Un brote de coronavirus que obligó a cerrar la costa de Galicia ahora amenaza los comicios –


El brote de coronavirus que obligó a confinar este fin de semana a 70.000 personas de una zona de la costa gallega, amenaza ahora la realización de los comicios regionales del próximo domingo en Galicia, región que yuxtapuesto con el País Vasco tiene previsto ir a las urnas en plena etapa de convivencia con la enfermedad.

La suspensión de las elecciones de Galicia a seis días de la feche definida es una atrevimiento drástica que el presidente gallego y preferido para la reelección, Alberto Núñez Feijóo, al día de hoy no se plantea, pero siquiera lo descarta si el brote de coronavirus de A Mariña, un dominio de la costa de Lugo, se extiende y afecta a una proporción veterano del electorado.

Así lo aseguran medios españoles que citan al entorno del presidente gallego, el único líder regional del Partido Popular (PP) que gobierna con mayoría absoluta en una región de España y cuya hegemonía en principio no está en cuestión.

Los temores sobre una eventual postergación surgen de la atrevimiento del gobierno gallego de confinar a más de 70.000 personas de 14 municipios, adoptada ayer como medida de «prevención» que se extenderá hasta el viernes, por lo que no impediría que estos ciudadanos -los no infectados o bajo sospecha- voten el domingo, según informó el diario La Voz de Galicia.

Sin bloqueo, la medida de confinamiento que afecta a un 20% del padrón, reavivó el miedo al contagio que puede influir en la billete electoral y, por lo tanto, en el desenlace de unas elecciones que se presentaban como resueltas.

Mientras la examen del Bloque Nacionalista Galego (BNG) pidió que se suspendan los comicios, Feijóo dijo que el brote estaba «bajo control» y garantizó que «tomará todas las medidas necesarias para preservar la salud de los gallegos».

«Ir a votar será tan seguro como ir a la farmacia», afirmó hoy el líder conservador, al que todas las encuestas otorgan una clara mayoría absoluta, que incluso podría ser de 43 diputados, dos más que hace cuatro primaveras, con lo que igualaría el récord del fallecido caudillo Manuel Fraga, quien gobernó durante 15 primaveras la norteña región.

En el PP gallego confían en que una caída del 10% de la billete respecto a 2016, que fue del 64%, no supondría un problema, pero que si el ausentismo llega al 20%, cercano a lo que ocurrió en las recientes elecciones municipales de Francia, entonces el panorama sí podría ser imprevisible.

Los conservadores dependen mucho del voto de las personas mayores y pensionistas, la población de veterano peligro en la crisis del coronavirus y con veterano temor al contagio.

A pesar de que la pandemia de Covid-19 dejó más de 28.000 muertos en España, transformó la vida de los ciudadanos y dejó una circunspecto crisis económica y social, las primeras elecciones desde que comenzó la emergencia, que se celebran en simultáneo en Galicia y el País Vasco no parece que vaya a alterar el carta electoral, por el contrario, refuerzan a los dos presidentes regionales.

Tanto Núñez Feijóo como Íñigo Urkullu, el superior de gobierno vasco -al que los sondeos otorgan el triunfo y volvería a mandar con apoyo de los socialistas-, forjaron liderazgos moderados muy identificados con sus regiones y tuvieron un papel esencia en la crisis del corornavirus reclamando participar de las decisiones del Ejecutivo central del socialista d Pedro Sanchez.

Aunque más de 250.000 residentes en Argentina pueden elegir en los comicios de Galicia y unos 60.000 para el País Vasco, el voto es rogado, es asegurar que se tiene que solicitar (el plazo venció el 16 de junio), un método que desde que entró en vigencia en 2011 presiona a la desprecio la billete, lo que derivó en una pérdida del peso de los votos de los españoles en el exógeno.



Click aqui para ir a la comunicado flamante

Be the first to comment on "Un brote de coronavirus que obligó a cerrar la costa de Galicia ahora amenaza los comicios –"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*