Por qué fuertes descuentos en vinos son un arma de doble filo



Las bodegas están recurriendo a comercializar a través de canales online. Sin secuestro, para un perito, los precios bajos pueden representar un aventura

¡Seguinos en Instagram!

La cuarentena alteró el negocio de la industria vitivinicultor. Con vinotecas cerradas u operando nada más a través de la modalidad online, cerca de 50 municipios que decretaron la «ley seca», bolsillos más flacos y restaurantes con las persianas bajas, las bodegas debieron agenciárselas alternativas para que no se les desplome la facturación. 

En este contexto, según Gonzalo Merino, perito en enoturismo y marketing del caldo, «la primera respuesta de buena parte de las bodegas frente a la cuarentena ha sido volver a mirar los canales de venta directa de vinos, los cuales estaban en general bastante oxidados». 

«Si bien, algunas han tomado las riendas de este sistema desde hace algún tiempo, ya sea a través de la tienda online o por medio de listas de clientes, la mayoría no había puesto mayor atención en este canal y ahora, frente la necesidad de liquidez, lo han retomado rápidamente», advirtió. 

Así, según explicó el perito, la primera actividad, con vistas a atenuar el impacto de la error de ingresos que daba el enoturismo, «ha sido la venta de cajas combinadas con distintos vinos de la bodega acompañadas de importantes descuentos, que llegan a un 40% e incluso un 50%, sumados al beneficio del envío a domicilio liberado. Lo cual, es bien recibido por quienes deben permanecer en sus casas y buscan minimizar las salidas». 

Frente a esta logística, Merino expuso que «esto funciona como una pequeña brisa a favor frente a una coyuntura nacional en la que más de cuarenta municipios de Argentina han limitado o prohibido la venta al público de bebidas alcohólica. Así, pequeñas bodegas han podido recibir muchos pedidos y concretado similares ventas durante las primeras dos semanas de cuarentena. Si bien, esto no ha alcanzado a compensar sus ingresos habituales pero ha significado un pequeño alivio». 

Sin secuestro, para Merino esto funciona como un arsenal de doble filo: «Esto es así porque, si bien, en principio, da cierta liquidez a pequeñas bodegas; al mismo tiempo, el excesivo descuento pone en riesgo el valor del producto. Ya que, el tentar a los consumidores con las ofertas puede provocar una baja general en el precio. Acostumbrando así al cliente a que, todo vino que no tenga al menos un 30% de descuento será poco inteligente comprarlo, tornando muy difícil volver luego precio real». 

Enterate lo postrer sobre posesiones digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ





Click aqui para ir a la información llamativo

Be the first to comment on "Por qué fuertes descuentos en vinos son un arma de doble filo"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*