Los sobrevivientes de Hiroshima pidieron el fin de …


Sobrevivientes del ataque nuclear contra Hiroshima
le exigieron a los líderes mundiales que pongan fin a sus proyectos nucleares, al conmemorarse el 75º aniversario del ataque estadounidense contra la ciudad nipona, que dejó un saldo de 140 mil muertos.
La reunión tuvo lado frente al monumento en forma de cúpula que guardia restos de los daños provocados por la munición. En concreto, los sobrevivientes llamaron al mundo y al gobierno japonés a firmar el Tratado de Prohibición de Armas Nucleares, consentido hace tres abriles por las Naciones Unidas (ONU) y del que Japón se mantiene al beneficio. El aumento de los casos de coronavirus en el país oriental se tradujo en una depreciación billete y, a diferencia de otros abriles, no hubo presencias internacionales.

El corregidor de Hiroshima, Kazumi Matsui, recordó que los pronósticos que se hicieron ese 6 de agosto de 1945, tres días antiguamente de que Estados Unidos lanzara la segunda munición atómica sobre la ciudad de Nagasaki, felizmente no se cumplieron. «Se rumoreaba en ese momento que nada crecería aquí durante 75 años. Sin embargo, Hiroshima se recuperó y se convirtió en un símbolo de la paz», sostuvo Matsui sobre el ataque estadounidense que provocó unos 140 mil muertos en el mismo día y en fechas posteriores.

En su discurso en presencia de Shinzo Abe, el primer ministro japonés, Matsui rogó al gobierno que «firme, ratifique y sea parte del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares». Ese acuerdo, consentido en la ONU el 7 de julio de 2017 por 122 estados miembros necesita ser ratificado por al menos 50 naciones y hasta ahora solo 40 lo hicieron, entre ellas ninguna de las potencias nucleares.

«La sociedad civil debe rechazar el nacionalismo y unirse en contra de todas las amenazas», dijo Matsui en la tradicional ceremonia en el Parque de la Paz, erigido sobre la ‘zona cero’ del ataque estadounidense. «La gente de todo el mundo debe unirse para conseguir la abolición de las armas nucleares y lograr una paz duradera», reclamó. Matsui advirtió adicionalmente sobre la carrera armamentística, todavía nuclear, que se reaviva con las nuevas dinámicas de poder en el tablero internacional, marcadas por la rivalidad entre Estados Unidos y China. 

Como cada año, se guardó un minuto de silencio a las 8.15, exactamente la misma hora en la que «Little Boy», apodo que los científicos estadounidense dieron a esta munición nuclear, cayó sobre Hiroshima causando la homicidio instantánea de 70 mil personas, hiriendo a otras decenas de miles y arrasando por completo el lado. Con la munición nuclear sobre Nagasaki murieron inmediatamente otras 39 mil personas. Sin confiscación, se calcula que en 1950 habían fallecido 340 mil por las dos bombas nucleares, sobre todo por enfermedades causadas por la exposición a la radiación ionizante.

En un mensaje posterior, Abe evitó en todo momento murmurar del Tratado sobre la Prohibición de Armas Nucleares, pero dijo que, como viene repitiendo periódicamente, su país luchará «con tenacidad» para conseguir un mundo disponible de armas nucleares. Cada país debe «eliminar el sentimiento de desconfianza hacia los otros mediante una implicación mutua y el diálogo», planteó el dirigente de gobierno.

El Comité Internacional de la Cruz Roja había experto esta semana que, si se volviera a producir un ataque nuclear, las consecuencias serían tan devastadoras que ninguna respuesta humanitaria sería suficiente para mitigarlas. «La comunidad internacional no tiene la capacidad de ayudar a todos los que lo necesitarían», afirmó la estructura, que estima que actualmente hay más de 14 mil bombas nucleares en todo el mundo, algunas de las cuales tienen un poder «decenas de veces más grande» que las lanzadas contra Hiroshima y Nagasaki.



FUENTE

Be the first to comment on "Los sobrevivientes de Hiroshima pidieron el fin de …"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*