Bolivia, la batalla continental que se viene | Opin…


El centro de importancia de América Latina se irá trasladando en las próximas semanas a Bolivia, donde la principal clave es si finalmente habrá elecciones libres y transparentes que ayuden a recuperar la democracia desgarrada en noviembre pasado. El Día D es el 6 de septiembre. Por ahora. Con el Movimiento al Socialismo (MAS) en lo alto en todas las encuestas, la derecha desafío a un nuevo aplazamiento o incluso a la proscripción. Es dialéctico: nadie da un desdicha de Estado para luego entregar mansamente el poder a quienes sacaste por la fuerza.

Tienen una buena coartada: el desastre que está provocando la pandemia. Hospitales colapsados y clan muriendo en las calles son el rostro más crudo de un sistema de vigor desmembrado. La curva de contagios sigue creciendo y, por si le faltaba poco a la convulsionada ahora boliviana, el positivo de Covid-19 alcanzó a la propia presidenta de facto, a siete ministros, seis viceministros, al superior de las Fuerzas Armadas y a una docena de legisladores. De las múltiples crisis que envuelven el país, la sanitaria se torna indisimulable. 

Ni los medios que acompañaron el derrotero golpista pueden invisibilizar las imágenes de personas desesperadas por no encontrar dónde atiendan a sus familiares contagiados ni dónde enterrarles cuando fallecen. Mientras, se hizo cargo del Ministerio de Salud el titular de la cartera de Defensa, Luis Fernando López; un marcial sin experiencia sanitaria gestionando una pandemia, igualito que en el Brasil de Bolsonaro. Las respuestas oficiales oscilan entre los llamados a oraciones religiosas y explicaciones tragicómicas como la del ministro de Gobierno Arturo Murillo: “Mucha gente se está muriendo por simple ignorancia”. El panorama no llega a tragedia porque en el gobierno de Evo Morales la inversión en vigor (ahora paralizada) se incrementó 360%, se duplicaron los puestos de trabajo en el sector y se construyeron 1.062 establecimientos de vigor.

Pero no es la emergencia pandémica la que llevó a Jeaninne Áñez, Jorge “Tuto” Quiroga y Luis Fernando Camacho a pedir auxilio a la OEA para seguir dilatando las elecciones (la misma OEA de Luis Almagro que los ayudó a consumar el desdicha), sino los números de los sondeos: entre las tres candidaturas de la ultraderecha no llegan al 20 por ciento y, pese a las persecuciones, encarcelamientos y exilios, el MAS aparece con buenas chances de ingresar en primera dorso si logra frenar la arremetida por proscribir a su candidato Luis Arce (foto). El tablero electoral se completa con el ex presidente libre Carlos Mesa, que aspira a aparecer al balotaje apoyado por la clase media paceña y que por ahora no aceptó aliarse con esos sectores más extremistas de la oligarquía santacruceña.

Es que el descontento con la gobierno de Añez y su orden es cada vez más amplio. Por las múltiples denuncias de corrupción -como la millonaria adquisición de insumos médicos y respiradores a sobreprecio-, pero sobre todo por el desamparo en el que dejaron a la población frente a el arrasador impacto financiero de la pandemia. En un país con el 70% de informalidad gremial y tras un concurrencia de despidos, el desempleo trepó al 8,1%, casi el doble de lo que dejó Evo cuando Bolivia ostentaba la sigla más herido de América Latina.

Por eso todavía Arce  viene pisando robusto. Además de su perfil moderado, fue el ministro de Economía durante casi todo el gobierno de Evo. ¿Quién mejor para timonear la crisis post pandemia que quien fuera el cerebro de un maniquí de innegable recuperación y estabilidad económica?

Si hay una palabra que define el devenir de esta historia es la incertidumbre. Todo puede acaecer en las próximas jugadas. La derecha boliviana, siempre tutelada desde el Norte, desafío otra vez a patear el tablero. El MAS denunció que “se ha desatado una campaña que pretende presionar al Tribunal Supremo Electoral con el objetivo de cancelar nuestra personería jurídica”. Además se declaró “en estado de emergencia ante este nuevo intento de proscribir a nuestros candidatos”. Los movimientos sociales y sindicales ya están en las calles para impedirlo. Luego de una gran demostración de fuerzas en todo el país el martes pasado, el secretario ejecutor de la Central Obrera Boliviana, Juan Carlos Huarachi, advirtió: “Los trabajadores vamos a hacer cumplir que el 6 de septiembre sí o sí se hagan las elecciones. Vamos a defender la democracia”.

De eso de proxenetismo la batalla que se viene en Bolivia, de recuperar la democracia perdida.

* Editor de NODAL.  Coautor, yuxtapuesto a Pablo Solana, de “América Latina. Huellas y retos del ciclo progresista” (Sudestada).



FUENTE

Be the first to comment on "Bolivia, la batalla continental que se viene | Opin…"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*