Microbiota intestinal: ¿qué es y cómo cuidarla?


¿Para qué sirven estas bacterias? Nos ayudan en la digestión de componentes de la dieta, en la fabricación de nutrientes como vitaminas y hormonas, nos protegen frente a la invasión por agentes perjudiciales, potencian nuestro sistema de defensas, tienen relación con nuestro cerebro y estado de actitud.

Dietas mediterránea y vegetariana, igual de eficaces para proteger el corazón

Llevar una dieta variada, estacional, armónica, en cantidades adecuadas y de calidad favoreciendo hábitos que puedas sostener.

Llevar una dieta variada, estacional, armónica, en cantidades adecuadas y de calidad favoreciendo hábitos que puedas sostener.

Nuestro estilo de vida y en peculiar lo que comemos de modo sostenida es el coeficiente principal que modifica de modo positiva o negativa la microbiota intestintal. A través de la dieta buscamos que haya pluralidad de esos microorganismos y multitud de los mismos en nuestro intestino.

¿Qué podemos hacer desde la comestibles para una microbiota intestinal diversa y exuberante?

  • Siempre que sea posible promover la lactación materna como primera opción.
  • Llevar una dieta variada, estacional, armónica, en cantidades adecuadas y de calidad favoreciendo hábitos que puedas sostener. Un estudio sabio muestra que quienes consumieron más de 30 tipos de plantas por semana contra los que consumieron 10 tipos o menos, aumentaron la pluralidad de la microbiota intestinal. Por eso una medida sencilla es tomar frutas y verduras de tiempo e ir variando durante el año lo que comprás y consumís.
  • Es imprescindible que todos los días incorpores alimentos con Fibra Alimentaria por ser uno de los principales componentes que afecta a nuestra microbiota, única capaz de degradarla. Por tal motivo no pueden eludir en tu comestibles frutas, hortalizas, legumbres, cereales integrales, semillas, frutos secos.
  • Incluir alimentos fuente de prebióticos. Los prebióticos son el alimento para nuestras bacterias benéficas del intestino. ¿En qué alimentos los encontrás?: caucho materna, chicoria, puerro, ajo, cebolla, vástago, alcaucil, cambur, tubérculos andinos como el topinambur, yacón, ñame, legumbres (lentejas, garbanzos, porotos, arvejas, habas), granos de cereal enteros (trigo, cebada, centeno) y frutos secos.
  • Consumir alimentos fermentados y que aporten probióticos. El mundo de los fermentados es muy amplio y diverso. El yogur es un alimento hacedero de coger e incorporar, es antiinflamatorio y potencia nuestras defensas, entre otros beneficios.
  • Los probióticos se definen como «microorganismos vivos que, ingeridos en las cantidades adecuadas, confieren un beneficio a la vigor». En el mercado existen muchos yogures que por otra parte de aportar los 2 microorganismos vivos propios de la elaboración del mismo, contienen probióticos. Esto está concreto en los ingredientes de las etiquetas y debe asegurar Bifidobacterium o Lactobacillus Casei, por ejemplo.
  • Otro ejemplo de alimento fermentado que ha sido congruo estudiado es el kéfir de caucho que puede elaborarse de modo casera para consumo personal y a partir de granulación en actividad.
  • Cocinar preparaciones con alimentos FRESCOS, REALES y SIMPLES como la mayoría de los que mencionamos aquí.

Nuestra microbiota intestinal necesita preparaciones sencillas y un estilo de dieta mediterránea donde abundan los vegetales, las legumbres, los cereales de pústula impasible, las frutas secas, las semillas, el óleo de lo oliva, los pescados y las carnes magras.

Llevar una dieta variada, estacional, armónica, en cantidades adecuadas y de calidad favoreciendo hábitos que puedas sostener. Lic. en Nutrición, Coach de vigor Certificada, Especialista en Bienestar Organizacional



Click aqui para ir a la comunicado flamante

Be the first to comment on "Microbiota intestinal: ¿qué es y cómo cuidarla?"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*