Deuda: Gobierno presenta el lunes oferta ante la SEC y extiende plazo al 28 de agosto


Las negociaciones se habían enfriado con dos de los principales grupos acreedores. Ad Hoc, liderado por el fondo de inversión BlackRock, y Exchange, encabezado por Monarch, manifestaron que no tuvieron ningún avance significativo con las autoridades argentinas desde el 17 de junio. En existencia, hace tiempo que el reunión expresaba su rechazo a continuar conversando con el ministro de Economía, Martín Guzmán.

A raíz de esta tensa relación entre el reunión Black Rock y el titular de Hacienda, intervino en su momento el presidente Alberto Fernández solicitando al presidente de México, Andrés López Obrador que interceda en presencia de Larry Fink, titular de este fondo. Sin confiscación, estas gestiones no tuvieron buen resultado.

En los últimos días, el presidente y diferentes interlocutores intervinieron para avecinar posiciones, “estamos negociando con Flint”, confió una reincorporación fuente a Ámbito.

También colaboraron en los contactos con el foráneo el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz.

El primer mandatario tomó su audacia tras distintas gestiones que se realizaron para evaluar el talante de los acreedores.

A pesar de estas gestiones, en todo momento, el presidente dijo que “yo soy Guzmán y Guzmán es Alberto Fernández”. Las cuestiones técnicas siempre estuvieron en manos del titular del Palacio de Hacienda y la audacia política en Fernández.

La expectativa ahora más propicio se asienta no sólo en la mejoría que realizó la Argentina en su ofrecimiento, sino en estas últimas gestiones.

Las autoridades argentinas formalizarán su propuesta de canje de los títulos de la deuda externa a una paridad del orden de los 53 dólares por cada dibujo de 100 – para los bonos Exchange alcanzará a 57 dólares – (con una tasa de salida de 10%).

La última traducción de la propuesta argentina se ubica más de 13 dólares por encima de los 40 que propuso inicialmente el ministro Martín Guzmán en marzo pasado.

El plazo de negociación se prolongará hasta el viernes 28 de agosto y los resultados se anunciarán el lunes 31. Cabe rememorar que el precursor plazo establecido vencía el 24 de julio. Sin confiscación, se evaluó que este errata era insuficiente para alcanzar la recepción de los bonistas tomando en cuenta que ya comenzaron las descanso en el hemisferio escandinavo.

La mejoría en la propuesta argentina se logró, según trascendió, mediante una reducción en la quita de caudal a un promedio de 3% -los Exchange no tendrán recorte-.

Asimismo, se contempla el registro de los intereses devengados al 31 de agosto de 2020 para quienes acepten la propuesta sin demoras.

Otra novedad es que se pagarán los intereses del cupón en febrero y agosto comenzando este año. La tasa se ubica en torno de 1%.

En el circunscripción judicial, se mantendrán los derechos adquiridos de los bonos canjeados en 2005, pero sólo para los tenedores de estos títulos.

Con relación a la presentada en marzo por el ministro Guzmán, la última propuesta argentina supone una mejoría de 10.000 millones de dólares para los acreedores, se calcula en fuentes oficiales.

La iniciativa recién será conocida por los grupos acreedores cuando se publique en el Boletín Oficial, pero las primeras reacciones que Ámbito pudo congregar en medios cercanos a la negociación es que se prostitución de una propuesta “razonable”.

Con esta mejoría para los acreedores, el Gobierno puesta a alcanzar la adhesión de los bonistas, particularmente de los inversores que compraron títulos de la deuda argentina en los títulos deprimidos que se registraron tras la derrota de Mauricio Macri en las PASO. En ese momento los papeles se derrumbaron hasta títulos inferiores a 30 dólares, de donde la nueva propuesta argentina supondría elevadas ganancias para estos inversores.

La nueva propuesta argentina se encuentra muy cerca de las aspiraciones expresadas por uno de los clubes de acreedores, el Comité de Acreedores de la Argentina (ACC en su sigla en inglés). Este reunión hizo montar una contrapropuesta del orden de los 54,5 dólares.

Mayores son las diferencias con los otros dos grupos de bonistas, Ad Hoc y Exchange que exigen paridades a partir de los 57 dólares. Dentro de estas agrupaciones, se comenta que el más duro es el fondo Ashmore que tiene gran parte de su tenencia en Global 21.

Las condiciones de difusión de los bonos lanzados en 2016 requieren una adhesión de 66% para activar las Cláusulas de Acción Colectivas (CACs) y la primera impresión en el mercado es que la última propuesta argentina “es suficientemente atractiva como para disparar las CACs en la mayoría de las series”.

Pero para los títulos emitidos en 2005 se requiere un tierra de 75% de adhesión para realizar el canje, “más difícil, pero no imposible”, según operadores.



Click aqui para ir a la aviso innovador

Be the first to comment on "Deuda: Gobierno presenta el lunes oferta ante la SEC y extiende plazo al 28 de agosto"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*