Los atletas olímpicos tienen la palabra: opinarán sobre cómo protestar sin ser sancionados


La regla 50 de la Carta Olímpica prohíbe cualquier tipo de manifestación «de propaganda política, religiosa o racial» en una sede olímpica. A raíz de la ola de protestas contra el racismo, que se generó por el crimen de George Floyd en Estados Unidos y que se hizo eco en el mundo del deporte, esa norma quedó nuevamente en el centro de las críticas. Y frente a la creciente presión de los deportistas, el Comité Olímpico Internacional aceptó desplegar el diálogo para producir un cambio.

La Comisión de Atletas del COI lanzará una sondeo entre deportistas para recoger opiniones. «¿Qué ideas tienen como atletas o como representantes de atletas sobre cómo podemos enfrentar cualquier tipo de discriminación? ¿Cómo podemos darles a los deportistas una plataforma durante los Juegos Olímpicos para hablar de lo que es importante para ellos? Queremos escuchar directamente a la gran comunidad de atletas. Queremos sus opiniones y su ayuda para extender el alcance de nuestras consultas», afirmó la eslovaca Danka Barteková, vicepresidente de esa comisión.

La tiradora, ganadora de un bronce en la cita de Londres 2012, contó que el proceso de diálogo ya se puso en marcha a través de reuniones y conversaciones con algunos grupos, incluidos representantes de atletas de Panam Sports, una de las primeras en invitar a sus deportistas a musitar sobre el tema, Estados Unidos, Canadá e Irlanda. 

Mirá asimismo

Tras la 136° Sesión del COI, que se celebró de forma supuesto el viernes, aún no quedó claro si ese organismo introducirá una modificación significativa a esa norma y garantizará la facilidad de expresión de los atletas en los Juegos Olímpicos de Tokio.  Aunque el presidente Thomas Bach​ reconoció que ya se abrieron «consultas con representantes de los atletas en todo el mundo» para analizar los posibles cambios, sus palabras no invitan a ilusionarse con un cambio importante.

«Debemos respetar el espíritu olímpico. Hay que hacer una distinción entre los principios de no discriminación que están incrustados en el Movimiento Olímpico -y que los atletas promueven por el mero hecho de participar de los Juegos- y otros que pueden ser motivo de división», afirmó Bach.

"Debemos respetar el espíritu olímpic", afirmó Bach. Foto: Reuters

«Debemos respetar el espíritu olímpic», afirmó Bach. Foto: Reuters

El presidente del COI explicó que los deportistas cuentan con una «multitud de oportunidades» para expresar sus opiniones durante la cita olímpica, por ejemplo en conferencias de prensa, entrevistas y zonas mixtas y a través de las redes sociales. Pero que no pueden hacerlo ni en sede de competición ni en las ceremonias.

Y reconoció asimismo que su organismo quiere ajustar los términos de esa norma para que los atletas no sientan que no se respeta su facilidad de expresión. «El marco para el diálogo está establecido. Los atletas tienen que debatirlo y luego haremos unas propuestas concretas», afirmó.

De acuerdo a esa norma, no se puede mostrar ningún mensaje político, incluidos signos o bandas en el protección. Tampoco hacer gestos que se identifiquen con alguna posición política, por ejemplo alguna seña con las manos o postrarse, o rehusarse a seguir los protocolos de las ceremonias de premiación.

Mirá asimismo

La polémica en torno a la «regla 50» no es nueva. Desde hace muchos primaveras los atletas reclaman que se la elimine de la Carta Olímpica o que se introduzca una modificación que les permita defender sus posturas sobre temas importantes, sin arriesgarse a ser sancionados, como ocurrió algunas veces en el pasado. 

Hace 52 primaveras, durante los Juegos Olímpicos de México ’68, los velocistas estadounidense Tommie Smith y John Carlos fueron expulsados del equipo estadounidense luego de fundar sus puños en la ceremonia de premiación de la prueba de 200 metros -en la que habían manada el oro y el bronce, respectivamente- en un saludo de protesta contra el racismo (Black Power).

Hace 52 años, durante los Juegos Olímpicos de México '68, los velocistas estadounidense Tommie Smith y John Carlos fueron expulsados del equipo estadounidense luego de levantar sus puños en la ceremonia de premiación de la prueba en un saludo de protesta contra el racismo (Black Power).  Foto AP Photo/File

Hace 52 primaveras, durante los Juegos Olímpicos de México ’68, los velocistas estadounidense Tommie Smith y John Carlos fueron expulsados del equipo estadounidense luego de fundar sus puños en la ceremonia de premiación de la prueba en un saludo de protesta contra el racismo (Black Power). Foto AP Photo/File

Durante la entonación del Himno doméstico de Estados Unidos, Smith y Carlos bajaron las cabezas y alzaron sus puños enfundados en guantes negros en atractivo por la segregación étnico en su país y asimismo en Sudáfrica, en esa época bajo el régimen del apartheid​.

El saludo les costó caro a los atletas, porque el COI ordenó que los dos fueran suspendidos del equipo altanero de atletismo ​y expulsados de la Villa Olímpica al considerar que sus acciones habían sido «un incumplimiento deliberado y violento de los principios fundamentales del espíritu olímpico».

Los primaveras pasaron, Smith y Carlos se transformaron en símbolos de la lucha contra el racismo y el COI mantuvo su postura sobre las protestas de atletas, alegando, como dijo el viernes el propio Bach en su discurso de transigencia de la Sesión del organismo, que el deporte no debe ser «mal usado» para propósitos políticos.

Mirá asimismo

El año pasado, otros dos deportistas estadounidenses, el esgrimista Race Imboden y la lanzadora de martillo Gwen Berry, fueron castigados por realizar protestas cuando se subieron a los podios de los Juegos Panamericanos de Lima.

Tras obtener el oro por equipos en florete, Imboden se arrodilló durante la ejecución del himno, en un visaje que popularizó en Estados Unidos el ludópata de fútbol criollo Colin Kaepernick. El esgrimista lo hizo en apoyo a la lucha contra la chovinismo y la ola de violencia que atravesaba -y aún atraviesa- su país. Y contra Donald Trump​, «un presidente que propaga el odio».

Mirá asimismo

Berry, de 30 primaveras, se colgó el oro en tirada de martillo en la caudal peruana y, en el podio, imitó el visaje de Smith y Carlos. Con la medalla colgada al cuello y las estrofas del himno estadounidense de fondo, levantó el puño derecho y bajó la vanguardia.

Gwendolyn Berry, lanzadora de martillo, con el puño en alto, durante la premiación de los Juegos Panamericanos 2019.

Gwendolyn Berry, lanzadora de martillo, con el puño en detención, durante la premiación de los Juegos Panamericanos 2019.

«Tenemos que decir algo. Si no se dice nada, nada se hará. Nada se arreglará. Y nada cambiará», afirmó luego la atleta en una entrevista con el diario USA Today. Hace unos meses, luego de que la directora ejecutiva del Comité Olímpico y Paralímpico estadounidense (USOPC), Sarah Hirshland, aseguró que el comité «está con quienes demandan igualdad», Berry exigió que le pidan disculpas por la castigo. 

Los dos fueron amonestados por el Comité Olímpico de Estados Unidos, que los puso a prueba durante un año y no descartó imponerles sanciones más importantes si repiten su gesticular en ese período de tiempo.

John Carlos, una de las voces que exigieron el cambio

"Los atletas ya no serán silenciados", se lee en la carta firmada por atletas estadounidense y el mismo John Carlos, un ícono de la lucha contra el racismo. Foto AP Photo/Tony Avelar

«Los atletas ya no serán silenciados», se lee en la carta firmada por atletas estadounidense y el mismo John Carlos, un ícono de la lucha contra el racismo. Foto AP Photo/Tony Avelar

Entre los que salieron a pedir un cambio urgente estuvo John Carlos. El estadounidense firmó una carta enviada por el consejo de atletas del USOPC al organismo presidido por Bach en la que demandan al COI y al Comité Paralímpico Internacional (IPC) el ampliación de «una nueva política en colaboración directa con representantes de los deportistas, que proteja la libertad de expresión de los atletas en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos y una nueva estructura que celebre a los atletas que levantan la voz para hablar sobre problemas relacionados directamente a los derechos humanos y los siete principios del olimpismo».

«Los atletas ya no serán silenciados. El COI y IPC no pueden continuar en el camino de castigar o expulsar a quienes defienden lo que creen, especialmente cuando esas creencias ejemplifican los objetivos del olimpismo», se lee en el texto, que viajó por todo el mundo a través de las redes sociales.

Mirá asimismo

El comunicado de los atletas norteamericanos remarca la ironía del caso de Smith y Carlos. «Los movimientos olímpico y paralímpico celebran a atletas como John Carlos y Tommie Smith, exponiendo sus fotos en museos y alabando sus valores olímpicos, mientras que prohíben a los atletas en actividad a seguir sus pasos», reza la carta.

Y agrega: «Ellos arriesgaron todo para defender los derechos humanos y sus creencias, y continúan inspirando generaciones de deportistas. Es momento de que los movimientos olímpico y paralímpico les rindan honor a su coraje en lugar de denunciar sus acciones»,

HS



FUENTE

Be the first to comment on "Los atletas olímpicos tienen la palabra: opinarán sobre cómo protestar sin ser sancionados"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*