Contra la voluntad de Piñera, en Chile se atreven a…


Desde Santiago de Chile

Una foto se viralizaba anoche en las redes sociales chilenas: era el Palacio de La Moneda en penumbras y las ventanas del segundo carretera con la luz encendida. Allí se divisaba al presidente Sebastián Piñera reunido con el ministro del interior Gonzalo Blumel y el superior de asesores de la presidencia (y activo funcionario de la Dictadura de Pinochet) Cristián Larroulet. En esos momentos la Cámara de Diputados aprobaba por 95 votos a valimiento, 25 en contra y 31 abstenciones, la idea de sancionar el retiro del 10 por ciento del fortuna de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

Un sistema establecido por Pinochet en 1980 e ideado por el economista José Piñera (hermano del presidente y conocido como “el padre de las AFP”), que permitió la creación de instituciones privadas que inviertan el fortuna impuesto individualmente por los trabajadores para su pensión, sin décimo alguna de éstos en las ganancias, pero sí en las pérdidas.

En los registros de las reuniones, el dictador se mostraba desconfiado
por la idea que incluía diversos fondos de peligro variable que el propio trabajador debía nominar y que finalmente aceptó, pero excluyendo astutamente a las fuerzas armadas.

Para el resto de los chilenos, en cambio, las AFP ha generado desesperación, obligando a los jubilados a rebuscárselas en cualquier empleo mal pagado y a los trabajadores aprender que todo ese fortuna que obligatoriamente debe imponer es prácticamente fortuna perdido. Eso explica en buena parte el estallido social de octubre en Chile —con más de un millón de personas protestando en las calles, incluyendo agrupaciones como “No + AFP”— y sólo interrumpido por la pandemia. La derrota del gobierno, cuyo dogma es no tocar el maniquí crematístico que tanta prosperidad le dio a la elite por décadas, era evidente.

Aunque esta es sólo la primera etapa de un tesina que será revisado y votado en el Senado esta semana, anoche se celebró como si fuera un triunfo deportivo, anoche se escuchaban cacerolas y gritos de júbilos en los edificios del centro de Santiago mientras las páginas de las diversas AFP como Habitat, Cuprun, PlanVital se reportaban caídas siendo inútil ver a cuanto corresponde el 10% que uno podría retirar. La recomendación que circulaba en chats y teléfonos era sacar este fortuna (que muchos chilenos creen que ni siquiera existe físicamente, sino que está guardado en el extranjero) para así desestabilizar los negocios de los grandes grupos económicos tras este sistema.

Lo conocido hasta el momento es el destino de 124.336 millones de dólares invertidos por las AFP en grupos económicos chilenos, en un estudio de 2020 de la Fundación Sol
—quienes han hecho una interesante entorchado de “mediación” de un sistema intencionalmente confuso y difícil de entender en toda su magnitud— una guarismo que es sólo parte del fortuna que se maneja y que beneficia a grupos económicos que, curiosamente, poseen bancos y medios de comunicación como el Luksic, dueños del Banco de Chile, el influyente Canal 13 y una dependencia de radios particularmente crítica del estallido social y a valimiento de las medidas de Piñera o los Saieh quienes poseen el costado Itau y el conglomerado Copesa (destacando el diario La Tercera, incluso caja de resonancia del gobierno). Aunque incluso hay otros grupos como los Matte, Yarur y Said que son parte de lo que popularmente se conoce como “los auténticos dueños de Chile”.

Golpe para Piñera y llorera en las AFP

De todas formas, el hecho ha sido un duro coscorrón para Piñera y la coalición de derecha que lo respalda que tuvo 13 diputados votando a valimiento del retiro del 10% (4 de la Unión Demócrata Independiente y 7 de Renovación Nacional). El extremo intento “público” fue el anuncio de un nuevo paquete de medidas llamado pomposamente Ingreso Familiar de Emergencia Plus.

El “político” fue directamente la presión con llamados personales del presidente para no apoyar la idea y el remesa de ministros al Congreso en Valparaíso a hacer lobby —incluso enfrentándose con periodistas que reporteaban allá— siendo especialmente sugerente el del Ministro de Hacienda Ignacio Briones quien dio un discurso enloquecido que demuestra el estrés que provoca Piñera (y Larroulet): «Se ha hecho acá una arenga libertaria, vaya curiosidad que venga de la izquierda, en que plantea algo así como un derecho de propiedad irrestricto, cuando lo que se hace en el Congreso, día a día, a través de las leyes, es ponerle bordes a la libertad (…) Es salirse del libertinaje, salirse del referir a que puedo hacer con lo mío lo que quiera. Les invito a pensar si acaso en la casa o en el departamento de cada uno de nosotros podemos hacer lo que queramos”.

Previsiblemente las AFP no pueden disimular la inédita crisis (y desconexión con la calle) que viven. Como consignó Radio Cooperativa:Nadie puede celebrar lo que ha ratificado la Cámara de Diputados”
dijo el jefe normal del cofradía de estas administradoras, la vocería de AFP Habitat señaló que fue “un error histórico” de características “ideológicas y populistas”
y la AFP Capital fue incluso más allá y aseguró que, singular de ser una medida “mal focalizada y regresiva”, “en el largo plazo profundizará el problema de las bajas pensiones”.





FUENTE

Be the first to comment on "Contra la voluntad de Piñera, en Chile se atreven a…"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*