¿podrá Alberto vender el canje al kirchnerismo duro?


El retroceso tras la dura postura auténtico -con u$s15.000 millones de incremento- llevó a apurar anuncios económicos para contrarrestar críticas internas

Hay elogios que matan. Ya a la militancia kirchnerista le resultaba poco difícil de digerir el hecho de que el nuevo partidario del Gobierno argentino para la renegociación de la deuda fuera el mismísimo Fondo Monetario Internacional que llegó al extremo inédito de emitir un comunicado de apoyo casi redactado a pedido de Martín Guzmán- pero nadie estaba preparado para la telegrama de Luis «Toto» Caputo.

El ex ministro de Finanzas macrista -el mismo que convenció a los fondos más grandes del mundo que compraran un bono en pesos a tasa fija, el mismo que recibía el ambiguo elogio de Cristina Kirchner por ser «el único del equipo de Macri que trabaja todo el día emitiendo deuda«, el mismo al que se denunció de ser parte del entramado ilegal de las offshore en Panamá- fue el inesperado protagonista del día en que se formalizó el anuncio del canje de la deuda.

«Muy buena propuesta de canje. Con niveles de NPV aceptables para los acreedores y acordes a las posibilidades del país. Muy buen diseño de los incentivos, desalentando el ser holdout. Una propuesta justa que debiera tener una alta participación», escribió Caputo ni adecuadamente se conocieron los detalles de la nueva propuesta.

Y ese hecho accesorio deja al descubierto el desafío político que tiene ahora Alberto Fernández: una vez obtenido el apoyo mayoritario de los acreedores, hay que «venderle» el canje al notorio interno, en particular a la militancia kirchnerista. Es ese notorio que le dio al Presidente buena parte de los votos a posteriori de ocurrir escuchado una campaña en la que se habló sobre una deuda tomada para fugar capitales y que resultaba impagable si no se hacía una reestructuración sustancial.

Como está quedando en evidencia en los foros y las redes sociales, la militancia kirchnerista difícilmente pueda encontrar un motivo de festejo en el hecho de que se haya hecho una cuarta propuesta que implique un incremento de u$s15.000 millones respecto del plan flamante y que, por otra parte, implique que en vez de trasladar los pagos para el próximo período de gobierno, ya haya que principiar a abonar intereses el año próximo, cuando el país estará sufriendo en toda su intensidad la recesión post cuarentena.

«Hubo una sobreactuación de dureza durante la negociación, en parte como estrategia negociadora pero, sobre todo, como insumo para el público interno. Y ahora esa postura inicial se vuelve en contra. Hay que disfrazarla, pero no va a resultar fácil, porque la única forma de que esto aparezca como una victoria es que Alberto convenza de que ahora viene una fuerte reactivación», observa Diego Dillenberger, perito en comunicación política.

Mientras tanto, en el ámbito político proliferan las chicanas hirientes. Porque cercano al «elogio tóxico» de Guzmán, está la crítica de Alfonso Prat Gay, el ex ministro que saldó la deuda en default en 2016. Y que, metiendo el dedo en la afta, apuntó a que el Gobierno terminó pagando más de lo necesario por ocurrir estimado una posición auténtico dura que no pudo sostener.

«Fue la cuarta ‘última propuesta’: Promesa de pagos por 15.000 millones de dólares más que en la primera. Más que un precedente mundial, un manual de cómo no se debe negociar», castigó el ex ministro, a quien en los medios K calificaron como «cara de cemento».

Pocos días ayer, anticipando lo que ocurriría, otro economista de suspensión perfil, Carlos Melconian, había hexaedro un sugestivo consejo a Guzmán: «Arreglá el canje, ya el show de Columbia lo hiciste. Vas a tener que poner la que tenías que poner en enero. Ese tema liquidalo».

El boomerang de la retórica dura

Con suerte todavía incierta, el Gobierno está tratando de atenuar el sensación boomerang de aquella retórica dura que se había estimado al inicio.

El argumento oficial había sido reforzado por una serie de gestos políticos, como el acto de abril en que se hizo desde Olivos la presentación de la primera propuesta, en un acto que contó con la presencia de Cristina Kirchner, que con sonrisa aprobatoria siguió la exposición de Guzmán.

«Argentina hoy no puede pagar nada», había sido la frase del ministro en aquella ocasión, al explicar la propuesta de canje que implicaba un musculoso recortadura de intereses para los bonistas, a los que se reconocería, en términos de valía presente neto, un 39% del valía de los títulos que habían comprado. En definitiva, una frase que hoy vuelve con la fuerza de un boomerang.

El discurso de Alberto ese día buscaba transmitir al mismo tiempo dureza y un mensaje de responsabilidad. Tras memorar su promesa del día de la aceptación respecto de la importancia del cumplimiento de la palabra, justificó la «amarreta» propuesta como un acto de realismo y seriedad, porque no había forma sostenible de aceptar otro esquema de suscripción.

De la mano del apoyo de Stiglitz y otros economistas de alto perfil, Argentina asumió una postura dura que luego debió desarmar

De la mano del apoyo de Stiglitz y otros economistas de suspensión perfil, Argentina asumió una postura dura que luego debió desarmar

Aquel acto fue ampliamente difundido por los medios afines al Gobierno, que ayer de eso habían hecho una cobertura de los gestos de apoyo del Papa Francisco, de los presidentes europeos y de Kristalina Georgieva, que afirmaba que Argentina necesitaba un recortadura de u$s85.000 millones para retornar a crecer. Y a posteriori del anuncio se dedicaron a aclarar los apoyos de los economistas celebrities de la recorrido heterodoxa, como Joseph Stiglitz mentor de Guzmán-.

Junto a  Thomas Piketty, Jeffrey Sachs, Kenneth Rogoff y el premio Nobel Edmund Phelps, Stiglitz había firmado una carta dirigida a la élite financiera mundial, en la que se sostenía que era necesaria una reestructuración de la deuda argentina, y que el gobierno de Alberto Fernández había hecho una propuesta responsable que debería ser aceptada.

Pero la contundencia del fracaso la primera propuesta de Guzmán fue un papelón, con un 15% de apoyo– fue un recordatorio genérico sobre la vigencia de la célebre frase de Juan Carlos Pugliese: no se les puede departir con el corazón a los que sólo saben reponer con el saquillo.

Desde el punto de tino político, la confrontación podía resultar redituable, como comprobó Cristina con la pelea épica contra los «fondos buitre». Pero siempre hubo un problema: Alberto Fernández tenía decidido desde el inicio que no quería caer en default.

Había recibido informes contundentes respecto de lo que podría ocurrir si el país volvía a estar radiado del mercado de crédito. E incluso cuando, en medio de la pandemia, hubo presiones internas en el sentido de que en el nuevo contexto de crisis general un default ya no sería catastrófico Jeffrey Sachs había anticipado no menos de 50 países deberán reestructurar su deuda-, Alberto se negó a caer en la tentación del «pagadiós».

El auxilio decisivo de BlackRock

La logística para hacer aceptable esta nueva propuesta sin que parezca una claudicación ya está en marcha. Su primer acto fue el propio comunicado de prensa del ocupación de Economía en la sombra del domingo.

Allí se incluían párrafos que, más que para los acreedores, estaban destinados al consumo interno de la saco política kirchnerista.

Como la frase de Alberto Fernández que vuelve a hacer vigor en la sostenibilidad política y social del esquema de pagos: «Es un esfuerzo enorme el que hemos hecho para cumplir con nuestra palabra, que era hacer un acuerdo que le permita a la Argentina cumplir con los acreedores y que le permita a los argentinos no postergar más a los que están postergados«.

El comunicado y las declaraciones posteriores de los funcionarios dejan abierta la posibilidad de que haya parte de los acreedores que no acepten, como posiblemente sea el caso del fondo BlackRock.

«En cierto sentido, hasta le vendría bien desde lo político si BlackRock se mantuviera fuera, porque le daría la posibilidad de contar con un ‘malo’ con el que confrontar y disimular lo que en realidad fue un retroceso del Gobierno respecto de su dura postura inicial», apunta un analista político que pidió el off the record. De hecho, en los medios K ya caracterizan a la postura de BlackRock como el intento de mostrar a Argentina como un caso ejemplificador, para que otros países con problemas de deuda no intenten seguir la misma logística.

La dureza de BlackRock, un factor funcional al

La dureza de BlackRock, un negociador práctico al «relato» K

Desde ese punto de tino, una disidencia entre los acreedores que no comprometiera la aplauso mayoritaria del canje hasta resultaría práctico para el kirchnerismo, que necesita la pelea como insumo principal de su discurso político. Y si, finalmente, BlackRock se aviniera a aceptar las condiciones argentinas, entonces se lo podría presentar como una conquista en la pulseada contra el fondo de inversión más magnate y con más éxito de «duro».

«Esperamos que en los próximos días haya un comunicado en contra y después se tomen un tiempo para decidir», dijo Guzmán, anticipando que finalmente haya una aplauso igualmente por parte de los acreedores más inflexibles.

¿Reactivación o sopa de cabellos de atractivo?

Pero, sobre todo, el centro de la logística comunicacional es tratar de presentar el canje de la deuda como un paso imprescindible para poner en marcha un plan de reactivación económica.

«Es lo único que puede hacer que el kirchnerismo supere el trago de la deuda, que haya una sensación de que ahora viene la política de crecimiento. El Gobierno podría aprovechar este momento en que las acciones vuelan y hay buena onda en el mercado. Si vuelve el optimismo, nadie les va a pasar una factura por el tema del canje«, observa Dillenberger.

Y poco de eso se está viendo. Al día futuro del anuncio del canje, se formalizó la moratoria impositiva. También se confirmó la ampliación de créditos a tasa cero, se anunció un plan de obras para la Patagonia por $2.200 millones y un software de ayuda a empresas en la provincia de Buenos Aires que implica un esfuerzo fiscal de $2.500 millones.

Por otra parte los medios oficialistas destacan que empieza el diseño de un software de obras públicas y que pasar el tema deuda permitirá cobrar autonomía para la toma de decisiones.

Por lo pronto, hay quienes ven la posibilidad de un regreso al mercado de capitales. «Los antecedentes históricos muestran que los países no quedan aislados para siempre del mundo financiero, así que Argentina tiene chances de volver relativamente rápido a tener acceso al crédito, y beneficiarse de la nueva situación internacional en la cual las bajas tasas de interés van a estar garantizadas», observa Eduardo Fracchia, director de peculio en el IAE de la Universidad Austral.

Pero claro, es probable que el del canje no sea el zaguero «sapo» que la militancia K deba tragar. Porque, sin posibles fiscales, el apoyo de los organismos internacionales se transforma en una vía imprescindible para financiar la inversión. Y eso requiere conversar con el FMI, que pudo ocurrir sido un partidario durante el canje de los privados pero no parece dispuesto a resignar sus banderas clásicas.

En ese sentido, Melconian hizo otro pronóstico inquietante: «Argentina le va a proponer’ pechuguita con calabaza’ y el Fondo te va a decir ‘arrancá con sopa de cabello de ángel’. Y el Gobierno va a decir que le sacó puchero y asado, pero en realidad vamos a ir a cabello de ángel. La realidad va a imponer esas cuestiones».

Conocé el valía del dólar en Dólar Hoy y seguí la cotización y comportamiento minuto a minuto. CLICK AQUÍ
Enterate lo zaguero sobre peculio digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ



FUENTE

Be the first to comment on "¿podrá Alberto vender el canje al kirchnerismo duro?"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*