San Antonio Spurs no jugará los playoffs de la NBA por primera vez en 23 años


La NBA lucirá todavía más distinta. A la burbuja, a la equivocación de localías, a la abandono de conocido y a los múltiples condimentos que adornan ya este pestillo de temporada, este jueves se agregó otro: que los San Antonio Spurs, por primera vez y luego de 23 abriles, no estarán en playoffs.

Las victorias de Memphis (119 a 106 sobre Milwaukee) y Phoenix (128-102 contra Dallas) en la tarde argentina dejaron a los texanos, que comenzaron a recrearse pasadas las 19.30 de nuestro país en presencia de Utah, sin posibilidades matemáticas de consentir al octavo o noveno puestos, que definirán en un play-in (un duelo mano a mano) el ingreso a la postemporada.

En 1997, en Argentina todavía eran épocas de menemismo y quedaba un quinquenio de convertibilidad y de 1 peso = 1 dólar. En Estados Unidos, Bill Clinton transitaba los primeros meses de su segundo mandato y Monica Lewinsky todavía era una desconocida becaria.

Recién aparecían los reproductores de DVD y para atesorar el progreso en la PlayStation había que apelar a tarjetas físicas de memoria de tamaño similar a una galletita de agua.

Ese año, todavía, se hacía cargo de la dirección técnica de los Spurs un hombre llamado Gregg Popovich que venía a reemplazar el flojísimo eclosión de temporada de Bob Hill (3 triunfos en 18 partidos). Poco podría hacer el nuevo monitor, que conseguiría 17 éxitos y 47 caídas, pero tiempo posteriormente ese primer paso sería tal vez lo menos importante de su carrera.

A la temporada posterior, San Antonio se metería en playoffs y, un año más tarde, se consagraría campeón por primera vez. El resto de la historia, con la arribada incluso de un muchacha Emanuel Ginóbili, ya es conocido.

No es obediente, claro, dejar antes la parte más rica de la historia. Les pasó hasta a los Celtics posteriormente de Larry Bird y, en pequeño medida, a los Lakers posteriormente de Magic Johnson. A Popovich se le empezó a desarmar su exitoso Big Three conformado por Ginóbili, Tim Duncan y Tony Parker con el retiro del ala-pivote en 2016; en 2018, en tanto, se despidieron el francés y el argentino.

Gregg Popovich no se arrodilla a la hora del himno en los partidos. Foto Reuters

Gregg Popovich no se arrodilla a la hora del himno en los partidos. Foto Reuters

Con sus expectativas, los Spurs cerraron un ciclo de cinco títulos (suficientes para ubicarse como el botellín equipo más campeón de la historia) y 22 apariciones consecutivas en la postemporada, récord histórico para la jarretera y jugada que, al día de hoy, no existía para ningún otro equipo de las otras tres grandes competencias estadounidenses (fútbol criollo, béisbol y hóckey sobre hielo).

Exacto: ni siquiera el Boston que llegó a encadenar ocho títulos y diez finales de la NBA entre las décadas del 50 y 60 logró acomodarse con parecido vigencia.

La sinceridad y los pronósticos indicaban que poco podrían hacer los Spurs, que habían llegado a la burbuja de Orlando a una buena distancia de Memphis y sin LaMarcus Aldridge -su figura- ni varios hombres relevantes.

Parker, Duncan y Ginóbili, juntos tras ganar el título en 2014.

Parker, Duncan y Ginóbili, juntos tras ingresar el título en 2014.

Sin confiscación, hasta este jueves ganaron cinco de sus siete partidos en la reanudación y, de la mano de varios jóvenes liderados por DeMar DeRozan, estuvieron a punto de hacer la heroica. No pudo ser y se terminó la jugada más longeva de la jarretera, una que empezó cuando el mundo era un sitio muy desigual.

Mirá todavía

Mirá todavía

FK





FUENTE

Be the first to comment on "San Antonio Spurs no jugará los playoffs de la NBA por primera vez en 23 años"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*