Pese al coronavirus, Trump convocó a una masiva celebración por la Independencia –


El presidente estadounidense, Donald Trump, celebraba hoy el Día de la Independencia con un saludo a la nación y un despliegue de fuegos artificiales en Washington que congregaba a miles de personas, ignorando recomendaciones de funcionarios de lozanía de evitar festejos masivos en medio del anciano repunte del coronavirus en el país en dos meses.

El «Saludo a Estados Unidos» de esta tarde incluía un discurso del mandatario desde la Casa Blanca para celebrar la historia y tradición del país, así como un sobrevuelo de aviones de guerrilla y una gran pila de fuegos de artificio en el National Mall, la zona de jardines rodeada por museos, monumentos y memoriales ubicada en el Monumento a Washington y el Capitolio.

El presidente abrió las celebraciones anoche con un discurso en el estado de Dakota del Sur al pie del popular Monte Rushmore, donde están tallados en la montaña los rostros de los expresidentes George Washington, Thomas Jefferson, Abraham Lincoln y Theodore Roosevelt, cuatro de los mayores próceres de la nación.

Para el evento, al que asistieron miles de personas, la gobernadora de Dakota del Sur, Kristi Neom, una aliada del mandatario, dijo que no era necesario atesorar distancia social y que el uso de barbijo era opcional.

En un comunicado emitido hoy por el 244 aniversario de la admisión de la Declaración de la Independencia, Trump admitió que «en los últimos meses, el espíritu estadounidense sin duda fue sometido a prueba por muchos desafíos», en una mención al coronavirus y a una ola de protestas contra el racismo tras el crimen de un afroestadounidense, George Floyd, a manos de un policía blanco.

La décimo del presidente en grandes concentraciones de personas va a contramano de la atrevimiento adoptada por autoridades de muchos estados o localidades de prohibir los fuegos artificiales y otras tradiciones por el Día de la Independencia, o de cerrar playas y parques para evitar aglomeraciones.

El objetivo de estas medidas es tratar de contener el esforzado aumento de los casos de coronavirus, el anciano en dos meses, que están registrando entre 36 y 40 de los 50 estados del país luego de reabrir sus economías tras aventajar sus anteriores picos de contagio.

Por tercer día seguido, Estados Unidos registró ayer más de 50.000 casos del nuevo coronavirus, 51.842, según la almohadilla de datos de la Universidad Johns Hopkins.

El país, el más afectado por la pandemia, ya suma más de 2,81 millones de contagios y más de 129.000 muertes.

El repunte de la Covid-19 afecta sobre todo a estados del Sur y el Oeste, como California, Arizona, Texas y Florida, que marcaron récord de casos diarios varias jornadas de esta semana.

Florida comunicó hoy nuevo récord de contagios diarios con 11.458 registrados en la última marcha, casi 2.000 más que ayer, mientras que el total de infectados asciende a 190.052.

Esta tendencia a la incremento en el número diario de casos ahondó los temores de un colapso hospitalario, lo que llevó a numerosos municipios a alentar el uso de tapabocas -en algunos de forma obligatoria- y decretar el cerrojo de playas durante este fin de semana festivo para frenar el avance del brote.

En Miami-Dade, el condado floridano más afectado por la Covid-19, las autoridades decidieron incluso retornar a imponer ayer un toque de queda entre las 10 de la indeterminación y las 6 de la mañana.

El dirigente de Florida, el republicano Ron DeSantis, se resiste a dar marcha antes en la reapertura del estado, iniciada en mayo, y por el momento sólo restringió la liquidación de bebida en bares como medida preventiva.

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos ha experto que las grandes concentraciones de personas como la planeada para esta tarde en Washington podrían potenciar la propagación del coronavirus.

En escudriñamiento de su reelección en noviembre, Trump ha estado haciendo todos los esfuerzos posibles por retornar el país a la normalidad, presionando a auxilio de reaperturas con anciano premura que la mostrada por autoridades de muchos grandes estados y ciudades.

Antes de la aparición del coronavirus, los buenos indicadores económicos eran uno de los argumentos más explotados por Trump a la hora de hacer campaña, pero el impacto de la crisis de la Covid-19 ha perjudicado al magnate republicano.

En un intento de velar esta situación, el presidente firmó hoy una extensión por cinco semanas de un software federal de préstamos a Pymes, que había sido permitido esta semana por el Congreso.

Esta iniciativa es considerada como uno de los cimientos del paquete de ayuda económica de 2,2 billones de dólares permitido en marzo como medida de emergencia en presencia de la crisis desatada por la pandemia.

Tras deber minimizado originalmente la formalidad de la enfermedad, Trump todavía se ha resistido a usar barbijo en notorio, como recomienda su Gobierno, y como le han pedido legisladores de su Partido Republicano.

Sin incautación, cada vez más personas del entorno presidencial son diagnosticadas por coronavirus.

La última fue la novia del hijo anciano del presidente, una de las principales integrantes del comité de cobro de fondos para la reelección del líder republicano, quien dio ayer positivo antaño de asistir al homenaje en Dakota del Sur.

Tanto Kimberly Guilfoyle como el hijo del presidente, Donald Trump Jr, quien dio agorero, se aislaron y suspendieron todos sus actos públicos, reportó la sujeción CNN.

Funcionarios del Departamento del Interior dijeron que se repartirán 300.000 tapabocas para el evento de hoy en Washington.

La alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, que no puede suspender las celebraciones porque se realizarán en tierras federales, advirtió ayer de los obvios peligros de un acto tan multitudinario.



Click aqui para ir a la comunicación flamante

Be the first to comment on "Pese al coronavirus, Trump convocó a una masiva celebración por la Independencia –"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*