Cerveceras ponen en marcha planes para la “nueva sustentabilidad”



La producción y traspaso de cerveza industrial no se encuentra atravesando un buen momento. La aparición de la pandemia del Covid-19 y las medidas sanitarias  tomadas por el Gobierno para combatir el virus impactaron de forma negativa en esta industria, con una caída del orden del 35% en convexidad, con respecto al año pasado.

Este tablado de crisis y de cambio en las reglas de encaje del negocio, obligó a los principales grupos productores a acelerar los procesos de aclimatación a la “nueva realidad” post pandemia.

No sólo para reconvertir su producción a la demanda coetáneo y al comportamiento de los consumidores, sino incluso a las condición de establecer nuevas metas de comportamiento frente al medio bullicio y a la sustentabilidad de las operaciones.

En la Argentina, la posta la tomaron las dos mayores compañías del sector como son Cervecería y Maltería Quilmes y Compañía Cerveceras Unidas (CCU), que representan casi el 90% del market share doméstico.

Ambas destacan un mismo objetivo: continuar elaborando bebidas durante los próximos 100 primaveras pero haciendo foco en la preservación del medio bullicio a partir del cumplimiento de las metas establecidas por la Organización de las Naciones Unidas (ONU). 

Esto significa tomar a la sustentabilidad como el negocio, como parte principal de la toma de decisiones y del objetivo de ser más eficientes, crecer y trabajar durante los próximos 100 primaveras.

También, utilizar el poder de las marcas con propósito que contribuyan e impulsen la transformación cultural que implica el mejora sustentable.  Es proponer, concientizar con las etiquetas más reconocidas sobre la condición de modificar la matriz energética y percibir la lucha contra el cambio climático y, a la vez, suscitar nuevos hábitos de consumo, en respeto con el medio bullicio.

Nuevas tecnologías

Bajo el canon de la patrimonio circular, tanto Quilmes como CCU impulsan la implementación de prácticas sustentables y nuevas tecnologías en la elaboración de cerveza, integrando los aspectos ambientales en el plan de negocios, en la toma de decisiones y en las actividades diarias.

Tanto Martín Ticinese, CEO de Quilmes, como Fernando Sanchis, regente General de CCU Argentina comparten la misma visión sobre las metas de la industria en su camino con destino a una “nueva sustentabilidad”.

“Nos permiten potenciar el progreso integral de toda nuestra cadena de valor, desde el campo que provee nuestros ingredientes naturales hasta el vidrio de la botella para nuestras bebidas”, agrega el mayor responsable de la compañía líder del mercado particular.

“Para CCU, la sustentabilidad es un pilar estratégico para alcanzar su propósito de crear experiencias para compartir un mejor vivir, y es por eso que asumimos el compromiso de trabajar sobre metas ambiciosas de cuidado medioambiental”, agrega el principal ejecutante en el país del clan chileno que, entre otras marcas, elabora Schneider, Heineken, Miller, Imperial, Amstel, Sol, Santa Fe, Salta, Córdoba y Palermo.

En ambas compañías, las estrategias son pensadas a más de 30 primaveras de plazo y con una inspección que comparte los problemas locales con los globales y que albarca la colaboración con los  gobiernos de turno, las asociaciones civiles, los institutos de investigación y otras organizaciones comerciales. 

El poder de las marcas es otro de los puntales para Quilmes y CCU a la hora de  obtener un cambio positivo y suscitar nuevos hábitos en los consumidores.

En cuanto a los desafíos globales incluidos en la dietario de ambas productoras se destacan los de adaptarse a escenarios como la pobreza en las regiones donde operan, en singular en Latinoamérica, donde el 10% más rico de la población concentra el 68% de la riqueza total, mientras el 50% más insuficiente solo accede al 3.5% de la riqueza total.

También sobresalen las inclemencias meteorológicas de la región a partir de los posesiones del cambio climático por lo cual el objetivo buscado es el de compendiar a la parte las emisiones de carbono de la industria para el año 2030.

El  tercer punto de esta dietario ambiental corresponde al agua por las preocupantes predicciones que anticipan que para el 2050 al menos un 25% de la población mundial viva en un país afectado por escasez crónica y reiterada.

Los residuos se ubican como el cuarto aspecto de esta dietario al tenerse en cuenta que el mundo produce al año cerca de 1.500 millones de toneladas, número que alcanzaría para cubrir toda la Ciudad de Buenos Aires hasta un edificio de siete pisos, según detalla un documentación de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Argentina (SAYDS).  De este total, el documento asegura que más de un 90% es material reciclable o compostable.

En el  caso de Quilmes, viene encarando una serie de estrategias vinculadas a todos estos preceptos de sustentabilidad con la inspección puesta en el 2025:

  • Cambio climático y energía renovable   a partir del Parque Eólico Budweiser en Achiras, Córdoba, que cuenta con 21 molinos de derrota de 126 metros de cúspide cada uno y su construcción genera 700 nuevos empleos.
    Abastecerá 10 cervecerías y plantas de soda, dos malterías y una industria de tapas corona, que en conjunto consumen tanta energía como 69.000 casas en un año.
    Permitirá compendiar 25% las emisiones de CO2, el equivalente a retirar de las ciudades 500.000 autos. Además,  firmaron un entendimiento de operación de energía con Central Puerto Renovables por u$s283 millones por 20 primaveras.  
  • Agricultura sustentable para que sus 1.500 productores agropecuarios que cultivan cebada, lúpulo y maíz estén conectados, capacitados y fortalecidos. 
  • Agua, a partir de proteger las cuencas hídricas en peligro, participar en el Fondo de Agua en la cuenca del río Mendoza y cuidando el arbitrio en sus cervecerías, lo que le permitió compendiar un 35% su consumo en el periodo 2009-2017.
  • Packaging, para que el 100% de sus envases sean retornables o estén fabricados con materiales reciclados. En singular, a partir de la retornabilidad de las botellas de vidrio ya que son usadas 29 veces. Sus plantas tienen un 99,7% de reciclabilidad convirtiéndose todo residuo en subproducto para la producción de uno nuevo. 
  • Cadena de Valor, para que más de 5.000 PyMEs estén conectadas, capacitadas y fortalecidas para el mejora de las economías regionales y locales. 

Estos cinco objetivos desafiantes tienen indicadores medibles y auditables, y planes de acción concretos basados en la ciencia y la tecnología para su cumplimiento, acompañados por una inversión de u$s u$s1.800 millones, de los cuales ya ejecutamos el 50% en aumentar la capacidad productiva para aumentar la oferta en lugares de mayor demanda y así reducir las emisiones de carbono de logística”, detalla Ticinese.

El ejecutante recuerda la inauguración de la primera Maltería Verde en Argentina que cuenta con tecnología basada en la patrimonio circular con reutilización del 100% de subproductos, agua tratada de efluentes y lodos para fertilización ecológica, reconversión eléctrica y la creación de una reserva natural en alianza con Fundación Aves Argentinas. 

También, la operación de envases retornables o heladeras eco-eficientes que tienen LED, sensores de movimiento que reducen el consumo de energía y las emisiones de CO2 con la utilización de gas ecológico.   

Otra pata del software de Quilmes se zócalo en la implementación del software de “Logística verde” inmediato con sus operadores logísticos con el objetivo de compendiar un 35% las emisiones de CO2 en las operaciones logísticas. Actualmente utiliza biodiesel de B60 (60% biodiesel 40% diésel) en 210 camiones directos y en puntos de traspaso. 

A esto le suma la incorporación de trenes como medio de transporte alterno;  renovación de flota de camiones ultralivianos; potenciación de un software de entregas directas y aumento de capacidad productiva en regiones donde existe longevo demanda.

Caso CCU

En el caso de CCU, sus metas medioambientales incluso se dirigen con destino a el 2030 a partir de un maniquí de diligencia de sustentabilidad.

Los nuevos objetivos del grup de origen chileno ponen el foco en las tres dimensiones que inspiran su trabajo en

Medioambiente como son:

  • Agua para compendiar su consumo en un 60%;.
  • Emisiones, para reducirlas de CO2 en un 50%.
  • Residuos, con el objetivo de  revalorizar en un 100% los industriales sólidos; utilizar el 50% de material reciclado en envases y embalajes; disponer 100% de envases y embalajes reutilizables, reciclables o compostables; utilizar en un 75% energías renovables y fomentar la patrimonio circular.

 “Nuestro compromiso con la sustentabilidad está basado en lo que somos y en la constante búsqueda de experiencias que contribuyan a una mejor calidad de vida”, señala Juan Pablo Barrale, Gerente de Asuntos Corporativos de CCU Argentina.

El ejecutante agrega que el maniquí de sustentabilidad del gupo tiene tres pilares como son el planeta, las personas y las marcas.

En este ámbito, en los últimos 10 primaveras, CCU logró compendiar un 24% el consumo de energía eléctrica; un -46% el de energía térmica, que es el equivalente a más de 70.000 hogares por año en Argentina. 

En el  caso del agua, se redujo en un 46%, similar a lo que consumen casi 10.000 hogares cada año, mientras que la reducción de gases de huella invernadero fue del 26%, y la valorización de residuos alcanzó un 99,44%.

En la hogaño, los planes de CCU se extienden no sólo en la Argentina sino incluso en los otros países donde opera como Chile, Bolivia, Colombia, Paraguay, Perú y Uruguay.

En Argentina es la segunda más alto del mercado cervecero, líder en el sector de sidras y un actor relevante en licores, destilados y vinos.

Su portfolio de marcas incluye las cervezas Schneider, Heineken, Miller, Imperial, Amstel, Sol, Santa Fe, Salta, Córdoba, Palermo, Bieckert, Kunstmann; las sidras Real, La Victoria, y Sáenz Briones 1888; los licores El Abuelo; los vinos La Celia; los piscos Mistral y Control C.

Emplea aproximadamente a 1.800 personas de forma directa; posee cinco plantas industriales; tres centros de distribución propios y trabaja con una red de más de 170 distribuidores.

Fecha de publicación: Ago 10, 2020



Click aqui para ir a la aviso flamante

Be the first to comment on "Cerveceras ponen en marcha planes para la “nueva sustentabilidad”"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*