus | Ante el rebrote de …"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*