La mejor marchista mexicana se perderá los Juegos Olímpicos por un dóping


Todavía nadie puede apuntalar que los Juegos Olímpicos de Tokio, postergados oportuno a la pandemia de coronavirus, vayan a realizarse el año próximo. Sin secuestro, la marchista mexicana María Guadalupe González ya tiene una certeza: si se hacen, no podrá participar oportuno a que el Tribunal de Arbitraje Deportivo confirmó la suspensión por cuatro abriles que pesa sobre ella oportuno a un control antidóping positivo que registró a fines de 2018. Y Lupita, como la conocen todos, no estará en Japón.

El TAS ratificó la pena que la Unidad de Integridad del Atletismo le había constante en mayo de 2019 a la mexicana, quien había sido suspendida provisoriamente en noviembre de 2018 luego de que se le detectaran restos de trembolona en un test sorpresivo al que fue había sido sometida el 17 de octubre de ese año. De esta forma, recién podrá retornar a competir en noviembre de 2022.

Mirá igualmente

La trembolona es un esteroide anabolizante sintético que se encuentra en el relación de sustancias prohibidas por la Agencia Mundial Antidoping​ y se utiliza para aumentar la masa muscular, pero igualmente forma parte de productos veterinarios que se aplican en algunos países al rebaño para acelerar el crecimiento de los animales.

La defensa de la subcampeona olímpica y mundial había alegado que la trembolona había llegado al cuerpo de Lupita oportuno al consumo de carne contaminada. Ese mismo argumento fue utilizado por deportistas de diversas disciplinas que igualmente registraron resultados positivos por la misma sustancia u otros anabolizantes (clembuterol o boldenona), como el ciclista Alberto Contador, el púgil Saúl Canelo Álvarez, el tenista Robert Farah y la yudoca Wen Tong.

Mirá igualmente

Sin secuestro, el TAS consideró que la defensa de González, quien encima de atleta es teniente de fragata de la Secretaría de Marina de su país, no había conseguido demostrar que la aparición de la trembolona al organismo había sido no intencional y sostuvo que habían existido inconsistencias y documentación falsa en la primera presentación de la deportista.

La mejor marchista mexicana de la historia se había apoyado en primera instancia en un equipo legal que le había recomendado la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte de su país (Conade), pero para la apelación frente a el TAS recurrió al abogado colombiano Andrés Charria, experto en derecho deportivo. González sostuvo que su longevo error había sido entregarse en manos en la consultoría admitido que le había sugerido la Conade y reconoció que su defensa en esa instancia se realizó en saco a mentiras.

Mirá igualmente

“Las personas que me recomendó la Conade supuestamente eran las mejores y yo confié en ellas, pero ahí estuvo mi error. Me los mandaron como los mejores abogados, pero no eran especialistas en dopaje. Yo no me puse a investigar y esa fue una mala decisión”, admitió la atleta, quien reveló que había iniciado una demanda contra dos dirigentes del organismo, aunque no reveló sus nombres.

«Soy inexperta en estos temas y eso me llevó a cometer un error tras otro. Estoy aprendiendo por las malas, viviendo una experiencia muy difícil. Es complicado aceptar este castigo. Es duro, son cuatro años, pero al final estoy aprendiendo y espero salir adelante”, sostuvo la ganadora de la medalla de plata en la prueba de 20 kilómetros en Río de Janeiro 2016.

Mirá igualmente

Si acertadamente la pena que deberá purgar será larga y cuando la cumpla tendrá casi 34 abriles, González aseguró que aún tiene expectativas de participar en los Juegos Olímpicos de 2024. “Todavía deseo estar en París y espero que en algún momento haya mejores noticias para salir adelante y volver a representar al país. Prometo hacerlo de mejor manera, como hasta ahora, pero aprendiendo de esto”, aseguró.



FUENTE

Be the first to comment on "La mejor marchista mexicana se perderá los Juegos Olímpicos por un dóping"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*