Hoy se cumplen 238 años del día en que Rocamora diera el nombre de Entre Ríos a la provincia


Hoy 11 de agosto de 2020, se cumplen 238 primaveras del día en que Tomás de Rocamora, en un crónica que elevara al Virrey Juan José de Vértiz y Salcedo, diera el nombre de “Entre Ríos” a lo que es nuestra provincia. Desde el 11 de agosto de 1782, por consiguiente, se usó asiduamente esta denominación que terminó por imponerse definitivamente.

Rocamora nació en Granada, gobierno de Nicaragua, el 25 de abril de 1740, y tuvo una gran vinculación con Entre Ríos. Es que no solamente impuso el nombre que aún nos distingue, sino que adicionalmente fundo tres villas que se transformarían en ciudades importantes.

No es casualidad que Vértiz haya aceptado el nombre que decidiera Rocamora para estas comarcas. Ambos se conocían desde tiempo detrás. Rocamora inició su carrera marcial y administrativa en Guatemala. Allí conoció a Vértiz, quien tiempo posteriormente sería el único Virrey nacido en suelo norteamericano. Previamente Vértiz fue célebre gobernante de Buenos Aires, y convocó a Rocamora como oficial de la montura del Fuerte de esa ciudad. Cuando Cevallos dejó de ser Virrey asumió Vértiz ese cargo, y Rocamora seguía a su flanco.

En el año 1782, el nuevo Virrey envió a Tomás de Rocamora a lo que hoy es la provincia de Entre Ríos, que por entonces era considerado un “continente”, ya que estaba rodeada por agua. Ríos y arroyos separaban estas tierras del resto. El objetivo que s le impuso a Rocamora fue el de establecer poblaciones en la zona entre los ríos Uruguay y Paraná.
Rocamora se abocó a la tarea recorriendo primeramente toda la región y analizando los sitios más beneficiosos para crear poblaciones y sin olvidar que serían habitadas por personas, las que tenían que contar con varias cosas a su protección a fin de sobrevivir.

Rocamora iba informando a Vértiz sobre lo que veía. Desde los primeros informes usaba “Continente de Entre Ríos” para denominar la zona que visitaba y recorría. Desde entonces la denominación se impuso hasta nuestros días, aunque la zona se transformó hace muchos primaveras en provincia de Entre Ríos.

Fue Rocamora, por consiguiente, quien aconsejó al Virrey prestar más atención a este comarca, en el que contabilizó más o menos de 1.200 familias. Por otra parte, vio que la región ubicada sobre el río Uruguay estaba proporcionado más despoblada. Fue entonces que tomó la intrepidez de fundar poblaciones en el sitio en que había menos parentela, lo que era natural.

Hay que recapacitar que en 1749 se llevó a mango la batalla del Cerro de la Matanza, la que estuvo encabezada por el gobernante de Santa Fe, Francisco Antonio Vera y Mujica, y concluyó con la cese de los pueblos charrúas y guaraníes allí existentes. Tras esto, a mediados del siglo XVIII, las tierras entrerrianas comenzaron a ser ocupadas por familias procedentes de Santa Fe y la Bajada. Españoles, criollos y portugueses se iban afincando en esa zona. La mayoría de los inmigrantes se situaron a orillas del regato Clé, integrando el primer arraigo que puede considerarse remoto antecedente de Gualeguay. No era el mejor sitio ya que las inundaciones obligaron a la parentela a agenciárselas otros sitios. El 19 de marzo de 1783, Tomás de Rocamora fundó “Villa de San Antonio de Gualeguay Grande”, en honor a quien sería su santo patrono, Antonio de Padua. Cuando se fundó, la población sumaba 56 manzanas y albergaba a 150 vecinos.

Rocamora giró luego con destino a el Norte y fundó otra población: lo que hoy es Concepción del Uruguay. En existencia, en 1619 había en la zona una población jesuita. El nombre era “Concepción”. Estaba emplazada al Norte del regato homónimo y, según se afirma, es la zona donde hoy se asientan los barrios “Puerto Viejo” y “La Concepción”, al Sur de la ciudad. También en ese momento se construyó la primera capilla, sitio que más tarde sería ocupado como cementerio. Tiempo posteriormente, más precisamente el 25 de junio de 1783, Rocamora fundó allí la “Villa de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción del Uruguay”. Construyó el cabildo en lo que hoy es el centro oficinista y comercial de la ciudad. En el siglo XIX era comúnmente emplazamiento por el nombre de uno de los arroyos cercanos: Arroyo de la China. Hay quienes afirman que la fundación, en principio, se denominó “Arroyo de la China” , pero por ser la Patrona la Purísima Concepción, se la comenzó a citar a propuesta de Rocamora, Concepción del Uruguay.

Rocamora no cejó en la tarea de fundar poblaciones y fue así que nació Gualeguaychú. En existencia, antiguamente de que Rocamora llegue al sitio ya existía un arraigo. Los primeros en habitar el sitio fueron los pueblos chaná, paraguayo y charrúa. En el siglo XVII se ubicaron algunos colonos en precarios establecimientos rurales. En 1770 había un arraigo en derredor de una pequeña capilla, al Sur de la presente Gualeguaychú. Esa capilla, en 1764, sería ascendida a parroquia. Fue posteriormente de esto que mencionamos que llegó Rocamora, quien fue recibido por los vecinos. Rocamora estudió la zona donde se ubicaba el arraigo y, como el mismo era anegadizo, bajo, con muchos pajonales, eligió la zona Norte para erigir la población. Fue así que ordenó la mensura, eligió los lugares públicos y los 85 solares para los primitivos pobladores. Además, eligió el santo patrono y dispuso terrenos para edificios públicos y religiosos. La fundación se realizó el 18 de octubre de 1783. El sitio fue denominado “Villa San José de Gualeguaychú”.

Es innegable la relación de Rocamora con Entre Ríos: dispuso su nombre y creó tres localidades que con el tiempo tomaron gran importancia y ayudaron, de guisa decidida, a que la provincia reciba pobladores.

Tomás de Rocamora pensaba seguir con su tarea fundadora, pero su objetivo se vio frustrado cuando el Virreynato cambió su mando. En 1784 asumió su cargo el virrey don Nicolás Francisco Cristóbal del Campo Cuesta de Saavedra Rodríguez de las Varillas de Salamanca Solís García de Olalla y Sánchez Salvador, marqués de Loreto. Éste dejó sin apoyo a Rocamora, por lo que no fue posible fundar otras villas que ya estaban delineadas. En 1786 Rocamora era reemplazado en su comisión, aunque ocupó otros cargos fuera de Entre Ríos.

Tras una larga enfermedad, Rocamora murió en Buenos Aires el 17 de marzo de 1819.

Foto: Plano realizado por Rocamora en el que fogata Entre Ríos a la provincia.



FUENTE

Be the first to comment on "Hoy se cumplen 238 años del día en que Rocamora diera el nombre de Entre Ríos a la provincia"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*