Espionaje ilegal: comienza el derrotero judicial de Arribas y Majdalani –


Los ex jefes de la AFI están investigados por espionaje ilegal a dirigentes políticos, gremiales, sociales y religiosos.

Los ex jefes de la AFI estn investigados por espionaje ilegal a dirigentes polticos, gremiales, sociales y religiosos.

Los ex jefes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante el Gobierno de Cambiemos, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, comenzarán la semana próxima su derrotero jurídico con sendas convocatorias a fallar como imputados en la causa en la que se investigan supuestas maniobras de espionaje ilegal sobre el Instituto Patria y el domicilio de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en 2018.

El lunes será el turno de la ex número dos de la AFI, Majdalani, que fue convocada a indagatoria por el enjuiciador de Lomas de Zamora Juan Pablo Auge tras el requerimiento formulado por los fiscales Cecilia Incardona y el fiscal Santiago Eyherabide; mientras que para el martes está prevista la explicación de Arribas.

La tournée jurídico de los ex jefes de la AFI tiene aniversario de inicio pero se desconoce cuándo será su obturación: se los investiga igualmente por espionaje ilegal a dirigentes políticos, gremiales, sociales y religiosos; están imputados por la supuesta intrusión en 88 cuentas de correo electrónico de dirigentes políticos y periodistas y fueron denunciados igualmente por el armado de fichas ideológicas de los periodistas acreditados a cubrir cumbres internacionales en la Argentina.

Además, el nombre de Arribas aparece en la causa en la que se investigan las presiones de la mesa jurídico de Cambiemos al Poder Judicial y uno y otro ex jefes de la AFI igualmente están imputados por saldo irregular de armas de la agencia.

El horizonte se perfila más sombrío para la ex subdirectora de la central de espías a quien varios ex agentes señalaron en distintos escenarios -Tribunales y el Congreso- como quien daba las órdenes para las tareas de espionaje sobre dirigentes políticos e incluso alguno sostuvo que pedía informes previos de cómo se iban desarrollando.

   

El postrer viernes, estaba citado a indagatoria en la causa de espionaje sobre el Instituto Patria el postrer caudillo operacional de Contrainteligencia durante el Gobierno de Mauricio Macri, Martín Coste, quien se presentó adyacente a su abogado, pidió que se incorpore al expediente su explicación del 26 de junio delante la comisión bicameral de seguimiento de organismos de inteligencia y se llevó copias de la causa para ampliar su indagatoria cuando la haya podido estudiar.  

Ante el Congreso, Coste había dicho que «el director general de Operaciones era la subdirectora» Majdalani, que los espías que se incorporaron a la AFI durante el Gobierno de Macri «venían de personal político-partidario» y que cuando intentaba hacerles algún planteo le respondían «si tenés algún problema hablalo con el Señor Cinco o la Señora Ocho».

En aquella intervención, Coste resaltó adicionalmente que fue promovido a director de Contrainteligencia a mediados de 2018 y que, al regreso de unas receso, se enteró de la presencia de un coche de la AFI frente al Instituto Patria por el llamado de un colega que le dijo que prendiera el televisor.

«Me enteré por televisión. Lo ordenó (Alan) Ruiz cuando yo estaba de vacaciones (…) Ruiz no reportaba al director de Contrainteligencia sino directamente a Majdalani», dijo en su explicación.

Coste afirmó adicionalmente que por esos días le llegó un oficio jurídico para que diera explicaciones sobre los motivos de esa vigilancia, a lo que era la pulvínulo política del kirchnerismo, y aseguró que en la AFI le ordenaron aseverar que «estaban realizando las tareas en el marco de una causa del señor (juez de Lomas de Zamora) Villena, del G20», aunque él «sabía que era mentira».

La gira judicial de los ex jefes de la AFI tiene fecha de inicio pero se desconoce cuándo será su cierre.

La tournée jurídico de los ex jefes de la AFI tiene aniversario de inicio pero se desconoce cundo ser su obturación.

De los testimonios recogidos en el expediente, algunos aportados por un informante de identidad reservada, se pudo rehacer que la orden que Ruiz (procesado en este expediente) había poliedro al equipo que le reportaba no tenía que ver con preparar las supuestas amenazas terrorista de una supuesta estructura anarquista en el entorno de la Cumbre del G20 sino que el objetivo era «detectar si se llevaban o sacaban cosas, si había mudanzas, si se transportaban bolsos, mochilas, documentación y/o dinero, como así también si en esos dos domicilios recibían ese tipo de objetos o se desarrollaban esas actividades».

La «vigilancia» se hacía, de día, desde un coche situado en las inmediaciones de los blancos a espiar uno de ellos detectado el 6 de agosto de 2018 por personas que frecuentaban el Instituto Patria- desde donde los espías podían verlo todo; mientras que, por las noches, se utilizaban «autos de técnica» que tiene cámaras indetectables y que quedaban estacionados y sin ocupantes.

En ese contexto fue que, el 9 de Agosto de 2018, Arribas y Majdalani suscribieron conjuntamente la nota con sello de identificación de la AFI que fue presentada delante la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos de Control y Actividades de Inteligencia con el que buscaron discurrir las actividades desarrolladas por los espías descubiertos; por ese motivo el ex caudillo de los espías deberá dar explicaciones delante la ecuanimidad imputado de ocultar las maniobras ilegales.

Desde la AFI de Cambiemos se intentó discurrir el espionaje ilegal bajo el pretexto que las tareas habían sido desplegadas para desarrollar «vigilancia perimetral» en el entorno de una causa abierta por supuestas alarmas de atentado que estaba radicada en el magistratura de Lomas de Zamora a cargo Villena, que debió excusarse de intervenir en este expediente.

El miércoles pasado, adicionalmente, declaró en la causa por espionaje ilegal contra dirigentes políticos, gremiales, sociales y religiosos, el ex informador Ruiz, sindicado como quien bajaba a los espías las ordenes que supuestamente emanaban de la cúpula de la AFI y, a pesar de que negó ocurrir cometido delitos, comprometió la situación de Majdalani al afirmar que solía remitirle informes de forma directa, sin producirse por el caudillo de Contrainteligencia.

Ruiz reconoció que la AFI, por orden de la subdirectora, colocó cámaras y equipos de compacto en el penal porteño de Melchor Romero a la aplazamiento de que allí fueran trasladados los miembros de la partida criminal «Los Monos» cosa que no ocurrió-  y que realizó al menos una cita a la prisión de Ezeiza, donde estaban presos varios ex dirigentes kirchneristas.

Cuando le preguntaron si había enviado informes directamente a Majdalani, respondió: «Si, pero que no recuerda cual debido a que eran muchos. Que no podría determinar la cantidad exacta (…) Que cuando quedo a cargo Coste de contrainteligencia, empezó a participar de algunas reuniones y Majdalani solicitaba los adelantos de lo que se estaba produciendo».

La última explicación indagatoria de Ruiz aún no terminó porque pidió interrumpirla para poder analizar el expediente y ampliarla una vez que hubiera manido toda la prueba, pero dejó otra particularidad: al procesado ex informador le preguntaron si conocía de antiguamente al enjuiciador Villena, recientemente desplazado de la causa a pedido de las defensas de otros espías.



Click aqui para ir a la comunicado flamante

Be the first to comment on "Espionaje ilegal: comienza el derrotero judicial de Arribas y Majdalani –"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*