el kirchnerismo destruyó a LAVAGNA



Héctor Recalde lo acusó de impulsar una «flexibilización laboral». Y propuso reflotar una iniciativa que genera rechazo en el sector privado.

El debate sobre cómo salir de la crisis volvió a primer plano con el plan de Roberto Lavagna. Además de la pandemia y la fragilidad de la hacienda, el Gobierno enfrenta un desafío adicional por estas horas: los diferentes proyectos que conviven en su interior o en sectores cercanos al oficialismo. La propuesta del exministro de Economía para originar empleo e inversiones expuso esas fisuras. En particular, su propuesta de crear un fondo de desempleo, una iniciativa similar a la impulsada en su momento por Mauricio Macri  que ahora provocó la reacción furibunda del entorno de Cristina Kirchner.

«Es insólito, la flexibilizacion profesional no crea empleo, yo no voy a repetir lo que decía Bill Clinton ´Es la hacienda estúpido´, pero la creacion o destrucción de empleo depende de ña hacienda», le respondió sin pelos en la argot el abogado laboralista y director de YPF, Héctor Recalde. Una voz que sigue marcando la postura de un sector del oficialismo en materia de asuntos laborales. El exdiputado cercano a la vicepresidenta se enfrentó la semana pasada con Mario Pergolini, a quien acusó de «gorilismo», luego de que el patrón tachara de «hijos de puta» a los legisladores que aprobaron la Ley de Teletrabajo.

Lavagna difundió este martes un documento de su autoría, como parte del espacio político Consenso Federal, que primaveras antes lideró pegado a Sergio Massa. En sus»Pilares de un programa de crecimiento con inclusión», plantea los ejes de lo que debería ser el rumbo de la hacienda post pandemia y para originar empleo propone la creación de un fondo de desempleo, similar al que existe en la construcción. Un sistema que Macri incluyó en su fallido esquema de reforma profesional y que para Recalde atenta contra las indemnizaciones previstas en la Ley de Contrato de Trabajo.

«Me parece que Lavagna está ignorando lo que establece la Constitución Nacional en el 14 bis que establece proteccion contra despido arbitrario y el 75 inciso 19 que incorpora con jerarquia consittucional el principios de justicia social y progresividad de los derechos», señaló el exasesor de la la CGT y de Hugo Moyano. «Esto es sustituir las indemnizaciones por despidos por un fondo de desempleo en donde el trabajador paga su propio despido, y al empleador le va a dar lo mismo despedir o no porque no hay un recargo o una barrera para imepdir el despedio libre», aseguró.

La reacción de Recalde expresa el malestar interiormente del kirchnerismo delante las presiones que observan del sector patrón para avanzar en una reforma profesional, poco que se discute en voz desaparecido interiormente de la CGT. Su hijo, el senador Mariano Recalde, es uno de los que resiste esas iniciativas y tiene en carpeta algunos de los 900 proyectos presentados por su padre entre 2005 y 2017 que perdieron estado parlamentario. En ese período, se sancionaron 69 leyes laborales, un tercio impulsadas por su progenitor. Entre las archivadas, el congresista de La Cámpora podría reflotar la reducción de la etapa profesional de 48 a 45 horas.

«Una solucion es la reducción de la jornada, se puede trabajar menos para distribuir el empleo existente», apuntó el director de YPF. El esquema presentado en su momento no apuntaba a originar empleo, sino a repartirlo entre 200.000 personas. «Alberto Fernández y Cristina Kirchner creen que solo la politica economica va a originar empleo», explica Recalde. Otro de sus argumentos es que la productividad aumenta en relación inversa a la extensión de la etapa y que Argentina y Colombia son los unicos paises con un regimen de 48 horas mensuales, mientras Francia la redujo de 48 a 35.

La propuesta es compartida asimismo por el diputado oficialista Hugo Yasky. Hace dos semanas antes, el líder de la CTA de los Trabajadores (CTA) le acercó a Alberto Fernández un esquema de Ley de reducción de la Jornada Laboral y otro de billete de los trabajadores en las utilidades empresarias, inspirado en el convenio del Sindicato del Neumático con Bridgestone. Fue al encabezar el plenario de la central alternariva por teleobjetivo que contó en el cerrojo con la presencia del exministro de Trabajo, Carlos Tomada. Yasky es el sindicalista más cercano a Cristina Kirchner y asimismo el autor de uno de los primeros proyectos de impuesto a las grandes fortunas.

El plan de Lavagna caldo a pasar el foco de esas reformas con destino a una reducción de los costos empresarios, una de las consignas de la papeleo de Macri. Con esa premisa, Cambiemos logró en 2018 la reforma a la ley de ART, por la que se reinstaló la obligación de las comisiones médicas como paso previo ayer de iniciar un litigio profesional. Lejos de derogarla, el Gobierno entrante decidió mantenerla en pie y conservó en la Superintendencia de Riesgos del Trabajo a Gustavo Morón, una figura que incomoda a los Recalde. Pero la interna no se cerró: el senador de La Cámpora, de hecho, presentó un esquema para retornar a la interpretación previa de la Ley de ART.

Enterate lo postrero sobre hacienda digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ


Convertí a iProfesional en tu fuente de noticiario. SEGUINOS AQUÍ



FUENTE

Be the first to comment on "el kirchnerismo destruyó a LAVAGNA"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*