Deportes A 34 años del último título mundial y la...

A 34 años del último título mundial y la consagración de Maradona –

-


La gesta de México 86 supone una de las más luminosas de la historia del deporte argentino propiamente dicho, en la medida que reunió una tonalidad de matices virtuosos cuya máxima expresión, Diego Armando Maradona en sintonía celestial, se corresponde con la impronta que pudo tener sellado el argumentista más ingenioso.

Fue el gran Mundial de Maradona, desde luego, pero todavía fue el gran Mundial de Carlos Salvador Bilardo y de unos cuantos jugadores capitales para apuntalar la organización y proporcionar el sublime despliegue del «Diez», del inteligencia en su salsa.

Y fue, por cierto, el Mundial de Julio Grondona, en la medida que tuvo espaldas de sobra y convicción como para dar un simbólico puñetazo sobre la mesa y sostener variopintas presiones que, encima de un sector de la prensa especializada, emanaban de los dominios del mismísimo presidente Raúl Alfonsín y en equis momento convirtieron a Bilardo en un preparador con los días contados.

El rendimiento de la Selección, ciertamente, no había ayudado a disipar los fantasmas: fueron abriles de experimentación copiosa y un confuso ensamble que derivó en una clasificación descolorida, sufrida y agónica.

De hecho, tres de los principales protagonistas del partido con Perú en el Monumental no jugaron en México: Ubaldo Matildo Fillol con un par de atajadas secreto y Daniel Passarella y Ricardo Gareca en la providencial sociedad que rubricó el 2-2 determinante.

Lo de Passarella, su presencia en el plantel y su partida en las canchas, permanece en el revoltijo del cajón donde conviven las anécdotas y las leyendas.

Lo mismo da: en todo caso Passarella tendrá el privilegio de constar en los dos planteles argentinos ganadores de la Copa del Mundo, y José Luis Brown, el «Tata», que en 2019 partió al infinito cósmico, de tener representado una verdadera yema del héroe accidental.

Brown, fornido, enérgico y pertinente extremo hombre, supuso el complemento ideal para un Oscar Ruggeri en plenitud en el contexto de una estructura defensiva que incólume fugaces momentos des Perplejidad daría la talla con holgura.

Podría decirse que partido a partido se cumplió el apotegma de que todo buen equipo se pertrechos de a espaldas para delante, y todavía, en secreto de prudencia coloquial de Raúl Scalabrini Ortiz, que «en el camino se acomodan los melones».

De la formación del iniciación con Corea del Sur salió para siempre Néstor Clausen, posteriormente del segundo partido, con Italia, quedó al ganancia Claudio Borghi, a la vez que perdió demarcación Oscar Garré e incluso Pedro Pablo Pasculli aun cuando en octavos de final anotó el gol esencial con Uruguay.

El embudo defensivo, un gran Sergio Batista como número 5 de manual, Ricardo Giusti en la solidaria contribución del amigo de todos, el ida y envés de José Luis Cucciufo y Julio Olarticoechea en el bilardiano rol de «laterales volantes» y el dinamismo de un sorprendente Héctor Enrique (el extremo llegado a la fiesta de la convocatoria) expandieron una solidez colectiva que hubiera resultado insuficiente sin altas dosis de dos miembros del Club de la Ductilidad y del Gran Hacedor.

Por enterarse: el desmarque fructuoso de Jorge Valdano (siempre admisiblemente perfilado, presto a tocar, descargar y obtener al dominio a la hora señalada) y la generosa caja de herramientas de Jorge Burruchaga, que se inició como 4, siguió como 5, alternó como 8 y por aquellos días ya era un todocampista pleno: hacía de todo un poco y todo admisiblemente.

En el portería Nery Pumpido, allá del perfil del ballestero apetencia partidos y cómodo en la ropa de quien es capaz de estrechar al mayor el ganancia de error y alabar seguridad a sus compañeros. La historia de Argentina en los Mundiales es todavía la historia de grandes arqueros que no dieron la talla: y Pumpido la dio.

Y Maradona, tomando las cosas donde las dejaba la solvencia colectiva y ofrendando las mejores respuestas a las preguntas imposibles de contestar incluso por grandes futbolista.

La Selección se recibió de equipo con Uruguay de solicitante al título con Inglaterra, de la mano «de Dios» y del presa siniestro del prestidigitador de Villa Fiorito con «la jugada de todos los tiempos» (Víctor Hugo dixit).

Entretanto, los planetas se alinearon: eliminado Inglaterra, la espita propia se despejó y de la otra se encargó Francia para dejar en el camino a Italia y Brasil y caer sólo con las locomotoras alemanas.

A Bélgica se le había yeguada sin apremios, en buena medida por el descomunal envión de un duelo de cuartos de final con aureola de una copa en sí misma y, claro, gracias a un Maradona ya trepado al firmamento de su firmamento.

De la final ganada hace 34 abriles en el Estadio Azteca han corrido ríos de tinta y sin incautación persiste la ventana abierta a una pregunta que no por carecer de respuesta renunciará a su sentido: ¿hubo poco de destino escrito en el hecho de que el tercer gol argentino llegara por un superior pase de Maradona cuando Karl-Heinz Rummenigge ya había hecho daños significativos y había olor a remontada teutona?

Jamás lo sabremos, pero admitamos que la creencia en un guiñada astral, o del orden que fuere, nos invita a esa poética de la predestinación sin la cual los acontecimientos del deporte perderían sustancia y sabor.

Era el Mundial de Argentina más allá la tierra propia, era el Mundial del Bilardo Gran DT y era el Mundial del Maradona que puesto en la máquina de la aritmética retrospectiva tocó 62 pelotas por partido, recibió un promedio de 7.4 infracciones, buscó el portería rival 49 veces, hizo cinco goles y sirvió a Burruchaga la corrida última, definitiva y gloriosa.

A despecho de que no hay números ni palabras que sepan contener afín extensión, memorar México 86 es amoldonado, oportuno y reparador: albicelestes y felices días, redondos como una pelota.



Click aqui para ir a la información innovador

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Ultimas noticias

Sábado frío y con una máxima de 12 grados en la Ciudad de Buenos Aires y alrededores –

No estn previstas precipitaciones durante el fin de semana Este sábado se presenta en la Ciudad de Buenos Aires...

La economía europea, peor: Alemania caerá más de 6%, Francia, Italia y España casi 11%

"El alcance y la duración de la pandemia y de las futuras posibles medidas de...

EN VIVO | Liverpool – Burnley: horario y dónde ver el partido por TV

Liverpool y Burnley se enfrentan hoy sábado 11 de julio, en un nuevo partido por la época 35 de...

En La Matanza preocupa la apertura de la cuarentena en la Ciudad –

El COE solicit que se tomen decisiones en forma conjunta El Consejo Operativo de Emergencia (COE) del municipio porteño...
- Advertisement -

Guzmán adelanta que un grupo de bonistas rechazará la oferta

En ese sentido, afirmó que “por un lado hemos tenido acuerdos con un número de acreedores, hubo un...

El líder Juventus recibe al sorprendente Atalanta en la Serie A –

Juventus intentar retornar al triunfo con el regreso de Paulo Dybala Juventus, líder de la Serie A de...

Debes leer

- Advertisement -

Tambien te puede gustarRELACIONADOS
Recomendados para vos...