¿qué AUMENTOS habilitó el Gobierno?


A pesar de la extensión de la vigencia de precios máximos, los funcionarios aceptaron revisiones en casos que estén justificados por el aumento de costos

A menos de una semana de que expire la letanía de «Precios Cuidados», el Gobierno les autorizará a las fábricas aplicar aumentos en los precios de alimentos, bebidas y productos de virginidad e higiene que forman parte de ese software.

Así se lo confirmaron los funcionarios de Comercio Interior a las empresas que participan de ese plan, que entró en vigencia a principios de año, y que por el momento no tuvo ninguna aggiornamento. El software vence el próximo lunes 6.

La novedad se produce escasamente algunos días más tarde de que el propio Gobierno resolviera el congelamiento -hasta finales de agosto- de 2.300 productos que forman parte de «Precios Máximos».

Sin bloqueo, en la resolución publicada en el Boletín Oficial ya se admitía la posibilidad de una revisión de los precios de algunos productos, siempre y cuando los fabricantes pudieran argumentar los incrementos en sus propios costos de elaboración.

La informe fue tomada con seguro alivio por los empresarios en la última reunión de la Copal -la ordenamiento que contiene a los principales fabricantes de alimentos del país-, que desde la expansión del Covid-19 se realiza de forma supuesto.

La recomposición de los precios viene siendo reclamada a viva voz por los empresarios, bajo el argumento de que tuvieron incrementos en las materias primas -tal el caso del trigo-, encima del movimiento cambiario. Desde febrero, el dólar mayorista subió 17% mientras los precios de los alimentos básicos se mantuvieron prácticamente sin cambios.

Los aumentos que vienen

Desde la oficina de Paula Español, secretaria de Comercio Interior, aún no confirmaron la magnitud de los incrementos que se autorizarán. Sólo mencionaron que serían «ajustes menores». Los empresarios consultados por iProfesional suponen que entrarían en una bandada de entre 5% y 10%.

La letanía de «Precios Cuidados» está conformada por 333 productos de diversas categorías: alimentos, bebidas y productos de virginidad e higiene personal. Incluye cortes de carnes, verduras, espaguetis, aceites y arroz, por citar sólo algunos rubros.

Se puso en actos a comienzos de enero, y desde entonces no tuvo cambios. En el contexto de una profundización de la crisis en medio de la pandemia, con un brinco en el nivel de desempleo, suspensiones, cierres de comercios y empresas que pasaron a facturar cero, el Gobierno no autorizó los aumentos.

Ahora, por presión de los fabricantes, el Gobierno decidió rever esa política pero tomando en cuenta los costos de producción de las empresas.

Paula Español, secretaria de Comercio, aceptó la revisión de precios en casos de aumentos de costos de producción

Paula Español, secretaria de Comercio, aceptó la revisión de precios en casos de aumentos de costos de producción

En los últimos meses, los principales fabricantes de alimentos se valieron de distintas argucias comerciales para obtener una progreso de los ingresos a través de aumentos de precios de forma «indirecta».

Esta misma semana, las fábricas de alimentos les mandaron nuevas listas de precios a los supermercados y mayoristas con aumentos «indirectos¨. Esto es: sin mover el llamado «precio de letanía» pero quitando bonificaciones.

Esos ajustes encubiertos fueron, en las últimas horas, del 9% en yerbas; 7% en aceites; 6% en arroz; 5% en espaguetis y del 4% en harinas.

Estos ajustes entraron en vigencia ayer mismo. Esto no significa que sean estos aumentos los mismos que autorizará el Gobierno para «Precios Cuidados».

Se tensa la relación entre fabricantes y supermercados

En estos incrementos «indirectos» se juega el vínculo entre los fabricantes y la sujeción comercial: cadenas de supermercados y mayoristas. El mes pasado, y tal cual informó en su momento iProfesional, los precios de los espaguetis se habían incrementado 15% promedio. Y un 9% en el caso de las distintas presentaciones de arroz.

Concretamente: las empresas fabricantes de alimentos eliminaron prácticamente todas las bonificaciones que les otorgaban a sus clientes, como forma de fidelizar una marca o mejorar las ventas de determinados productos.

Esas bonificaciones, la mayoría de las veces, llegan a los bolsillos de los consumidores cuando eligen las opciones para cargar el changuito. Se prostitución de una táctica comercial que existe desde hace varios primaveras, y que en los últimos días se fue agotando.

En los hechos, los cambios propuestos por los fabricantes no significaron modificaciones en las listas de precios -que en la argot se conoce como «lista de arranque» o «letanía cero-, pero sí abultan las facturas que las grandes cadenas comerciales terminan pagándoles.

Los cambios en las bonificaciones les impiden a los supermercados y mayoristas divulgar promociones a sus clientes. Los típicos «el segundo producto con un descuento del 70% o del 80%». O un «2×1». Esas «promos» ya desaparecieron de las góndolas, al menos para los productos de la canasta básica. Se mantienen exclusivamente para aquellos rubros que están exterior de las listas aprobadas por el Gobierno.

Por eso, Comercio Interior no se involucra en la relación adentro del sector privado. Porque a los consumidores les queda el mismo precio; eso sí, sin la posibilidad de promos.

Los acuerdos de precios máximos contuvieron parcialmente la inflación, pero llegarán aumentos indirectos vía la eliminación de promociones con descuentos

Los acuerdos de precios máximos contuvieron parcialmente la inflación, pero llegarán aumentos indirectos vía la exterminio de promociones con descuentos

Y todavía hay que destacar que en los autoservicios barriales -«los chinos»- sí se verifican los aumentos porque cuando los comerciantes van a abastecerse a los mayoristas, éstos les trasladan la quita de bonificaciones que les aplicaron los fabricantes.

Todos los autoservicios barriales no son abastecidos por las fábricas en forma directa. Se abastecen en los grandes mayoristas. A partir de esta semana, cuando vayan de compras, tendrán nuevos precios, con los aumentos más hacia lo alto reflejados.

Sin ganancia para absorberlos, los pequeños comerciantes seguramente trasladarán a sus góndolas esos incrementos, que golpearán los bolsillos de sus clientes.

Los autoservicios y almacenes barriales no forman parte del acuerdo de congelamiento, y de hecho los precios a los que venden los alimentos suelen ser más altos que en las grandes superficies, indemne de aquellos productos de segundas y terceras marcas que les llegan a través de pymes.

Esta dinámica provocó, en las últimas semanas, un airado incentivo de los supermercados al Gobierno, porque la exterminio de las bonificaciones les achicó el ganancia de lucro. Y encima notan una merma en la clientela que les provoca la exterminio de las promociones.

Para peor, las cadenas sufrieron un duro sorpresa en las últimas horas. Varios distritos del conurbano porteño les prohibió a esos comercios la liquidación de productos «no esenciales» para evitar una competencia desleal con los comercios barriales que deben permanecer cerrados para cumplir con la cuarentena.

Varias cadenas de supermercados fueron obligadas a poner bandas rojas y blancas con la inscripción «prohibido pasar» en las áreas donde se exhiben indumentaria, electrodomésticos, juguetes y rodados.

La valentía de los intendentes unió la raja política: fue tomada por jefes comunales de Juntos por el Cambio y todavía del Frente de Todos. En la letanía figuran: Lanús, Tres de Febrero, Hurlingham, La Matanza, Merlo y Morón.

En las próximas horas se sabrá si estas mismas limitaciones cruzarán la General Paz y aparecerán en la ciudad de Buenos Aires, lo que intensificaría el enojo de los supermercadistas. Un sector que -contra lo gastado allá por mediados de marzo- puede anotarse como uno de los perdedores por infracción de la pandemia.

Enterate lo postrer sobre patrimonio digital, startups, fintech, innovación corporativa y blockchain. CLICK AQUÍ



FUENTE

Be the first to comment on "¿qué AUMENTOS habilitó el Gobierno?"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*