Lionel Messi se va del Barcelona y se desató la «guerra» de las marcas que podrían vestir al mejor del mundo en su nuevo destino


En la histórica ruptura de Lionel Messi con Barcelona, encima de una historia de toda la vida que se termina y que da paso a nuevos desafíos deportivos, hay muchos millones en movilidad. Pero no solo los de las cláusulas de salida, de rescisión o la del convenio del participante. La figura del rosarino es una imagen a nivel mundial. Una marca en sí misma. Y el cambio del proscenio de toda su vida incluso supone una “guerra de marcas” que buscan vestir con el mejor participante del planeta.

No se alcahuetería de una historia más. «Recuerda mi nombre, Leo Messi», pudo ser una de las frases de marketing más importante de todos los tiempos, pero escasamente duró tres abriles.

Fue el tiempo que se extendió el vínculo entre La Pulga y Nike hasta que Adidas sedujo al argentino y lo convirtió en su principal emblema. Hubo un sumario que se saldó con el tiempo y con la convivencia «pacífica» entre el exterior y el adentro de Barcelona. Pero ahora hay una nueva marca que se mete en la puja por Leo.

En toda su estancia en Barcelona, Messi lució la firma de la pipa en la camiseta del club culé en sus presentaciones y en cada entrenamiento. Nike logró que en los partidos televisados para el planeta vistiendo de blaugrana se asociara su rostro y patronímico a su empresa, que viste a los blaugranas desde 1998 y cuyo convenio termina recién en 2028.

Lionel Messi, en una de las presentaciones de Barcelona. Foto: EFE

Lionel Messi, en una de las presentaciones de Barcelona. Foto: EFE

Hace pocas semanas, Nike estrenó la nueva camiseta del club para la temporada 2020/21. Sin incautación, a pesar de la extensión del calendario, el club decidió no usarla oficialmente en los últimos partidos disputados por la Champions League.

Actualmente, según el sitio especializado Marketing Registrado, esa camiseta se vende en tiendas físicas y online a un valía de 169 euros en su traducción adulta. Camisetas titulares y suplentes, en traducción hombre, mujer y niños, tienen a Messi como protagonista de la campaña publicitaria y con el “10” como el número más pedido por los millones de fanáticos en todo el mundo.

De acuerdo al zaguero referencia de “Deloitte Football Money League”, del 100% de los ingresos del club en 2019, un 46% fueron por motivos comerciales (383 millones de euros), un 35% se debe a los derechos de transmisión (298 millones de euros) y 19% restante al denominado “Día de partido” (159 millones), contemplando aquí ventas de entradas y merchandising.

Pero solo allí. Porque fuera del campo de movilidad, escasamente se alejaba del Camp Nou, Lionel es la cara de Adidas, sponsor que incluso comparte con la Selección argentina.

Messi es la cara de Adidas, la marca que viste a la Selección argentina.

Messi es la cara de Adidas, la marca que viste a la Selección argentina.

Por eso la salida de Barcelona incluso tiene en alerta a todo el movilidad del marketing deportivo. Es que en los posibles destinos de Messi hay diferentes empresas de indumentaria que aguardan para quedarse con «el premio mayor» y con todos los beneficios en ventas que genera la camiseta 10 del izquierdo más allá de los colores.

Un ejemplo alcanza para ver la magnitud de una mudanza comparable: solo el primer día de traspaso de las camisetas de Cristiano Ronaldo en Juventus se embolsaron 60 millones de euros en ingresos.

Manchester City es el destino que parece aflorar en el horizonte. Hace escasamente un año cambió de proveedor de indumentaria: la empresa alemana Puma ​se quedó con la camiseta del conjunto inglés con un convenio de diez temporadas de duración.

Casualidades o no, pero con mucha astucia y con el planeta atento a los movimientos de las redes, el City dio a conocer una nueva camiseta en las últimas horas. El mundo la asoció a Messi sin ocurrir siquiera hecho una mención.

¿Puede Puma emprender a vestir a Messi y transformarse en la nueva «competencia» de Adidas? Se alcahuetería de dos firmas con parentesco, creadas por los hermanos Adolf y Rudolf Dassler, con diferencias irreconciliables que se prolongaron en sus herederos, y que ahora se repartirían a Messi en la exposición.

Paris Saint-Germain, en tanto, tiene un vínculo muy válido con Nike. Incluso se extendió un convenio hasta 2032 durante la última temporada y consolidó uno de los lazos más fuertes del planeta fútbol a nivel financiero: 80 millones de euros por año.

Si el desembarco de Messi es en Francia, la empresa norteamericana lograría seguir conexo a la imagen de La Pulga al menos a través de la camiseta e indumentaria del club parisino. Aunque no podrá personificar la presentación de ningún producto en la figura del «10».

También la marca de la pipa es la firma que viste a Inter, otro de los interesados en quedarse con Messi con el monises chino de la clan Zangh como espada, pese a que en las últimas horas parece ocurrir quedado rezagado en la carrera por el futbolista argentino.

Nike viste a PSG. ¿Tendrá a Messi?

Nike viste a PSG. ¿Tendrá a Messi?

Los derechos de imagen no son un tema último en la carrera de Messi e incluso le generaron más de un dolor de persona, con juicios incluidos. Y fue un tema de debate en las últimas renovaciones con Barcelona, que siempre se interesó en recuperar la explotación de los derechos comerciales del futbolista. Jamás lo consiguió. ¿El nuevo club le facilitará esta opción? Será otro de los tantos puntos a negociar.

Con convenio hasta 2027, Juventus y Manchester United son los únicos equipos grandes de todos los que se mencionaron como posible destino de Messi que utiliza Adidas. Por eso la chance de que la firma alemana se pueda subsistir con un pleno del carácter argentino suena a utopía.

Aunque en Turín lograrían poco difícil de imaginar hace poco tiempo: reunir a Cristiano Ronaldo y a Messi, los dos futbolistas que más consumo generaron en la última período.

Si hay un cambio montañoso en la valentía de Lionel, quien incluso tiene en la mesa la chance de marcharse a la MLS, allí está Inter Miami, la franquicia de David Beckham y al que incluso viste la marca de las tres tiras.

Los contratos de sponsoreo megamillonarios seguirán a Messi. Los ingresos del futbolista por ser la cara de varias empresas globales son casi tan altos como los que percibe por hacer lo que hace como casi nadie: entretenerse al fútbol.

Por eso Pepsi, Dolce & Gabbana, Samsung y Gillette, entre otras de las firmas que apuestan por Lionel, aguardan en calma. Pero el club al que lleve todo su talento incluso se frota las manos. Con la camiseta «10» en la espalda y una siniestra mágica, incluso llega un negocio impactante.

Mirá incluso

Mirá incluso

JCH.



FUENTE

Be the first to comment on "Lionel Messi se va del Barcelona y se desató la «guerra» de las marcas que podrían vestir al mejor del mundo en su nuevo destino"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*