Un militar asumió como ministro de Salud en Bolivia…


Un marcial asumió de guisa interina como ministro de Salud en Bolivia. Se proxenetismo de Luis Fernando López que actualmente estaba a cargo del tarea de Defensa. A esa entorchado deberá sumarle el reemplazo temporal de la flagrante ministra Heidy Rocca que se recupera tras tener contraído el coronavirus. Las críticas no se hicieron esperar desde la concurso. El expresidente Evo Morales
denunció la equivocación de formación de López para habitar el cargo
. Ante el avance de la enfermedad en el país se vieron largas filas en ciudades como Cochabamba para conseguir dióxido de cloro pese a no estar facultado por el gobierno.

López es un marcial retirado, comunicador social y patrón. Parte de su formación castrense la desarrolló en el Colegio Militar de la Argentina, llegando al extremo de subteniente de Caballería como paracaidista. «En estos momentos por un tema de norma, por estos días, también voy a fungir como ministro de Salud interino«, declaró López a los medios. En parlalelo varios integrantes del gobierno de facto se recuperan de la enfermedad. Entre ellos la presidenta transitoria del país Jeaninne Áñez. También los ministros de Presidencia y Minería, Yerko Núñez y Fernando Oropeza, están aislados en pos de pasar la enfermedad.

El designación de López como vanguardia del tarea de Salud provocó duras críticas interiormente de la concurso. Morales denunció que no se haya reputado a un avezado en vigor. “Es una irresponsabilidad del gobierno de facto de Bolivia donde gente muere en las calles sin un plan que 4 ministros, en 8 meses, no pudieron ejecutar”, escribió en Twitter el líder del Movimiento al Socialismo (MAS). El flagrante candidato del MAS a la presidencia Luis Arce Catacora ya venía criticando el manejo de la pandemia en Bolivia. “Improvisación, corrupción e ineficiencia caracterizan los constantes cambios de ministros en Bolivia. No existe gobierno en pleno colapso sanitario y crisis económica”, había escrito en redes sociales el exministro de caudal.

En Cochabamba, una de las ciudades más afectadas por el avance de la pandemia, se vieron largas colas para comprar dióxido de cloro. «Qué las autoridades reaccionen, no queremos seguir viendo muertos en Cochabamba«, comentó Delia a la agencia EFE mientras esperaba por su dosis. Los casos que escuchó de clan recuperada al tratarse con este compuesto la animaron a esperar pacientemente en la fila. Muchas personas lo está consumiendo incluso de forma preventiva para evitar contagiarse del virus.

Sin incautación las autoridades bolivianas vienen señalando la peligrosidad de este tipo de tratamiento. El gobierno de facto desautoriza el uso del dióxido de cloro y el clorito de sodio para enfermos con covid-19. Incluso advierte de un fraude y el aventura que puede tener para la vigor, ya que este tipo de compuesto no son medicamentos y su cesión puede ser ilegal. Aún no hay evidencia científica que los respalde como remedio contra la covid-19, a pesar de lo que se publicita en redes sociales, alertó el tarea de Salud de Bolivia.

Cochabamba, con poco más de 600.000 habitantes, vivió en los últimos días episodios de personas que mueren en la calle con síntomas de coronavirus. Ante el colapso en los centro de vigor la clan no logra ser atendida. Muchas familias tuvieron que esperar en sus casa con el féretro de un hogareño muerto por la enfermedad, al estar saturado el cementerio de la ciudad. Con unos merienda millones de habitantes, Bolivia registra 1.638 muertos y 44.113 casos confirmados del nuevo coronavirus, según los más recientes datos del Ministerio de Salud.





FUENTE

Be the first to comment on "Un militar asumió como ministro de Salud en Bolivia…"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*