Las exportaciones de soja sin procesar crecieron 50%, mientras que los envíos de harina bajaron 10% –


Las ventas de porotos al exterior subieron, al contrario de la harina de soja procesada.

Las ventas de porotos al exógeno subieron, al contrario de la harina de soja procesada.

Las exportaciones de poroto de soja sin procesar crecieron casi 50% entre marzo y junio pasado, al sumar un tamaño de 4,1 millones de toneladas respecto a doce mese a espaldas, mientras que los envíos de harina de soja, el principal producto de exportación del confuso sojero argentino, cayeron 10% en el mismo período.

Estos números ponen de manifiesto una tendencia que comenzó a manifestarse hace varios abriles, que dan cuenta un crecimiento en las exportaciones de productos primarios, sin elaborar, respecto a las ventas al exógeno de productos con valía adherido.

Entre marzo y junio, las exportaciones del poroto sin industrializar se incrementaron 48,33% al acaecer de 2.762.090 toneladas en igual período de 2019 a 4.097.099 toneladas.

Por su parte, los embarques de harina se contrajeron 10% el acaecer de un tamaño total de 10.754.530 toneladas entre los meses de marzo y junio de 2019 a 9.666.379 toneladas en similar tiempo de 2020, según un referencia de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

El investigación de los especialistas

Especialistas consultados por dijeron que el aumento de los despachos de materia prima y la quebranto en los envíos de harina responden a dos factores.

Por un flanco, se explican por una caída en los márgenes de la industria conveniente a un aumento longevo en los precios del poroto que de los subproductos. A lo que se suma, como segundo cifra, una pequeño demanda de harina por parte de la Unión Europea (UE), en contraste con un aumento de la demanda china de poroto.

«Se está exportando más poroto que el año pasado y eso es en desmedro de los subproductos. En el primer caso tenemos, al calcular los márgenes de exportación, que despachar la soja sin procesar está dando un mejor margen y eso alienta que se lo exporte sin procesar. Hay que tener en cuenta los precios y, en este caso, aumentó más el del poroto», explicó a el analista de la BCR, Federico Di Yenno.

La Bolsa rosarina, en un referencia, señaló que «desde principios de abril, momento en el que comienza a generalizarse la cosecha de la soja en zona núcleo, la industria lleva las de perder contra las exportación del poroto sin industrializar, medido en la capacidad de pago en el mercado interno (FAS teórico) de uno y otro sector. Esta diferencia llegó a un máximo de US$ 10 por tonelada en la última semana».

Según marcan los registros de la entidad especulable, el precio FOB (valía de la mercancía puesta a costado de un transporte náutico) del poroto al 7 de julio se ubicaba en US$ 359 la tonelada con una FAS de US$ 227,5, mientras que la harina poseía un FOB de US$ 325,7 la tonelada con un FAS industrial de US$ 221.

Esto quiere sostener que el poroto aventaja en precio FOB a la harina en US$ 33,3 y posee un ganancia superior de US$ 6 respecto al producto minucioso.

Di Yenno dijo a que «gran parte de nuestra harina de soja va a la Unión Europea y desde ese lado se espera que haya menos importaciones, por lo que se va a demorar un poco más la recuperación y se espera que la recesión impida mantener los volúmenes de importación que venía teniendo».

Por su parte, el economista jerarca de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA), Agustín Tejeda, dijo que esta situación se disparó con longevo intensidad con el inicio de la erradicación comercial entre Estados Unidos y China.

«El hecho de que China, el mayor importador del mundo, haya decidido ponerle un arancel a la compra de soja estadounidense y, en algunos casos no comprarle directamente, distorsionó los mercados de una manera tal que hizo que China se vuelque a maximizar lo que compra de Sudamérica para tapar el bache de Estados Unidos», explicó Tejeda.

Así, «al comprar acá, sube el precio de la soja sudamericana en contra de la soja estadounidense. Esto termina afectando nuestro propio margen de molienda. Entonces exportamos más poroto a un mejor precio, pero a costo de sacrificar crushing (producción industrial), porque el margen de molienda cae», dijo el experto.

«Otro factor que afectó al crushing fue la eliminación del diferencial arancelario. Antes había tres puntos de diferencia entre lo que pagaba el poroto y la harina y el aceite. Hoy pagan el mismo derecho de exportación. Fue el combo ‘guerra comercial + plus quita del diferencial’ que terminó afectando el margen de molienda y como consecuencia empezamos a exportar más poroto de lo normal», concluyó el economista jerarca de la Bolsa de Cereales porteña.



Click aqui para ir a la comunicado llamativo

Be the first to comment on "Las exportaciones de soja sin procesar crecieron 50%, mientras que los envíos de harina bajaron 10% –"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*