Racing Point, el falso Mercedes que hace arder a la Fórmula 1


Tardó en venir por la pandemia del nuevo coronavirus, pero la temporada de la Fórmula 1 arrancó hace diez días y ya acumula escándalos. Primero estallaron las quejas al sistema DAS de Mercedes, tanto que Red Bull inició una demanda que no prosperó en el GP de Austria. En la segunda cita en el Red Bull Ring, el choque entre Charles Leclerc y Sebastian Vettel encendió la mecha en Ferrari. Y ahora en la previa del GP de Hungría, que se correrá este fin de semana, se señala a Racing Point​ por el diseño de su monoplaza 2020, al que tildan de ser una copia del Mercedes campeón de la última temporada.

El cuarto puesto en el Campeonato de Constructores, por delante de Ferrari por solo citar a un equipo, dejó a Racing Point en el ojo de la tormenta. ¿Está mal copiar? Quizás. Ahora perfectamente, ¿está prohibido? La respuesta es no.

Lo que la FIA sanciona es trocar información clasificada o una transacción de compraventa entre equipos independientes (Alpha Tauri es el filial de Red Bull y como tal obtiene sus piezas viejas) pero no copiar utensilios mediante, por ejemplo, fotografías que se toman cada vez que los autos salen a la pista, ya sea en ensayos o en competencias oficiales.

Mirá igualmente

En febrero, cuando nadie sabía que un virus iba a cambiar el mundo, el Racing Point RP20 fue la sensación de las pruebas de pretemporada por su rendimiento y igualmente por su parecido con el Mercedes W10 con el que Lewis Hamilton obtuvo su sexto título unos meses antaño.

Entonces, despertó las sospechas pero no las quejas delante la FIA, como sí lo hizo ahora Renault al lado de dos Grandes Premios, fundamentalmente porque, luego de una decepcionante clasificación bajo la copia del sábado, el domingo el mexicano Sergio «Checo» Pérez largó 17°, llegó a estar cuarto (terminó sexto) y fue por momentos más rápido que Hamilton, el vencedor de la prueba.

Sexto y séptimo. Los Racing Point de Sergio Pérez y Lance Stroll durante el último GP de la Fórmula 1. Foto: Joe Klamar/Pool via REUTERS

Sexto y séptimo. Los Racing Point de Sergio Pérez y Lance Stroll durante el final GP de la Fórmula 1. Foto: Joe Klamar/Pool via REUTERS

«Creo que todo el mundo debería estar preocupado por Racing Point. Pérez fue más rápido que el Mercedes en un punto de la carrera. Teniendo en cuenta que Valtteri Bottas tenía neumáticos que eran apenas una vuelta más viejos que Racing Point, Pérez fue tres o cuatro décimas más veloz», observó Christian Horner, el patriarca de equipo de Red Bull​.

La atrevimiento está en manos de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), que secuestrará y examinará las partes de los autos de Pérez y de Stroll señaladas en el aliciente de Renault y las comparará con las del maniquí de Mercedes de 2019.

En Racing Point, sin retención, están tranquilos: dicen que colaboraron «antes del inicio de la temporada» con la FIA y respondieron «en modo satisfactorio a todas las preguntas relativas al origen de los planos» de su automóvil.

Mirá igualmente

Lawrence Stroll, el nombre detrás del monises de Racing Point

Lawrence Stroll estuvo entre las 1000 personas más ricas del 2018, según Forbes.

Lawrence Stroll estuvo entre las 1000 personas más ricas del 2018, según Forbes.

Cuando el canadiense Lance Stroll llegó a la Fórmula 1 lo hizo en Williams gracias al aporte financiero de su padre, el multimillonario Lawrence Stroll. Estuvo dos temporadas hasta que el final empleo del Campeonato de Constructores del equipo inglés en 2018 motivó su salida y igualmente la de su padre, que aprovechó la crisis de Force India Sahara (arrestaron a su dueño, Vijay Mallya) para comprar el equipo y transformarlo en Racing Point a partir de 2019.

El ingreso de los Stroll generó que Esteban Ocon (hoy en Renault) se quedara sin equipo durante una temporada y igualmente una alianza con Mercedes, proveedora del motor de los monoplazas y a partir de esta temporada igualmente del túnel de singladura. En ese cambio es evidentemente que basan el nuevo diseño del monoplaza 2020: Racing Point decidió dejar de usar el de Toyota y lo más razonable era tener un automóvil lo más parecido al campeón para adaptar correctamente su coche al nuevo túnel de singladura anglosajón.

Eso, incluso, fue admitido por Andrew Green, su director técnico. «La suspensión delantera y trasera y la transmisión vienen del Mercedes 2019. Hemos trabajado en el túnel de viento de Mercedes desde mayo del año pasado. Tiene más sentido seguir su concepto que hacer un Red Bull«, se defendió en el medio teutónico Auto Motor Und Sport tras los tests en Montmeló.

A diferencia de otros abriles, Racing Point diseñó «el coche desde cero, empezando con una hoja de papel en blanco» para hacer un automóvil «completamente nuevo», del que quedó «poco del monoplaza de 2019». «Es algo muy emocionante porque el equipo no tenía la oportunidad de hacer algo así desde hace muchísimo tiempo. Hemos aplicado todo lo que hemos aprendido en años anteriores y lo hemos combinado con los puntos fuertes de nuestros rivales», destacó Green.

Sin retención, ese parecido con el Mercedes no solo separó a Racing Point de la hilera media de la Fórmula 1, esa en la que todos pelean por subsistir en el cuarto puesto detrás de los poderosos Mercedes, Ferrari y Red Bull -que cuentan con presupuestos tres veces más altos que los del resto-.

También levantó la bronca de equipos de gran tradición en la categoría como Renault. E incluso despertó el interés de pilotos campeones, como Sebastian Vettel​, quien no tiene equipo para 2020 y no vería con malos fanales acaecer a la escudería de los Stroll -que desde el próximo año adoptará el nombre de Aston Martin, en otra estratégica maniobra del magnate-, luego de que Red Bull le cerrara la puertas y Mercedes ni siquiera pensara en tachar a los integrantes de su poderoso 1-2 con Hamilton y Bottas.

Mirá igualmente



FUENTE

Be the first to comment on "Racing Point, el falso Mercedes que hace arder a la Fórmula 1"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*