Longobardi en llamas por la importación de papel moneda


«Como Argentina necesita un billete de $5000 para evitar estos trastornos ridículos, le podemos proponer a la señora de Kirchner uno con su cara», ironizó

El periodista Marcelo Longobardi cuestionó duramente la valentía del gobierno franquista de importar billetes para evitar el desabastecimiento, luego de que se frenara intempestivamente la impresión de la primera partida del nuevo billete de $ 5000.

En ese sentido, el conductor de Cada mañana, que se emite por Radio Mitre, apuntó contra la vicepresidenta Cristina Kirchner, quien habría recomendado no imprimir el nuevo billete ya que «confunde la denominación monetaria con el nivel de precios».

«La Argentina tiene billetes para hacer dulce y está imprimiendo de a billones. Pero obviamente no hay máquina que alcance cuando la denominación de los billetes es de 100 pesos, o de 500, o inclusive de 1000. Entonces la solución que se les ocurrió es importar billetes en vez de modificar la denominación de los mismos», destacó Longobardi en su comentario editorial del martes.

Longobardi apuntó contra la ex presidenta

Longobardi apuntó contra la ex presidenta

«¿Por qué no se quiere modificar la denominación de los billetes?», se preguntó el periodista durante su comentario y contestó: «Porque la bendita señora de Kirchner confunde la denominación monetaria con el nivel de precios. Alguien debería sentarla y explicarle, mire señora, para que usted pueda entender: una cosa es la denominación de los billetes, y otra cosa diferente es el nivel de precios, y eso no se conecta».

Al respecto, destacó que «la ciencia económica, la física, la química, la astronomía, la astrología y la biología no han encontrado una conexión entre la denominación de los billetes y el nivel de los precios«.

«Creo que con un esfuerzo de la ciencia podríamos convencer a la señora de Kirchner que pare con esta cuestión, porque terminamos importando billetes de $100 pesos. ¡Y de urgencia!», se ofuscó el periodista, y planteó que, «como la Argentina necesita un billete de $ 5000 para evitar estos trastornos ridículos, le podemos proponer a la señora de Kirchner uno con su cara, a ver si acepta».

«¿Señora Kirchner qué le gustaría? ¿Cuéntenos un poquito? Le gustaría un billete con su cara, se lo hacemos», se mofó. «Esto evitaría el colapso de los cajeros, que van a explotar los pobres artefactos», finalizó.

La maquinita no alcanza: Argentina importará billetes de Brasil

La musculoso emanación de pesos que viene realizando el Banco Central ya no alcanza: la demanda de billetes por parte del Gobierno para hacer frente a los programas de ayuda en medio de la pandemia va más allá de su capacidad. Es por eso que ahora se búsqueda importar billetes.

Si proporcionadamente comprar billetes es más caro que imprimirlos, esa ahora la única alternativa para el BCRA. Es que si proporcionadamente la autoridad monetaria no deja de emitir moneda durante las 24 horas del día para financiar la paralización económica por la pandemia, las dos plantas de impresión han conocido ralentizado su trabajo por la infección de una parte de sus trabajadores.

En este entorno, a principios de julio se lanzó una oferta internacional para la impresión de billetes de $500. Serán 250 millones de billetes que, una vez terminados, se volcarán a la circulación.

Por otra parte, está muy cerca de cerrarse el trato para la importación de billetes de $1.000 desde Brasil, según publicó La Nación. Si proporcionadamente se habría conversado con la Casa de Moneda de España, la opción sudamericana habría sido la seleccionada.

En el contexto actual, es insuficiente el billete de $1000 para satisfacer la demanda.

Billetes de $1.000 como los que se importarán de Brasil. La Casa de Moneda argentina llegó a su final.

Emisión a toda máquina

Para cubrir la demanda del feriado por el Día de la independencia (9 de julio) y puente, el Banco Central tuvo que distribuir a los bancos 185.000 millones de pesos en billetes de cien, con lo que una modesta retirada de fondos del cajero forzoso implicaba irse a casa con un puñado voluminoso, indicó el diario gachupin El País.

En lo que va de año, el Banco Central ha emitido ya más de 1,35 billones de pesos para cubrir el cargo fiscal y financiar subsidios como el Ingreso Familiar de Emergencia, que se pagará por tercera vez en los próximos días.

La necesidad de pesos en la calle es cada vez mayor

La falta de pesos en la calle es cada vez longevo

Trabajan las 24 horas por día sin detener

En junio, las dos plantas impresoras del Banco Central pusieron en circulación 50 millones de billetes de $1.000, dos millones de billetes de 500, 12 millones de billetes de 200 y 540 millones de billetes de cien.

Las imprentas trabajan las 24 horas del día, con turnos de ocho horas. Pero la covid-19 ha complicado las cosas. En la planta que hasta 2012 pertenecía a la empresa Ciccone Calcográfica, 31 empleados contrajeron la enfermedad y hubo que paralizar la producción en dos ocasiones, la segunda por cuatro días.

En la planta de Retiro hubo solamente cuatro enfermos. La Casa de la Moneda asegura que la situación está normalizada, pero mantiene equipos de reserva para suplir posibles nuevas bajas, agregó el citado matinal gachupin.

Más pesos para responder a la crisis: la capacidad de impresión no alcanza.

Más pesos para objetar a la crisis: la capacidad de impresión no alcanza.

Faltan billetes para afrontar los pagos de subsidios

La falta de billetes no se relaja. El próximo cuota de subsidios inquieta de nuevo a los bancos, encargados de su distribución. Jorge Brito, de Banco Macro, y otros responsables de entidades crediticias consideran urgente la creación de un nuevo billete de 5.000 pesos, como leve, para aliviar la escasez de papel moneda.

Brito asegura que los argentinos «han duplicado la cantidad de efectivo» que manejan y se queja de que los billetes pequeños dificultan el transporte y el almacenamiento de billete.

El Banco Central y el presidente de la República, Alberto Fernández, llevan meses estudiando la puesta en circulación de un billete de 5.000 pesos. Pero prefieren aplazarla de momento, quizá hasta el año próximo, para no suscitar sensaciones inflacionarias.

Desde que empezaron la pandemia y la consiguiente paralización económica, la inflación en junio fue de 2,2% (2019 se cerró con un 53,8% anual) y se prórroga conservarse a diciembre de 2020 por debajo del 40%, si la gigantesca masa monetaria emitida estos meses no provoca distorsiones en los precios. Todo dependerá de cómo se desarrolle la pandemia en el país.

Enterate lo postrer sobre finanzas digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ



FUENTE

Be the first to comment on "Longobardi en llamas por la importación de papel moneda"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*