Caída récord de la actividad: qué dicen los economistas


Además, el Estimador Mensual de la Actividad Económica (Emae) registró en abril una disminución del 17,5% respecto a marzo y acumuló un retroceso del 11% en el primer cuatrimestre del año.

La disminución interanual del 26,4% registrada en abril es la viejo de la serie histórica desde que el INDEC comenzó a relevar el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) en 2003.

La semana pasada, el Fondo Monetario Internacional (FMI) estimó que el Producto Bruto Interno (PBI) podría caer este año cerca de de 9,9% en la Argentina.

Miguel Kiguel

Economista. Exsecretario de Finanzas

La caída es igual de la cuarentena. Es una caída muy abrupta, eso sí, y aquí fue un poco más válido que en algunos países. Este número no debe asustar porque mayo y junio ya van a dar un poco mejor. Lo más importante es pensar cómo se va a dar la recuperación de la actividad. Lo relevante van a ser las señales que pueda mandar el Gobierno, porque no tiene espacio fiscal para estimular la actividad y siquiera tiene espacio monetario. Aquí si te equivocás con el tema de la exhalación monetaria, se va a ir a inflación. Por eso la reactivación va a someterse mucho del sector privado y de cómo se resuelva la reestructuración de la deuda, ya que es vitalista conseguir un apoyo importante. Empezar a dar señales todavía es esencia, que el Gobierno manifieste lo que piensa del sector privado y que haya incentivos para que el sector privado trabaje.

Agustín D´atellis

Economista

No pueden desconocerse las consecuencias que impone este momento histórico. Lo importante es no caer en la tentación del adulterado dilema entre salubridad y capital. Van de la mano. Evitar el impacto es inútil. Desde el Estado, se intenta sostener los niveles mínimos del consumo. Evitar que la crisis que tenga impacto en el empleo, en los niveles de pobreza. Para eso están las transferencias del Estado a distintos sectores. Lo que no se puede es evitar la caída de la actividad. Yo creo que para la salir de esto, en un contexto internacional tan engorroso es mediante el fortalecimiento del mercado interno. Trabajar para recuperar rápido los niveles de poder adquisitivo y estimular consumo que venía anticuado y se destruyó. Habrá poco beneficio de maniobra del Estado. Por eso habrá que crear incentivos para prolongar el hucha y la inversión doméstica, y poner al sistema financiero al servicio del trabajo productivo, que se ayude a arreglar la actividad, empezando a estimular el consumo.

Carlos Pérez

Director Fundación Capital

Lo de abril puede ser sorpresa, y determinará un obligatorio mal segundo trimestre. Lo nuevo es que la extensión de la cuarentena provocará un mal tercer trimestre, quizá en diámetro con el segundo. La extensión de la cuarentena complicará todo, y se perfila una recesión inédita para la Argentina. Hay registros terribles como la caída de la producción, y la situación de la actividad económica en el AMBA que explica el 50% del PBI. La recesión será inédita para la Argentina. No es una crítica a la cuarentena, sino una descripción objetiva de la ingenuidad. Creo que el país tuvo cosas que se autogeneró, como lo que sucedió el año pasado con reperfilamientos, asistencias desmedidas del FMI, fugas de capitales y cepos cambiarios. El 2020 es un cisne sable mundial y un divisor exógeno. Lo que habrá que hacer es tratar de tener una política monetaria y fiscal muy generosa; ya que no hay ataque al financiamiento forastero. Tampoco tenemos fondos anticíclicos. Lo que nos queda es aceptar un adeudo fiscal enorme de casi 6 puntos del PBI fruto de una caída en la cobranza y un aumento del compra dirigido; que sólo se puede solventar con política monetaria. Lo único que aconsejaría ahora es evitar una postergación de la resolución del problema de la deuda. Es poco que genera más incertidumbre y que, a diferencia de la cuarentena, sí es un problema nuestro.

Jorge Neyro

Economista patriarca de ACM

Dada la dinámica de la cuarentena, estimamos que la actividad tocó el asfalto en abril. Nuestra estimación de caída del PBI para este año es del 9,6%. Es difícil retener qué forma tendrá la recuperación (es sostener, si será una V, una U o una L), pero seguramente veremos un ritmo moderado. Quizás con algún alteración por el endurecimiento de la cuarentena en julio. Entre las actividades, la que más capacidad de recuperación puede venir a tener es la construcción. Va mostrar números muy positivos una vez que esté liberada la actividad, igual que el turismo.

Esteban Domecq

Director de Invecq

El EMAE estuvo en diámetro con lo que esperábamos. Estimábamos la caída en -16/17% frente a el mes antecedente, y en -25% interanual. Con la extensión de la cuarentena en AMBA, que implica transitar todo el proceso de flexibilización de nuevo, revisamos nuestras proyecciones de encogimiento del PBI de -10,7% a la zona de -13/14% para 2020. La caída del PBI per cápita acumula 10 primaveras y puede alcanzar el – 25%, superando el -21,5% del 2001. Me preocupa la grado de recuperación. Hay aventura en tres frentes: la deuda, el fiscal monetario y el microeconómico, que pueden impedir que la capital se saliente. La salida la veo como una raíz cuadrada invertida, con riesgos de serruchos en función de idas y vueltas en el frente váter con la distribución de la cuarentena.

Pablo Dragún

Centro de Estudios – UIA

Creo que mayo y junio debería dar un poco menos mal en el complemento, pero el problema que vamos a tener si no se ponen algunas herramientas que permitan ser sostenibles es que comienzo a caer el número de empresas, sobre todo en algunos sectores a los que se les hace difícil sostenerse. Hay que ver cuántas empresas que no están produciendo pueden sujetar sin actividad por abundante tiempo con los costos. Eso genera más problema en las cadenas. Es lo que se fogosidad el estancamiento secular, el problema que viene luego. No sabemos la dinámica que tiene el virus y no sabemos qué medidas puede tomar el Gobierno. Otros gobiernos tenían el músculo mejor entrenados desde la crisis de 2008 y 2009, y acá se está haciendo lo que se puede. Hay que tener en cuenta que abril fue el primer mes de aislamiento social sereno que afectó mucho.

Agustín Etchebarne

Libertad y Progreso

Creo que el noticia de abril se debe deber trillado en mayo y en junio, y en julio encima estamos yendo para detrás. Con lo cual julio va a ser muy malo. El cuatrimestre va a ser muy malo. Estimamos que para el promedio anual el PBI puede caer entre 12% y 15%. Es peor que el 2001. La pobreza va a pasar el 50%, y encima esperamos un aumento de la inflación para el final trimestre del año. En Uruguay no fue tan restrictivo. Hay un sistema de seguro de desempleo. El restaurante que estuvo cerrado, y la parentela pasó a cobrar su seguro. Luego el restaurante abre y vuelve a invertir a la parentela. En Argentina lo obligaste a avalar el 100% del salario y como no puede pérdida, y van a estorbar 100 mil empresas. Entonces la recuperación de Argentina va a ser beocio que la de otros países. Además uno se ha comido ahorros. Lo único que tenemos positivo es la parentela que tiene caudal en el extranjero, y es lo que permite sostenerse a algunas empresas. Yo lo veo muy mal. Hubo una cuarentena cavernícola. Hay cuarentenas que fueron recomendatorias, como la de Uruguay, y otras que son mandatorias, como la nuestra.

Federico Furiase

Director de EcoGo

La situación puede mejorar con la flexibilización de la cuarentena, aunque va a seguir dura en AMBA y Chaco. Con lo cual, a partir de julio, veremos una perfeccionamiento insignificante.Además, en las zonas en las que se abre, siquiera la capital rebota rápido. Porque hay empresas endeudadas y complicadas y hay sectores en los que la demanda no aparece rápidamente. Lo que puede hacer el Gobierno, luego de la cuarentena, es: tener una negociación exitosa de la deuda, delinear un software crematístico que de consistencia a lo fiscal y monetario, y tener un acuerdo con el FMI que permita refinanciar vencimientos. Eso bajaría el aventura -país, reactivaría la demanda de caudal y anclaría expectativas.

Fausto Spotorno

OJF y Asoc.

Más allá de ser la peor caída de la actividad de la historia, queda claro que el impacto de la cuarentena fue inhumano. Para mayo esperamos que, sin venir a los niveles de marzo; haya habido una recuperación importante de lo que se perdió en abril por la tolerancia de la cuarentena; y un mantenimiento de la actividad en junio. Esto demuestra entonces que la caída de la actividad no es producto de la pandemia, sino de la cuarentena. Siguiendo esta deducción, en julio con el nuevo vallado, se volverá a ver una caída. Si acertadamente hay un intención agorero por la pandemia completo, las causas más importantes de la caída están vinculadas con el vallado de la vida económica que se vivió y parece se volverá proceder. Con esto queremos sostener que para aventurar una perfeccionamiento en el nivel de actividad, lo que hay que esperar es una flexibilización de los términos de la cuarentena.



Click aqui para ir a la aviso innovador

Be the first to comment on "Caída récord de la actividad: qué dicen los economistas"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*