Florencia Chagas, la promesa del básquetbol que juega en la elite y combina el deporte con el estudio y las redes


En la tranquilidad de su casa, de fondo se oye el silencio. Es un momento de alivio entre los entrenamientos que Florencia Chagas realiza en su hogar en Argentina. Por la pandemia de coronavirus, todavía no regresó a Italia, donde en la última temporada defendió los colores del poderoso equipo Famila Schio, que la contrató hace dos primaveras. Surgida en Los Indios de Moreno, es la gran promesa del básquetbol argentino e invita a soñar, por qué no, con ser la primera mujer nacida en este país que pueda impresionar a la WNBA. No se queda quieta y es referente de jóvenes a quienes impulsa en sus redes a meterse en el deporte sin perder de sagacidad la educación.

Apenas llegó a Italia, como era último, le tocó residir en la casa de la comunidad de un dirigente. “Me trataron de modo increíble y poco buenísimo de poseer estado con ellos fue que mi ‘hermana’ (la hija del directivo, que tiene su época) iba a una escuela de gramática y hablaba muy aceptablemente castellano, así que fue como mi profesora de italiano“, le cuenta a Clarín.

Claro que, como dice, se sintió “la desidia de la comunidad“, pero esta nueva vida la toma como “un gran desafío“, al que se sumará uno nuevo cuando se reanude la actividad deportiva: competir a préstamo en Empoli, club en el que aspira a tener más minutos y un rodaje que le permita continuar desarrollándose en la elite europea.

Florencia Chagas en una visita a la redacción de Clarín, en 2017.
Foto: Maxi Failla

Florencia Chagas en una recepción a la redacción de Clarín, en 2017.
Foto: Maxi Failla

Después de hacer la primera parte de la cuarentena en Italia, donde el coronavirus pegaba con fuerza, se volvió a la Argentina casi nada tuvo la oportunidad. “Allá estuvimos cada una en su departamento, en un complejo donde vivíamos ocho de las doce jugadoras. Siempre solas. Era una situación complicada y fue cuando más extrañé a mi familia”, enfatiza a los 19 primaveras.

En la que se fue, su primera temporada 100 por ciento con el equipo decano de Schio, Florencia enfrentó la novedad de acelerar desde a espaldas. El equipo peleaba por el título y ella, todavía terminando de moldearse como jugadora, no tenía los minutos que acostumbraba como alegre.

Mirá además

“Con tantas jugadoras de experiencia, ganarse los minutos y el puesto es mucho más complicado de lo que parece -asegura la perimetral-. En los partidos tenía un poco de ansiedad, porque extraño los minutos que tenía cuando jugaba con las más chicas. Sé que confían mucho en mí y me lo transmiten, así que éste es el camino. El momento va a llegar”.

En el animación basquetbolístico, Flor no es ninguna desconocida. Por el contrario, es la decano promesa del ámbito femíneo, firmó acuerdo con una de las marcas de indumentaria más reconocidas y tiene presencia constante en las redes, particularmente en Instagram. En esa plataforma cuenta con más de 17 mil seguidores.

“Tuve mucha suerte después de los campus NBA. Me vieron de Nike y eso fue como un boom, porque soy una de las primeras basquetbolistas con este sponsor”, cuenta. Muchas de sus fans, claro, son adolescentes o nenas (y nenes) más jóvenes que ella, que sueñan con seguir sus pasos.

En 2017, Chagas se llevó el premio MVP al ser la más destacada en uno de los partidos del campus NBA entre las mayores promesas de Estados Unidos y el resto del mundo.

En 2017, Chagas se llevó el premio MVP al ser la más destacada en uno de los partidos del campus NBA entre las mayores promesas de Estados Unidos y el resto del mundo.

Chagas lo tiene claro y rastreo alentarlos desde su espacio: «Me gusta contar mi historia, que las nenas puedan saber un poco cómo fue todo mi esfuerzo y de mi familia, que fue lo más importante para lograr mis sueños. No lo siento como un peso o un compromiso, sino como algo que puede ayudarles. Uso bastante las redes principalmente para transmitir cosas». Y anhela que, encima, sirva para avecinar chicas al básquetbol: «¡Ojalá no se vayan todas las altas al vóley!»

El primer paso en celeste y blanco

Florencia Chagas en su debut en la Selección Mayor, en el preclasificatorio olímpico de 2019 en Bahía Blanca. 
Foto: FIBA

Florencia Chagas en su estreno en la Selección Mayor, en el preclasificatorio desconsiderado de 2019 en Bahía Blanca.
Foto: FIBA

Florencia Chagas llegó a la Selección Mayor en 2019, luego de destacarse en casi todos los juveniles que integró. Fue autora del primer triple-doble (tres ítems estadísticos con doble dígito) en la historia de los Mundiales femeninos U17 y fue la segunda máxima goleadora del Mundial U19 del año pasado.

Durante el extremo noviembre, la jugadora del Famila Schio debutó en la Selección en el preclasificatorio desconsiderado. Si aceptablemente el equipo no pudo ingresar a la cita de Tokio 2020, para ella resultó una experiencia inolvidable.

«Me recibieron re bien. Debutar en Argentina fue una locura, más allá del resultado», asegura, y mira con destino a delante: «Tengo buenas expectativas de lo que podemos lograr. Tenemos que concentrarnos 100% y dedicarle a la Selección el tiempo que merece para seguir creciendo, paso a paso, hasta jugar de igual a igual contra las potencias. Ese es el sueño que queremos convertir en objetivo».

Futura nutricionista

Florencia Chagas, con Dak1llah -voz poderosa del trap- y Fio, quien pinta murales, imagen de Nike.

Florencia Chagas, con Dak1llah -voz poderosa del trap- y Fio, quien pinta murales, imagen de Nike.

En la voz de Florencia se perciben punto e ideas claras. Sabe para qué fue a Italia y trabaja para ganar sus objetivos, al tiempo que no quiere que su mente pierda la frescura del estar en permanente estudios. Por eso, con la secundaria ya completa (la terminó online), piensa estudiar Nutrición. “Quiero hacer el CBC -dice-. Me súper interesa el tema y me va a servir para despejar la cabeza”.

La carrera que quiere seguir Chagas no es antojadiza. De hecho, cuando empezó a residir sola, la comida podría poseer sido todo un tema, pero gracias a sus intereses se dio mucha maña. “Siempre me gustó cocinarme porque soy muy particular con eso y me cuido mucho”, avisa.

La cojín o escolta asegura que “la alimentación tiene que ver con todo”, y ejemplifica a través de su propia experiencia: “Después de empezar a darle importancia, noté un cambio muy importante: me ayudó en la resistencia, la recuperación, el descanso… Para descansar bien, tenés que saber cómo se digiere cada cosa. Y también me sirvió mentalmente”.

Florencia Chagas, con Francisco Farabello, Leandro Bolmaro y Agustín Cáffaro en el campus Básquetbol Sin Fronteras de la NBA. 
Foto: IG/flor_chagas

Florencia Chagas, con Francisco Farabello, Leandro Bolmaro y Agustín Cáffaro en el campus Básquetbol Sin Fronteras de la NBA.
Foto: IG/flor_chagas

Ante una atleta de primer nivel y potencial nutricionista, la pregunta se impone: ¿qué tipo de dieta elige? Lo primero que aclara Flor es que no es “ni vegana ni vegetariana”. Y ahí se embarca en el crecimiento: “Evito un poco las carnes rojas y trato de incorporar las proteínas desde el pescado o el pollo. No toco harinas refinadas ni azúcares; trato de que sea todo integral o de arroz. Busco obtener carbohidratos de frutas y verduras y para complementar con el entrenamiento tomo proteínas en polvo o suplementos”.

También, por votación propia, Chagas tiene un pequeño secreto: “Trato de usar antiinflamatorios naturales, como el jengibre o la cúrcuma, y condimentar con ajo. Y evito lo más que pueda todo lo que sea ibuprofeno o cualquier medicamento de ese estilo. Como mucha fruta con vitamina C, porque casi vivo en invierno (N.deR.: juega en las estaciones más frías en Europa y viene a Argentina a mitad de año), así que tengo que tener las defensas siempre altas”.

HS





FUENTE

Be the first to comment on "Florencia Chagas, la promesa del básquetbol que juega en la elite y combina el deporte con el estudio y las redes"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*