Campos: Entendemos que la presión tributaria hoy no puede bajar


Jaime Campos: Yo noto en mucha más multitud que antaño que “nos ha caído la ficha” en registrar en largas décadas que a los argentinos nos ha ido muy, pero muy mal. Es un país que en lo crematístico venimos mal con una trayectoria de ups and downs. Creo, ojalá no me equivoque y termine siendo una expresión de deseos, tengo la sensación y lo hablamos mucho con los sindicalistas que este observación está entrando en todos nosotros. Nos damos cuenta que tenemos que hacer poco diferente porque nos viene yendo muy, pero muy mal en los últimos primaveras y esto, por supuesto, se ha agravado ahora con la pandemia.

P.: ¿Qué tipo de consensos se necesita?

J.C.: Consensos de naturaleza básicos. Natalio Botana suele opinar que a la Argentina le está faltando una constitución económica, tiene una constitución política que funciona pero donde positivamente no andamos cero adecuadamente es en lo crematístico.

P.: ¿En qué consiste una constitución económica?

J.C.: En tener una moneda, en tener claro el rol del Estado, el peso del Estado en la sociedad y cómo se financia. Tampoco está claro, y no hay un consenso definitivo en el rol central de la empresa privada en el exposición. Este es un punto muy importante que ayer nos pusimos de acuerdo. Creemos absolutamente que el crecimiento, la innovación, las exportaciones, el plazo de impuestos, etcétera, todo lo hace el sector privado. Hay que producir condiciones para que el sector privado tenga una gran movilización. Hay que dar muchas seguridades en las reglas de entretenimiento.

El Estado tiene un rol, pero es un rol regulatorio, de hacer cumplir las normas básicas de un Estado original.

P.: Muchas veces antaño empresarios y sindicatos se pusieron de acuerdo en estos principios, pero ¿por qué no se avanza? ¿Por qué esta vez va a ser diverso?

J.C.: Tengo la sensación que en esta oportunidad, a diferencia de la 2001 cuando la crisis fue muy válido pero luego nos recuperamos muy rápidamente, no hay horizontes fáciles, siquiera le fue adecuadamente al gobierno de Mauricio Macri, no la ha ido adecuadamente a los distintos gobiernos, con lo cual se concluye que nuestra existencia es complicada. Esto nos lleva a pensar que tenemos que desempeñarse con gran modestia en los diagnósticos y sobre todo en las propuestas.

P.: ¿Usted dice que nadie puede sentirse dueño definitivo de la decisión?

J.C.: Claro, nadie puede opinar hay que hacer esto, que la verdad es esta. Uno lo que puede pensar es la orientación básica. Mensajes claros como por ejemplo: nosotros como sociedad vamos a emplazar al exposición crematístico y social sobre la pulvínulo de que la empresa privada es el actor central del crecimiento, de las exportaciones, de la innovación, etcétera. Por supuesto acompañado de un Estado original que cumpla con todas las funciones que le corresponden.

P.: ¿El sindicalismo comparte esta visión? Porque hay sindicatos que se están adecuando a esta nueva existencia en tanto otros, como el caso de Camioneros, que parecería que tienen otra visión…

J.C.: Nosotros rechazamos totalmente los métodos utilizados por el corporación de (Hugo) Moyano en el conflicto con Mercado Libre. Son métodos que no se pueden utilizar en un régimen demócrata y republicano. Existen ámbitos para discutir las diferencias.

Los sindicalistas con los que nosotros hemos conversado son muy conscientes de las dificultades, las viven de modo directa y veo mucha responsabilidad. Tienen esta sensación de: tenemos que inquirir formas y ponernos de acuerdo en ciertos consensos fundamentales. No en medidas específicas ni en planes de gobierno, porque no corresponde al sector de la sociedad civil, sí al Gobierno. Si podemos construir consensos que si son positivamente amplios pueden ayudar luego a la implementación de políticas.

P.: ¿En qué estadio están?

J.C.: De las charlas informales que hemos tenido en los últimos primaveras pasamos a conversaciones más formales, institucionales. Ahora pasamos a conformar grupos de trabajo para elaborar un poco más estos consensos.

P.: ¿Cómo se constituyen estos grupos de trabajo?

J.C.: Con miembros de los dos lados, con la CGT (Confederación General del Trabajo) y AEA (Asociación Empresaria Argentina). Por nuestro flanco va a ser una mezcla de empresarios y técnicos que nos ayuden en temas específicos. Los temas abordados fueron:

  • El papel secreto de las empresas privadas y sus cadenas de valía en el proceso de exposición y particularmente para la salida de esta crisis
  • Políticas específicas para promover el empleo registrado.
  • Políticas públicas destinadas a movilizar la capacidad productiva y las exportaciones de haberes y servicios.
  • La inserción inteligente de la Argentina en el mundo. Específicamente, se aspira a un resultado positivo en las negociaciones con los acreedores externos. No queremos un default.
  • La requisito de someter gradualmente la presión tributaria sobre el sector formal de la hacienda, atendiendo a su vez a la requisito de equilibrar las cuentas fiscales.
  • Educación Técnica y formación Técnico-Profesional, es muy importante para la multitud, sobre todo de menores medios.

La idea es desmontar a un nivel operante estos temas. No es la intención, por ejemplo, venir con un librito y opinar Usted tiene que hacer esto para exportar más, sino que quede claro que nuestra propuesta es que la Argentina necesita exportar haberes y servicios porque si no lo logramos, no hay crecimiento posible, como demuestra la historia de recurrentes estrangulamientos externos por la desidia de dólares.

P.: ¿Qué hay que hacer con los impuestos?

J.C.: Nosotros, los empresarios de AEA, representamos buena parte del sector formal. Es obvio que el peso de los impuestos, la presión tributaria sobre las empresas y sobre los trabajadores (impuesto a las Ganancias) en este contexto no se puede desmontar. Pero sería muy bueno si hubiera consenso en la sociedad en cuanto a que la tendencia – con la gradualidad y la responsabilidad que corresponden- sea que a medida que se normalice la situación económica vayamos con destino a un sendero de reducción. Tanto los patrón como los sindicalistas comprendemos la situación, que el Gobierno necesita los medios para hacer frente a la pandemia el propio Gobierno está diciendo que la situación va a ser crítica -, pero la orientación es importante.

El Gobierno nos puede opinar que, obviamente, este año no vamos a hacer cero y el que viene va a ser muy difícil, pero desde ya nos puede opinar que la orientación es con destino a una reducción de la presión tributaria sobre las empresas formales, sobre los exportadores. Ese ya sería un mensaje muy importante y si esto tiene un consenso válido de todos los sectores de la sociedad y se plasma en un consenso político, se trataría de una señal muy válido.

P.: El Gobierno ya anunció que está trabajando en una reforma tributaria con el objetivo de someter y simplificar los impuestos. Es más, el presidente dijo que su aspiración es que queden unos tres a cuatro impuestos…

J.C.: No podríamos estar más de acuerdo con el presidente porque hoy tenemos una maraña de impuestos de las distintas jurisdicciones que se superponen.

P.: El presidente en la exposición que dio en el Consejo de las Américas señaló que era importante el trabajo en conjunto entre el Estado, los empresarios y los sindicalistas. ¿Van a invitar a miembros del Gobierno?

J.C.: Hay que ser muy respetuoso de los niveles. Nosotros, los empresarios y los sindicalistas, lo que podemos hacer es trabajar en estos consensos. Y por supuesto estas ideas las vamos a compartir con el Poder Ejecutivo, con el Congreso. No es nuestra intención es ir con un librito para decirle al Gobierno lo que tiene que hacer, no corresponde.

P.: ¿Pero no sería más productivo si se sumara el Estado a estas mesas de consenso?

J.C.: Yo no lo descarto. No sé adecuadamente cómo se va a terminar de organizar esta idea del Consejo Económico y Social.

P.: ¿Tuvieron contactos por el gobierno por este tema?

J.C.: Formales, no. Sé que ha habido algunas charlas con otros sectores empresarios. Pero para nosotros en esta etapa, insisto, es muy importante la gestación de consensos básicos. Si logramos que un sector importante de la sociedad y incluso el Gobierno acuerden que la Argentina en los próximos primaveras irá en esta dirección. Pero esta dirección tiene que estar claramente definida.

P.: ¿Esos consensos tienen que ser avalados incluso por la competición y de la política en militar?

J.C.: Por supuesto hay que dialogar. Hemos tenido algunos encuentros con representantes de la competición.

P.: ¿Qué probabilidad asigna a que se puedan logar estos consensos?

J.C.: Estoy notando entre los empresarios de AEA y muy especialmente entre los sindicalistas del consejo directivo de la CGT, una responsabilidad y una disposición a dialogar y profundizar los temas. Tenemos que encarar estos temas porque se nos va la vida.



Click aqui para ir a la comunicado diferente

Be the first to comment on "Campos: Entendemos que la presión tributaria hoy no puede bajar"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*