Habrá que racionalizar el gasto sin afectar la inversión pública, según un informe económico –


La Argentina necesitará, luego de los pertenencias de la pandemia, retornar a achicar el compromiso primario y suceder a un superávit, pero deberá hacerlo con racionalización del consumición que no sea la inversión pública, señaló hoy un mensaje de la Fundación Mediterránea.

En 2020, «el stock de capital público podría caer 0,8%, es decir, la inversión pública bruta no alcanzaría a cubrir la depreciación de la infraestructura económica y social del período», estimó la entidad en su Monitor Fiscal de julio.

Para Marcelo Capello y Agustín Cugno, de la Fundación Mediterránea, ésto «implica una descapitalización en materia de capital público, con sus consecuencias sobre el crecimiento y el bienestar a largo plazo».

El trabajo recordó que «el stock de capital público registraba tasas crecientes entre 2005 y 2011, luego se estabiliza en tasas de crecimiento en torno al 2% entre 2012 y 2015, para luego comenzar a caer (salvo en 2017) hasta 2019, año en que el stock de capital público sólo sube 0,4%; es decir, prácticamente se mantiene constante».

Desde 2018 se aceleró el ajuste fiscal para achicar el peso del consumición manifiesto y el compromiso fiscal a nivel doméstico, al perderse golpe al financiamiento internacional: El acuerdo con el FMI implicaba montar al invariabilidad fiscal en 2020, por lo que en 2018 y 2019 se redobló el esfuerzo para achicar el consumición manifiesto en títulos constantes, precisó.

«En 2020, frente a la pandemia por Covid-19, caen los recursos y sube el gasto por justificadas erogaciones compensatorias a familias y empresas que pierden recursos, de modo que el déficit fiscal retoma su dinámica creciente», resaltó.

Pero -advirtió- algunas partidas de consumición siguen con ajuste en 2020, como son las erogaciones de caudal: en los primeros cinco meses del año, la Inversión Real Directa (IRD) del Sector Sabido Nacional (SPN) sigue cayendo (-37% anual vivo), y además Otros gastos de caudal (-97%), detalló.

Esto es, «el ajuste en el gasto de capital continua en 2020, lo cual venía ocurriendo con pocas excepciones desde 2015, en el marco de un ajuste del gasto para equilibrar las cuentas públicas».

Considerando el período enero-mayo de cada año, la IRD doméstico cayó 66%, en títulos reales, entre 2015 y 2020; así, la IRD de 2020 se ubica en números parecidos a los de 15 abriles antes.

La inversión pública suele ser la partida elegida para los ajustes fiscales a corto plazo, por su último costo político, pero «si esa situación se prolonga, afecta negativamente las posibilidades de crecimiento económico y el bienestar de la población, por el deterioro de la infraestructura económica y social», concluyó.



Click aqui para ir a la informe llamativo

Be the first to comment on "Habrá que racionalizar el gasto sin afectar la inversión pública, según un informe económico –"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*