Wimbledon, el día que debía comenzar: la tranquilidad del seguro salvador, con una advertencia para 2021


Si no fuera por la pandemia de coronavirus, este lunes se habría puesto en marcha Wimbledon, el torneo de tenis más tradicional y prestigioso del mundo. Pero la crisis sanitaria mundial obligó a rescindir la tiraje 2020 del Grand Slam inglés y el All England Lawn Tennis and Croquet Club mostrará durante las próximas dos semanas postales muy diferentes a las que suele ofrecer cada julio. Los organizadores extrañarán el ida y reverso del sabido y el ruido de las pelotitas amarillas rebotando en las canchas de césped, adicionalmente de los millones que facturan cada año por patrocinio y saldo de entradas y merchandising. Aunque según confirmó Richard Lewis, director ejecutante del certamen, gracias a la póliza de seguros del club, las pérdidas serán mínimas.

Mirá igualmente

«En caso de cancelación, es genial tener un seguro. Todavía estamos en una buena posición, financieramente estamos estables, los que es un poco extraño cuando acabas de cancelar los campeonatos. El tenis británico está bien protegido. Soy optimista en que el superávit estará bastante bien protegido, y por lo tanto el impacto será minimizado», afirmó Lewis en una entrevista con la página www.bbc.com.

¿Por qué respiran tranquilos en Londres? Porque desde 2003, cuando se produjo un brote de Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS), que igualmente estalló en China y es provocado por un virus similar al del COVID-19, el club cuenta con un seguro que incluye una cláusula por pandemia. Esa póliza, por la que habrían pagado 37,7 millones de dólares durante los últimos 17 primaveras (no hay información oficial sobre esa número), le permitirá a la convenio británica cobrar rodeando de 170 millones por la abrogación del certamen.

Las puertas del club londindense no abrieron al público este lunes como estaba previsto. Foto EFE/EPA/Andy Rain

Las puertas del club londindense no abrieron al sabido este lunes como estaba previsto. Foto EFE/EPA/Andy Rain

"Nuestro césped está descansando este verano. Por primera vez en 74 años, nuestras canchas estarán inusualmente silenciosas", reza un cartel en uno de los rincones del All England. Foto EFE/EPA/Andy Rain

«Nuestro césped está descansando este verano. Por primera vez en 74 años, nuestras canchas estarán inusualmente silenciosas», reza un cartel en uno de los rincones del All England. Foto EFE/EPA/Andy Rain

Esa número cubriría casi la centro del efectivo que tenía previsto ocasionar el torneo, considerando que el año pasado las ganancias fueron de rodeando de 300 millones en moneda estadounidense.

De acuerdo a un noticia de Global Data, una prestigiosa empresa de consultoría y observación de datos, el «grande» sajón podría suceder llegado a facturar este año unos 64 millones de dólares por saldo de entradas, 185 por inversión de sponsors y 190 por derechos televisivos.

Mirá igualmente

Así, delante la imposibilidad de reprogramar el torneo para más delante por las propias características de sus canchas de césped, que no pueden mantenerse en condiciones durante todo el año, el seguro fue una tranquilidad para los organizadores cuando a principios de abril tomaron la atrevimiento de rescindir la tiraje 2020, la primera que no se disputará desde la Segunda Guerra Mundial.

Distinta fue la ingenuidad que tuvieron que indisponer los otros Grand Slams, que a diferencia de Wimbledon no tienen un seguro por pandemias. Roland Garros tomó la atrevimiento de mudarse de su tradicional época de mayo y está programado para disputarse del 27 de septiembre al 11 de octubre. El US Open, en tanto, mantuvo su época flamante -31 de agosto al 13 de septiembre-, pero tuvo que hacer concesiones y se jugará con un intolerante protocolo de prevención, sin clasificación y con un cuadro de dobles escaso.

Poco movimiento en los pasillos del tradicional club ingles, muy diferente al que suele ver el predio cada mes de julio. Foto AP Photo/Kirsty Wigglesworth

Poco movimiento en los pasillos del tradicional club ingles, muy diferente al que suele ver el predio cada mes de julio. Foto AP Photo/Kirsty Wigglesworth

Este año, las canchas del All England solo verán acción de los socios del club, que ya pueden volver a jugar al tenis. Foto EFE/EPA/ANDY RAIN

Este año, las canchas del All England solo verán movimiento de los socios del club, que ya pueden retornar a brincar al tenis. Foto EFE/EPA/ANDY RAIN

En tanto, el Abierto de Australia, que pudo celebrar su tiraje 2020 ayer del estallido del COVID-19, avisó a principios de mayo que había comenzado a estudiar diferentes escenarios por si la expansión de la enfermedad no se detiene para enero de 2021.

Gracias al ingreso de efectivo que tendrá por ese seguro, por ahora en el All England no prevén problemas económicos a futuro. Sin incautación, eso podría cambiar si, por la persistencia de la pandemia de coronavirus o por alguna otra razón, se tuviera que postergar igualmente el certamen en 2021. Es que como contó Lewis, «el escudo de la póliza no es eterno».

Mirá igualmente

«En caso de cancelación el próximo año, los gastos de Wimbledon saldrían de su bolsillo porque el seguro ya no sería válido. En el clima actual, es imposible contratar un seguro así. Cuando asumí mi cargo en 2012, había indicios de que las cosas no eran asegurables, debido a las enfermedades contagiosas que ya habíamos visto proliferar, como el SARS o la gripe porcina. Ahora mismo no puedes conseguir un seguro», reflexionó el inglés.



FUENTE

Be the first to comment on "Wimbledon, el día que debía comenzar: la tranquilidad del seguro salvador, con una advertencia para 2021"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*