El nuevo canciller uruguayo definió a Venezuela com…


A diferencia de sus antecesores, el nuevo canciller de Uruguay, Francisco Bustillo
, aseguró sin rodeos que Venezuela «es una dictadura» durante la presentación de los lineamientos que seguirá su cartera. Su par venezolano, Jorge Arreaza, le salió inmediatamente al cruce y le sugirió «refrescar sus conocimientos» sobre derecho internacional. Bustillo dijo por otra parte que la situación de Venezuela es distinta a la de Bolivia, ya que allí hay un proceso electoral destinado a «recuperar la democracia», y afirmó que buscará «seducir» a los países miembros del Mercosur. La principal polémica que rodeó al excanciller Ernesto Talvi
 antaño de su salida del cargo fue ciertamente su negativa a tildar a Venezuela de dictadura.
Se esperaba la opinión de Bustillo al respecto, poco que no había querido rebasar hasta su presentación formal luego de cumplir con la cuarentena tras su arribo al país desde España, donde ejercía funciones como embajador. 

«Conforme al derecho internacional público, las normas democráticas que nos hemos dado en nuestra América, mi propia convicción, la del presidente de la República, del gobierno todo y no tengo dudas que de cualquier habitante nacido en la tierra de Artigas, con libertad no ofendo ni temo, Venezuela es una dictadura», enfatizó el flamante ministro de Relaciones Exteriores uruguayo desde la sede de Cancillería. Sin confiscación, dijo que Uruguay «no tiene vocación de gendarme internacional», por lo tanto no le corresponde señalar ni perseguir dictaduras.

A su vez, Bustillo sostuvo que permanecerá en los grupos que buscan una opción pacífica del conflicto venezolano aunque no promoverá más diálogo por «la falta de voluntad de una de las partes», en remisión al gobierno de Nicolás Maduro. «Vamos a dejar clara la posición de Uruguay en cada foro internacional, entre ellos la Organización de los Estados Americanos (OEA)», aseguró el canciller, quien agregó que el país seguirá perteneciendo al Grupo de Contacto Internacional y el Mecanismo de Montevideo, entreambos espacios creados para batallar y agenciárselas soluciones a la «crisis venezolana».

Las declaraciones de Bustillo ponen fin a una preocupación central del presidente uruguayo. Tanto Luis Lacalle Pou como Ernesto Talvi repitieron en campaña que lo que había en Venezuela era una dictadura. Muy distinta fue la posición del gobierno del Frente Amplio (2005-2020), que en septiembre de 2018 decidió por unanimidad expulsar del partido al secretario universal de la OEA y excanciller entre 2010 y 2015, Luis Almagro, luego de que éste asegurara que no se debía descartar una intervención marcial en el país caribeño. En tanto, en enero de 2019 el gobierno del entonces presidente Tabaré Vázquez se negó a juntarse la proclamación del Grupo de Lima que definió como «ilegítimo» el nuevo período de gobierno de Maduro al frente de Venezuela, al proponer en cambio una postura pacífica y dialoguista frente al conflicto.

Las fuertes palabras del flamante canciller uruguayo no tardaron en salir a Venezuela. Fue su par venezolano, Jorge Arreaza, quien recogió el guantelete. «Le sugiero refrescar sus amplios conocimientos sobre los principios del Derecho Internacional, estudiar el Derecho Constitucional de Venezuela y evitar ideologizar la política exterior de su país por afinidades. ¡Que vivan Bolívar y Artigas!», planteó Arreaza en su cuenta de Twitter.

Pero Venezuela no fue el único país de la región que mereció un pronunciamiento de Bustillo. Consultado sobre Bolivia, el flamante canciller dijo que está en un proceso electoral «en aras de recuperar la democracia en todo su esplendor». Respecto al Mercosur, consideró que Uruguay tiene una gusto «de regionalismo abierto» en el que intentará seducir a los socios del pedrusco para agenciárselas «acuerdos a distintas velocidades». Además, Bustillo aseguró que confía en poder firmar el acuerdo Unión Europea – Mercosur durante estos seis meses de presidencia pro tempore del pedrusco regional.

Bustillo llegó a establecerse el punto que dejó vacante Talvi, quien renunció a su cargo
el pasado primero de julio.
 Talvi, aludido canciller y excandidato a la presidencia, dijo a El Observador
que no utilizaría la palabra dictadura para referirse a Venezuela mientras ocupara el cargo. Los dichos del dirigente colorado generaron cortocircuitos interiormente del Ejecutivo, pájaro que detonó su pronta salida de la Cancillería.

El hasta ahora embajador de Uruguay en España arribó el 5 de julio a Montevideo en el primer planeo de recorrido de la aerolínea española Iberia desde el candado de fronteras por la covid-19. Tras cumplir una semana de cuarentena obligatoria pese a que contaba con un test gafe de coronavirus realizado en España, Bustillo mantuvo reuniones con los expresidentes Julio María Sanguinetti (1985-1990 y 1995-2000), Lacalle Herrera (1990-1995), José «Pepe» Mujica (2010-2015) y Tabaré Vázquez (2005-2010 y 2015-2020).

Bustillo cuenta con un extenso pergamino diplomático. Entre otros cargos, fue dirigente de recibidor del ocupación de Relaciones Exteriores durante la gobierno del entonces canciller Almagro y embajador en Ecuador, Argentina y España. En su conferencia de prensa del lunes, aseguró que en 34 primaveras en el extranjero recorrió muchas embajadas y «mucha gente habla sin conocimiento de causa» y sin «haber puesto un pie» en las sedes diplomáticas, palabras que, aunque sin nombrarlo, parecían dirigidas al excanciller Talvi.





FUENTE

Be the first to comment on "El nuevo canciller uruguayo definió a Venezuela com…"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*