| Futbolista concordiense: Franco Quiroz y el sueño de llegar a primera


El fresco Rodrigo Rosetti es un periodista que ejerce su profesión en Santa Fe, pero que es oriundo de nuestra ciudad. Habitualmente, Rodrigo hace entrevistas por Instagram Live y las mismas se transmiten los domingos por Canal 9 Litoral desde las 20.00 horas.

Y esta oportunidad, la entrevista fue muy particular porque fue con un conciudadano. Estamos hablando de Franco Quiroz, quien surgiera futbolísticamente en Wanderer´s de Concordia y desde aquí recaló en Colón de Santa Fe (debutando en primera división el año pasado delante Argentinos Juniors), estando su presente (hace muy poco) en Agropecuario, equipo que milita en la Primera Nacional (ex Nacional B). Aquí la charla entre uno y otro concordienses.

Hola Franco.

Hola Rodri. Muy admisiblemente. Aquí un poco cansado porque estamos entrenando, solos, pero admisiblemente.

¿Hiciste toda la cuarentena en Santa Fe o dónde?

Yo hice todo aquí. Yo me vine de Carlos Casares a Santa Fe y me quedé por aquí.

O sea que entrenaste en tu casa vía teleobjetivo.

Yo estaba entrenando con Mateo Hernández, y entrenábamos a veces en su casa, otras en un confuso o cancha que se podía conseguir.

Y es bueno encontrar compañero, porque solo es muy complicado.

La verdad que sí. Yo en principio entrenaba solo aquí, en casa, y por ahí se hacían muy aburridos los entrenamientos. Y, te confieso, había días que los dejaba acaecer y luego no me quedaba otra que meterle doble turno, y hasta triple turno porque sino no me daba.

¿Y qué se perdió, básicamente, en este tiempo que no se tuvo normalidad para entrenar?

Se pierde, o se ha perdido, mucho. Ahora que se soltó un poco más, podemos pasar o hacer trabajos con pelota y cosas así. Pero lo que más se pierde es el ritmo de competencia.

Pero contento con retornar a la cierta “normalidad” de entrenar como se debe, transmitido que AFA dio el gastado bueno.

Por suerte se vuelve, porque era tedioso por la tensión de la demora y por lo poco que podíamos hacer. A mí me agarraba mucha ansiedad y me liquidaba. Por ahí entrenaba con la esperanza de que pronto volveríamos a entrenar todos, quizá la semana que viene, o la otra, y así te va matando la ansiedad y la demora.

Mirá, te tengo que afirmar, saliendo un poco de esto y aflojándonos un poco más, que Federico, de Fiambrería Don Cacho, se juega con la picada para vos.

Ahhhhh, mirá que bueno. Yo hace un montonazo que no pruebo un salamín. Siempre que voy para Concordia paro en la ruta, aquí cerca de Paraná o más allá, o admisiblemente muy cerca de mi ciudad, y compro porque los salamines entrerrianos son espectaculares. Y ahora probaré los de Don Cacho, entonces jaja.

Tenemos amigos en global como Luca Marcogiuseppe, que trabajó en Unión, y además de otro concordiense como Walter Bou. ¿Has tenido charlas con ellos?

Con Luca intercambiamos mensajes y nos veíamos mucho en los partidos solidarios que se hacían en Concordia, al igual que con Walter y con Gustavo Bou. Y con Gustavo hemos compartido además reuniones de amigos allá en Concordia. Pero con todos, con aquellos que juegan en el fútbol argentino o exterior, siempre comparto charlas. Y generalmente en los partidos solidarios que te mencioné, porque siempre hay algún asado luego de los mismos y se da para seguir la charla.

Y es positivamente sobresaliente la gran camada de futbolistas que llegaron a corretear en primera, y hasta se puede hacer una selección con ellos.

Sin duda que sí, que es una procreación muy linda e importante. También he intercambiado charla con Lucas Robertone, que está en Vélez, y además intercambiamos camisetas, pantalones con Leo Godoy.

Bueno, invítenme cuando hagan poco juntos en Concordia.

Sí, sin duda así será y desde ya te hago la invitación, claro. Y me acuerdo que el final partido que se hizo en Concordia, yo lo hice con chicos que han jugado en inferiores, amigos míos de allí, y estaban enfrente Marcos Senesi, Lucas Robertone, Tommy Kolln (All Boys) y jugaron a un nivel muy stop, positivamente.

Lo que quiero que cuentes en esta entrevista es cómo llegaste a Colón. Y es el sueño de muchos venir a un club de primera división.

Yo a los 15 abriles debuté en Wanderer´s de Concordia. También en ese momento integraba el Seleccionado de Concordia, que viajaba a Chile a corretear un torneo en verano. Entonces, estaba entrenando con mi categoría, Sub 15, con el Seleccionado de Concordia que viajaba a Chile. Entonces apareció muchedumbre de Colón a ver jugadores y por suerte quedé en su consideración.

En su momento, en el primer seleccionado que se hizo estaba Tommy Kolln, además Daian García, que está jugando en Gimnasia y Enzo Salas, que está actualmente en Temperley.

Yo cuando era pequeño viajé a Córdoba, a corretear un torneíto, con chicos categoría 96 y yo era 98. Y un técnico, que seguro conocés, Rubén Cortiana, quiso acompañarse a todos esos chicos para corretear en Chile. En ese tiempo entrenaba tres turnos, dos con mi club y uno con el seleccionado. Y en diciembre fue a probar Colón. Y Rubén nos decía que no nos convenía que vayamos a la prueba, porque era como que nos ilusionábamos transmitido que te dicen que luego te llaman, y eso genera mucha expectativa, y por ahí ese llamado no se da. Y reminiscencia que aquella prueba se hizo en cancha de Victoria.

Yo allá en Concordia jugaba de volante por izquierda, y en el primer seleccionado que jugué estaba “Pepe” Carro, y me acuerdo que cuando fueron para designar a los jugadores para el seleccionado, elegían más o menos cuatro por club. Y cuando yo fui, Pepe dice “a ver, levanten la mano todos los volantes”, y cuando levantaron eran como “cien” volantes. Y como yo sabía el nivel que había, agarré y bajé la mano. Y cuando pidió que lo hicieran los laterales por izquierda, eran menos, entonces ahí sí levanté la mano. Pepe me eligió y me dijo “ya sé que vos no jugás de lateral”, porque él había estado de técnico en Wanderer´s.

Pero me terminó usando de vecino. Y me fue puliendo en el puesto. Un día me dice “si alguna vez tenés la posibilidad de alguna prueba, o algo, probate de lateral, porque no hay muchos laterales por izquierda”. Y cuando fue a probar Colón, yo me acuerdo que me fui a las 9 de la mañana, que me llevó mi mamá, y luego de la prueba ella ya no estaba, porque se tenía que ir a trabajar. Y entonces me fui al trote hasta la costanera, donde estaba entrenando el seleccionado. Llegué tarde y le tuve que contar a Rubén (Cortiana) que había ido a probarme.

¿Y vos tenías en la vanguardia venir a ser profesional?. ¿Confiabas a pleno en tus cualidades?

Cuando tenía 15 abriles y me habían subido a la primera de Wanderer´s , le empecé a prometer a mi mamá que iba a ser atleta de fútbol y que le iba a dar todo. Y desde ahí me maté entrenando, pues entrenaba tres turnos. Y un día llegué llorando y le dije “mami, como puede ser que yo me haya probado en muchos clubes y no quedé en ninguno, sabiendo que me mato entrenando”.

Incluso llegaba a mi casa a las 10 de la confusión y me dormía sentado en la mesa, porque estaba liquidado. Y mi mamá me dijo “quédate tranquilo, que ya se te va a dar”. Y cuando sale el alucinación a Chile, mi mamá le dice a la “tesorera” que manejaba el alucinación, que no sabía si yo iba a ir porque me habían llamado de Colón. Pero era mentira, obvio. Y cuando vuelvo de Chile, a las 2 semanas, sale un comunicado en el diario que debían presentarse chicos de Concordia en Santa Fe para hacer la prueba.

Habrán venido unos 15 chicos. Y yo llegué aquí a Santa Fe, y lo hice con un compañero de la 97, que jugaba en mi club, que además había quedado como enganche. Era febrero, tremendo calor y nos tocó en la última cancha del predio de Colón, y yo estaba re nervioso. Tiré los cinco primeros pases y los erré. Hasta que en un momento lo ponen a mi compañero, al que se caldo conmigo, a corretear de mi banda, y se las empiezo a dar casi todas a él. Entonces, en ese momento estaba Carlos Giuliani. Este me pasión, y me dice “nene, jugá tranquilo, ya está, ya quedaste”. Cuando me dijo eso se me bajó toda la casta de la vanguardia y hasta me animé a acaecer al ataque, y todo.

Y este pequeño que caldo conmigo además quedó. Pero cuando yo quedé estaba en una pensión y los padres no tenían como para bancar la misma, y entonces no pudo venir.

¿Y cuánto tiempo pasó para que te vengas a encontrarse a Santa Fe?

Y a la semana. Tuve que hacer todo rápido en Concordia, de lo que se encargó mi mamá, que en ese momento era mi “representante”. Y me vine a la pensión. Por supuesto que yo ahí tenía muchos nerviosismo, por cómo iba a ser todo, cómo me iban a tratar los chicos y demás. Por suerte estaba acostumbrado a las tareas de la casa, porque allá en Concordia hacíamos todo eso entre todos.

Y contanos la vida de pensión.

Llegué y por suerte los chicos me trataron admisiblemente, me integraron con todos. Aquí además estaba jugando Axel Fleitas, que además es de Concordia y amigo mío, así que él me hizo mucha compañía. Incluso el dueño de la pensión tuvo un problema y me fui a estar con Axel, y otro pequeño más, a un unidad. Y a mí me enseñaron que la vida es toda una etapa de pruebas que tenés que ir superando, y eso me llevó a estar hoy como estoy, a estar resistente de la vanguardia, a asimilar que si me pasaba poco siempre ir para delante. Sabía que si daba un paso para detrás, me caía.

¿Y hace mucho que no vas a Concordia?

Desde el año pasado que no voy. Porque yo vine a hacer la pretemporada aquí y de aquí me fui a Buenos Aires. Mis viejos me fueron a ver allá.

Volviendo al fútbol, cuando llegaste a Reserva ya veías la primera muy cerquita y la ilusión crecía.

Cuando yo vine a Colón, a mi arcaico lo operaban de hernia de disco y entonces yo no quería venir a la prueba, quería estar con él y mi vieja me dice “andá”. Y era todo el mismo día, el mismo día lo operaban y el mismo día era la prueba. Entonces, por eso además mi vanguardia estaba en otro ocasión y se juntó todo con los nerviosismo. Y ni admisiblemente terminé esa prueba, llamé a mi mamá y le dije “Quedé”, para su alegría y tranquilidad.

Además, el mismo día que a mi me subieron a Reserva, a mi arcaico le hicieron la segunda operación de hernia de disco. Y por esos días se decía que se jugaba por la Copa Santa Fe. Y la llamé a mi mamá para decirle que era una especie de prueba el partido por la Copa Santa Fe y de ahí algunos chicos iban a resultar en Reserva, pero que yo no sabía si quedaba. Finalmente, pasó la operación de mi papá, todo admisiblemente, y a los tres días me dijeron que quedaba en Reserva.

Y me imagino la bienaventuranza.

Sí, por supuesto. Y habíamos hecho un bueno camarilla, donde nos decíamos que teníamos que rompernos el c…, porque nos separa un vestuario nomás de la cancha de Colón y todo dependía de nosotros.

¿Y tuvieron roce con primera desde allí?

Había tenido un enfrentamiento en casa de campo división, donde tuve una mala experiencia. Hicimos fútbol, y en una deshonor, y habían llegado refuerzos a Colón. Y me acuerdo que trabajos con Biglieri y se le giró la rodilla. No me acuerdo si fue distensión o se rompió, pero sí me acuerdo que tuvo que salir y yo me quería expirar por la situación.

Y luego caldo el gran paso a primera.

Fue así. Yo en ese momento no estaba jugando mucho en Reserva, porque me acuerdo que en el plantel estaba Osvaldo Arroyo, y cuando no jugaba en primera lo hacía allí en Reserva. Y yo bajaba a la primera circunscrito. Luego empecé a corretear y corretear, me acuerdo que el torneo había terminado. Nosotros jugamos un miércoles con la primera circunscrito, que salimos campeones, y el sábado jugué el torneo de AFA con la cuarta, contra River. Recuerdo que le ganábamos 3 a 0 el primer tiempo, y faltando 20 minutos para que termine el segundo nos lo dieron revés 4-3. El técnico de River hizo tres cambios y nos liquidó, porque pareció que entraron Messi, Cristiano y Dybala.

¿Y vas palpando el momento de venir a la primera?

En el momento que fuimos campeones de la Primera Local, se decía que iban a subir chicos al plantel profesional. Ese lunes yo estaba con una “paralítica” infernal, y le dije a los chicos que no iba a entrenar, que le iba a afirmar al técnico que me mande el kinesiólogo. En ese momento el ayudante de campo era “Tapita” Cegala, y mi técnico de Reserva me mandó a cuchichear con él porque quería decirme unas cosas. Fui a cuchichear y me dice “van a ir unos chicos a entrenar con el plantel, van a hacer un reducido, pero me parece que te quedás en el plantel de primera”, me insistió. Y cuando me dijo así, se me pasó el dolor que tenía, todo, sino por el contrario caminaba como nunca.

Pero fuimos a entrenar los seis chicos y me dicen allí “Franco, mañana tenés que venir de nuevo a entrenar con los de primera”. Al otro día fui, me cambié en vestuario de Reserva y me fui a entrenar con la primera. Terminé y me dicen “a la tarde tenés que venir de nuevo”, y así me volvió a afirmar que el miércoles a la mañana tenía que ir de nuevo. Y cuando fui el miércoles, me dicen “¿estás nervioso?”. No, ¿por qué?, le digo. “Porque el viernes vas a jugar de titular”, me dice. Y se jugaba Copa Santa Fe contra 9 de Julio de Rafaela. Y ni admisiblemente escuché eso, se me subió toda la casta a la vanguardia otra vez y me acuerdo que salí del predio, y caminaba mirando a la cero. Jugué ese partido, volví a entrenar al otro día y a la semana venidero ya me subieron definitivamente a primera.

Y de ahí además a pulsar a tu vieja.

Sí, obvio. Le conté que me subieron a primera y me dice “¿Qué?. Ya le prendo una vela a San Expedito”, porque en casa somos re creyentes de ese santo. Y a la semana venidero sí, le confirmé admisiblemente seguro de que quedaba y se largó a gimotear mi mamá, por afín emoción, obvio.

El resto es historia que aún el futbolista está escribiendo, y sin duda que por su talento, humildad y capacidad, tiene mucho para escribir todavía. Y con todo ello, pronto volverá  a habitar el mundo de la primera división, con Agropecuario o con otro club, seguramente.



FUENTE

Be the first to comment on "| Futbolista concordiense: Franco Quiroz y el sueño de llegar a primera"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*