Bayern Munich: el candidato de siempre en la Champions que tendrá enfrente el Barcelona de Lionel Messi


El estadio Allianz vano sirve como retrato de dos realidades que está atravesando este Bayern Munich implacable. Un equipo que parece capaz de todo. 

La primera, que se repitió en el choque de este sábado por la Champions​, tiene que ver con una sensación: no por error de intensidad propia sino por lo débiles que hace ver a sus rivales, parece que se tratara de un entrenamiento con indumentaria oficial. Esta vez enfrente estuvo el Chelsea, uno de los cinco equipos que ganó a lo holgado de la historia las tres grandes competencias europeas (incluida la desaparecida Recopa) y el sexto plantel con viejo valencia de mercado. Tras el 4-1 en comarca bávaro, la serie se cerró con un 7-1 entero para desentenderse en la memoria.

Mirá todavía

La segunda es una suerte de revelación: por primera vez en el siglo XXI, el Bayern logró exceder en convocatoria al Borussia Dortmund, rey de las tribunas en la Bundesliga y en Europa. Corresponde aclarar un condicionante: a consecuencia de la pandemia, las últimas nueve fechas del campeonato germánico se jugaron sin notorio. Aunque en el postrer partido como locorregional y con paso para hinchas, el 8 de marzo frente a el Augsburg, el Allianz lucía harto. Su capacidad: 75.024 espectadores. Por si poco le faltaba a esta campaña avasallante.

El 2 de noviembre del año pasado había sucedido lo infrecuente, cuando el Bayern cayó goleado por 5-1, en Frankfurt, frente a el Eintracht. Fue el postrer partido de Nico Kovac como monitor. Al día próximo asumió Hans-Dieter Flick, ex futbolista del club (ganó cuatro Bundesligas y una Copa de Alemania en cinco abriles y llegó a la final de la entonces Copa de Campeones) y ex asistente de Joachim Low en el seleccionado germánico (hasta el título mundial de 2014). Antes de hacerse cargo del plantel, era ayudante de campo en el Bayern. Desde entonces, el equipo no paró de pisar rivales: 30 victorias, un igualada y dos derrotas; 104 goles a merced y 24 en contra. A ese ritmo ganó la Bundesliga con 13 puntos de preeminencia sobre el Dortmund, obtuvo todavía la Copa de Alemania y ahora, en Lisboa, enfrentará al Barcelona por los cuartos de final de la Champions, la gran obsesión, esa que se niega desde 2013. Los bávaros quieren su sexta Orejona.

Mirá todavía

En esta tiraje del certamen, el Bayern es una máquina de retozar y de hundir. Aplasta. Ganó los ocho partidos que disputó: 3-0, 7-2, 3-2, 2-0, 6-0, 3-1, 3-0, 4-1. Saldo: 31 goles a merced; 6 en contra. Tiene al goleador de la competición, Robert Lewandowski​, con 13 tantos. En la Bundesliga -que ganó por octava vez consecutiva- hizo poco similar: venció en 19 de los últimos 20 partidos, ocho de ellos por tres o más goles. 

Queda claro: no se prostitución de una destello; es una costumbre. En la Bundesliga (nacida en su interpretación flagrante en la temporada 63/64) hay un número que cuenta la hegemonía. Se disputaron 55 campeonatos y El Gigante de Baviera -como le dicen- ganó más de la porción, 29. Entre merienda instituciones se dividen el resto.

Hay razones que explican las consagraciones reiteradas con distintos entrenadores, con jugadores diversos. Más allá del campo de grupo, el Bayern Munich es una ordenamiento impecable al servicio del éxito. Planifica todo. No quiere que el azar se asome contra sus objetivos de consagración.

Tiene un eslogan «Mia san mia«, que en el dialecto bávaro significa «nosotros somos nosotros». En los ochenta se hizo canción: «Mia san mia, mia san stärker ois die Stier, mir san stärker ois die Bam, weil mia echte Bayern san!» (Somos lo que somos, somos más fuertes que los toros, somos más fuertes que los árboles, porque somos los verdaderos bávaros). Pertenencia. Orgullo. El Bayern como bandera del comarca.

Sirve un detalle para interpretarlo: el Buzón de Poesía de Múnich (dirección postal: Wirtstraße 17, 81539 Múnich) un día no tan futuro recibió quizá el poema más breve de todos los tiempos: el papel tenía una sola palabra. Bayern.

El Buzón de Poesías de Munich. (DPA)

El Buzón de Poesías de Munich. (DPA)

El fútbol profesional está dirigido por una sociedad anónima (la FC Bayern München Aktiengesellschaft). Posee el 75% de las acciones. Y hay otros tres participantes privados en la edificación de esta mole del deporte más popular, cada uno con el 8,33% de las acciones: un emblema de la indumentaria deportiva, Adidas, empresa siempre vinculada a la institución; un orgullo germánico de la industria automotriz, Audi; y la multinacional de servicios financieros Allianz, la corporación que le pone nombre al estadio. Con esos sostenes, el Bayern se posiciona en el cuarto oportunidad del ranking de los clubes con mayores ingresos del mundo, según el ranking minucioso por Deloitte. Sólo lo superan Real Madrid, Barcelona y Manchester United.

Las grandes empresas que buscan acercarse para solidarizarse a esa imagen de perfección saben de qué se prostitución el Bayern. Hay varios en la relación de invitados a las frecuentes fiestas del más campeón de los alemanes: Lufthansa, Sony, Siemens, Nikon y hasta Coca Cola. Su éxito seduce. Y vende mucho, por supuesto.

Y su creciente dimensión entero es inobjetable: a fin de 2019, la institución contaba con 4.499 clubes oficiales de fans con un total de 358.181 miembros registrados.​ Además tiene 293.000 socios, emblema récord entre todos los clubes deportivos del mundo. Tan inmenso que Gigante le queda pequeño.



FUENTE

Be the first to comment on "Bayern Munich: el candidato de siempre en la Champions que tendrá enfrente el Barcelona de Lionel Messi"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*